Yoga y juego una alternativa para manejar las pataletas

2

Son muchos los pensamientos negativos que vienen a la cabeza de las mamás y/o los papás, cuando su hijo/a realiza una pataleta, lo que sumado a las aprehensiones propias del adulto, nos obliga a preocuparnos y preguntarnos: ¿Cómo debo manejarlas?, ¿Lo reto?, ¿Lo castigo?, etc. Es en ese momento, que la nube de voces internas nos invade y en muchos casos tomamos determinaciones que exageran la realidad.

Debemos considerar que las pataletas se presentan generalmente entre los 2 y 4 años, apareciendo simplemente cuando el deseo del niño/a es enfrentado al mismo tiempo por el deseo del adulto. Por ejemplo:

Quiero dulce” dice el niño y la mamá responde “No, porque vas a almorzar”.

El niño quiere comer dulce porque son ricos y le es placentero comerlos. Por otro lado, la madre se contrapone a esto ya que sabe que si el niño come dulces no querrá almorzar. Ante la negativa respuesta de su mamá, el niño se tira al suelo y comienza a gritar. Y es a esto a lo que me refiero: ambos en su postura y enfrentándose…claro que en este enfrentamiento no tendremos ganadores ni vencedores, sino que obtendremos un aprendizaje normal del desarrollo infantil que se denomina pataletas.

Existen diversos juegos y dinámicas familiares que permiten sobrellevar esta etapa normal y saludable del desarrollo infantil de manera más respetuosa; no olvidemos que la familia es el agente protagónico en la educación de las emociones, por lo que no hay nada más efectivo que el entorno cercano pueda apoyar esta etapa, adquiriendo ciertas rutinas. Que tu hijo/a presente pataletas no es un problema de él, sino que te involucra a ti como madre/padre directamente, ya que debes apoyar y enseñar a manejar sus emociones.

Para poder proponer algún juego que permita distraer su atención en el momento de la pataleta, debes conocer sus gustos e intereses y ofrecerle alternativas que le permitan calmarse, por ejemplo su libro favorito, su juguete animado favorito, su objeto de apego, etc. Además, no debes perder de vista la fantasía de los niños, ya que ésta será tu varita mágica al momento de actuar, permitiendo neutralizar las emociones negativas de la situación. Usala con toda tus fuerzas y convierte en superhéroe, en sapo, en hada uff…un sin fin de posibilidades que debes aprovechar, buscando desconectarlo de lo sucedido y entregarle un momento de calidad y amor.

Otra alternativa es utilizar técnicas que ayuden a regular la emoción y el cuerpo. Aquí nuestra segunda carta será el yoga para niños/as, donde no necesariamente necesitaras ser instructora/or para realizarlo, ya que existen en la web posiciones que benefician la circulación sanguínea y la respiración, permitiendo con esto generar una autorregulación de la emoción en el momento de la pataleta. Para que ésta técnica sea efectiva, debe ser adquirida como rutina y previamente presentársela al niño/a en otro tipo de actividades, para que así ya esté internalizada y podamos utilizarla para relajarnos. Recordemos que todo aprendizaje necesita práctica.

Algunas posiciones de yoga infantil que puedes trabajar junto a tu hijo/a estan ligadas a posturas de animales y la naturaleza, lo cual las hace más cercanas y fácil de realizar.
Te invito a realizar estas sencillas posturas en familia:
1.- Postura de León: El niño debe sentarse sobre las rodillas y ubicar sus manos sobre estas imitando un león, imitando el sonido del animal, sacando la lengua, y respirando fuerte por la nariz y la boca.
2.- Postura del gato: Esta postura consiste en realizarla junto con la respiración cuando el niño inhala debe elevar el coxis y luego al exhalar buscar el movimiento opuesto, la idea es darle movimiento a la columna puedes sugerirle que imite el movimiento de una serpiente.
3.- Postura del árbol: Esta secuencia tiene tres variantes: brazos estirados, brazos medios, y al centro.
4.- Postura del perro: Consta de ponerse al revés y de esta forma mirar a través de sus piernas para un cambio de perspectiva.
5.- Postura de relajación: Esta consiste en acostarse boca arriba con las piernas y los brazos abiertos y relajados y tratar de no moverse y estar muy tranquilo.

image

Los padres siempre nos preguntamos ¿Cómo le explico que esta mal lo que hizo, cómo corrijo su conducta? Y la herramienta la tenemos al alcance de nuestras manos: el JUEGO, pilar infinito de aprendizajes, donde podemos interactuar directamente con el conflicto y enseñarles de manera simple lo que sucedió, además de presentarle alternativas para que no vuelva a suceder, lo que se denomina como juego simbólico. El niño va a atribuir vida a un objeto y en conjunto con el adulto, van a tener una conversación en donde con palabras simples, se pueda dramatizar lo vivido, dando alternativas rápidas de controlar el conflicto.

La invitación está hecha. sólo debemos aflorar nuestro sentido del humor y seguir enalteciendo el amor por nuestro hijos. Ambos nos ayudaran a poder entregarle un desarrollo seguro, en donde nuestro hijo/a se sienta amado, respetado y protegido, siempre acompañándolos, incluso en esos momentos de desborde de emoción. Para eso estamos…para criar con amor.

Nora Scabini
Educadora de Parvulos
Licenciada en Educación PUCV
Directora Go Baby

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

2 comentarios

¿Qué opinas?