Vacunas ¿sí o no?

0

No hay razones para exponer a sus hijos ni los de los demás. Vacunarlos es un acto de amor, empatía y responsabilidad social.

Por José Luis Zúñiga A. Médico Pediatra.

Máster en Nutrición Infantil

Académico de la Facultad de Medicina, Universidad Católica del Norte.

La primera vacunación masiva se realizó en Chile en 1918 y fue contra la Viruela. Posteriormente, se agregaron de forma progresiva más vacunas al Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI, que el Estado ofrece de forma gratuita a todo niño residente en Chile, independientemente del sistema de salud al cual pertenece), que cubren actualmente a 12 agentes infecciosos. El PNI erradicó enfermedades como la misma Viruela, la Poliomielitis, y más recientemente la eliminación del Sarampión; y dejó atrás las terribles consecuencias de estas enfermedades, que aún varias generaciones de adultos recuerdan con temor.

Por años, las familias en Chile han mantenido los controles de salud y el programa de vacunación de sus hijos al día, con coberturas por sobre el 95% de la población infantil (cifras similares a las de muchos países desarrollados), lo que ha permitido hasta ahora mantener controladas las enfermedades que las vacunas cubren. Sin embargo, en los últimos años, algunas familias han decidido no vacunar a sus hijos, lo que ha derivado en una disminución de estas cifras de cobertura y, en consecuencia, en nuevos brotes de enfermedades graves que ya estaban controladas, como el sarampión y la difteria, en lugares como EEUU y Europa, donde se han reportado numerosos casos de afectados e incluso fallecidos; lo que tiene en alerta y muy preocupada a la autoridad sanitaria y a todos los que trabajamos en Salud.

Vacunas y autismo:¿mito o realidad?

Uno de los hechos que más daño hizo a la credibilidad de las vacunas fue la publicación de un estudio del médico británico Andrew Wakefield en una prestigiosa revista, que asociaba la vacuna trivírica (que se aplica al año de edad) con el desarrollo de autismo. Esto fue aprovechado por grupos antivacunas que hasta el día de hoy citan dicho estudio para justificar la relación entre autismo y vacunas. Sin embargo, se descubrió que el médico había mentido, alterando datos y conclusiones de su investigación, y que recibía pagos de organizaciones anti vacunas. La revista que publicó el artículo falseado lo retiró, y a Wakefield le fue revocada la licencia para ejercer la medicina en el Reino Unido.

Revista Médica

Otro hecho que ha llevado a confusión es la aparente asociación entre el timerosal (un preservante en base a etilmercurio presente en mínimas cantidades en algunas vacunas) y el autismo; pero, pese a los intentos de los movimientos antivacunas de probar esta relación, todos los estudios científicos serios la han desechado, incluso demostrando un aumento progresivo en el diagnóstico de esta condición en países que ya retiraron el timerosal de sus vacunas hace años.

 

A pesar de que estos dos hechos mencionados han sido desmentidos categóricamente por la ciencia, siguen siendo utilizados por grupos antivacunas para sembrar incertidumbre, lo que genera dudas en cada vez más padres y lleva a un aumento progresivo y peligroso del número de niños que no se vacunan. Como consecuencia, se empieza a perder el efecto rebaño: la protección en la población de aquellos individuos que no pueden vacunarse por razones médicas (como niños con tratamiento de quimioterapia) o aquellos que no generaron una respuesta adecuada a la vacuna.

Es importante que los padres busquen información sobre las vacunas en fuentes confiables, y eviten enredarse en contenidos y consejos de redes sociales y medios de comunicación que sólo buscan desacreditar las vacunas sin ningún fundamento científico. La evidencia es clara: La vacunación masiva de niños ha salvado millones de vidas, con una dramática disminución de la mortalidad infantil a nivel mundial en las últimas décadas.

No hay razones para exponer a sus hijos ni los de los demás. Vacunarlos es un acto de amor, empatía y responsabilidad social.

Acerca del autor

Equipo de columnistas y colaboradores ocasionales de Mamadre.cl