¿Y el papá? El rol del padre en lactancia.

4

“Adiós -dijo el zorro-. He aquí mi secreto. Es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos. -Lo esencial es invisible a los ojos -repitió el principito, a fin de acordarse.” A. De Saint-Exupéry

 

Establecer la lactancia no es un logro exclusivo de la madre. Si bien ella se lleva el mayor trabajo, se requiere de mucho amor, apoyo, información y compañía para tener éxito. Especialmente del papá. Algunas veces uno puede escuchar que se le sugiere a la madre introducir el biberón o mamadera para “incluir al padre”. Sin embargo, ese biberón se puede transformar en una interferencia para el establecimiento de la lactancia. El primer mes,  se debe evitar el uso de biberones o mamaderas para no producir confusión en la succión del bebé. Entonces, ¿Cómo participa el papá de la lactancia?

En los animales, la función del padre es proteger a la(s) madre(s) con sus crías. Traer el alimento y ahuyentar depredadores principalmente.  ¿Deberíamos esperar algo muy distinto de la paternidad humana? Claramente la experiencia humana es distinta.  Es una especie distinta, con una gran evolución cultural. Sin embargo, no es tan distinto. Podríamos decir en términos simples que el padre se encarga de proveer apoyo o “alimento” espiritual y de “ahuyentar” comentarios que puedan herir los sentimientos de la mamá.

Una madre con un bebé recién nacido necesita mucho APOYO. Desde cosas tan prácticas como ayudarla a cuidar al bebé, para que ella vaya al baño, se duche o coma un poco, a cosas más profundas como el sentirse querida, valorada y amada. Un padre no es más activo en la lactancia por dar un biberón. Un padre es activo en la medida que se involucra emocionalmente con el proceso y entra en sintonía con la diada mamá-bebé. Porque en un principio es así, una relación diádica con el bebé (mamá-bebé solamente). Muchos padres se sienten excluidos en esta etapa, porque desconocen que su verdadera función es estar como telón de fondo, permitiendo a la madre conectarse completamente con el bebé, para de a poco ir pasando a una relación tríadica (mamá-papá-bebé).

pit-stop-ferrari-wallpaper-1024x640

El rol del padre es similar al del equipo de apoyo en una carrera de automóviles. Aunque no manejan el auto, sin su presencia sería imposible ganar la carrera.

Ser un padre comprometido no se trata de reemplazar a la madre, sino trabajar juntos colaborativamente (con una meta común). El psicólogo español Ramón Soler, usa una analogía que me gusta mucho. La lactancia materna es como una carrera de autos. Sólo hay un piloto que puede llevar el auto, sólo la madre puede amamantar. Sin embargo, en cada vuelta los pits revisan y se encargan de que todo ande a la perfección. Sin ellos cualquier desperfecto menor podría ser el fin de la carrera. Ese es el rol del padre en la lactancia. Dar a apoyo a la madre, para que ella pueda amamantar. Aunque en las noticias sólo entrevisten al piloto, todos sabemos detrás hay un equipo de gente. Esos son los papás, abuelitas, amigas cercanas, etc.

La función de los padres (u otro familiar), aunque pueda parecer “invisible” en un comienzo, es esencial para el establecimiento de la lactancia y la relación del bebé con el mundo (de momento su madre). Esto no será así para siempre. Paulatinamente, los bebés empiezan a desarrollar la sonrisa social y a incluir figuras de apego secundarias como el padre, tíos, abuelos o quien sea que pase muchas horas a la semana en contacto con el bebé. Incluso si ya no hay relación de pareja, la opinión del padre es importante y su apoyo al proceso de lactancia fundamental.

Al iniciar la maternidad, la mujer se encuentra en un estado especial, llamado puerperio. Producto de las hormonas, estamos un tanto disociadas psicológicamente (lo que nos permite sumergirnos en la conexión con el bebé). Nos sentimos más vulnerables y sensibles al entorno. No creo que exista un exceso de demostraciones de cariño, respeto y admiración hacia la reciente madre. Palabras de aliento, un rico desayuno, prepararle un baño de tina, etc.

No hay nadie mejor que el padre para ahuyentar todos los comentarios inoportunos a la madre. Se puede buscar información en internet y tener unos 4 o 5 argumentos para rebatir cosas como “parece que llora de hambre”, “y ¿tienes leche todavía?”, “te va a dejar los pechos por el suelo”, etc. Además, si sabemos que la “tía Carlota” no es muy pro-lactancia, entonces el papá puede hablar antes respetuosamente con ella y le evita el mal rato a la mamá.

Queridas madres lectoras, si a su pareja les cuesta sintonizar con usted en el desafío de la maternidad, cuente hasta diez y busque una manera amorosa de solucionar las cosas. En general, entregarles información con evidencia actualizada  sobre lactancia y el puerperio les ayuda mucho a entender lo que nos está ocurriendo.

 

¡Que tengan una feliz lactancia!

 

Lorena Mercado López

Mamá. Consultora de Lactancia,

Dipl.Apego y vinculación temprana.

https://lactanciayfloresdebach.wordpress.com

 

 

Fuentes:

González, C. (2012) “Un regalo para toda la vida”. 1ª Edición. Planeta. Argentina.

Gutman, L. (2009) “La familia nace con el primer hijo”. Nva. Edición. Del nuevo extremo. Argentina.

Jove, R. (2011) “La crianza feliz”. 8ª Edición. La esfera de los libros. España.

 

Nota: Basado en artículo publicado originalmente en la revista Mamaluz en 2013.

Acerca del autor

Consultoría en Lactancia Materna

4 comentarios

  1. Daniela Aros B. el

    Buenísimo!! Muy buenos ejemplos. El problema es que este blog lo leen solo madres, qué pasa con los padres? Cómo hacerles llegar esta info tan valiosa. Cada vez que se la reenvio a mi pareja me dice que son puras leseras… No hay conciencia de parte de ellos. No de todos. Pero de la mayoría… Mientras la maternidad/paternidad sea compartida de ambas partes y en todos los ámbitos estos analisis no sirven de mucho!

  2. Hola Daniela. Justamente, uno de nuestros objetivos como sitio web y medio de comunicación es que este tipo de información se traspase a todos y que cada uno tome sus decisiones informad@. En esto tenemos las redes sociales a nuestro favor. Te recomiendo insistir, mostrárselo a la familia completa, que se genere debate y que se lleguen a acuerdo.

    Saludos y gracias por leernos.

¿Qué opinas?