Trabajar y maternar… mi historia de conciliación

0

Cuál de los males es el menos malo?
Esta pregunta me la hice después de que alguien me dijera que era una mala madre por ir a trabajar con mi hijo… Si!! Tal cual!!! Voy a trabajar con mi hijo…
Tengo 29 años un bebe de 6 meses y desde los 18 años que vengo trabajando… Y gracias a Dios hoy puedo decir con mucho orgullo “nada me ha sido fácil y lo que hoy tengo a sido gracias a mis esfuerzos, mi trabajo y el apoyo de mi familia”…
Quizá mi historial de vida es igual al de muchas madres que hoy cuestionan su maternidad o tal vez se sienten menos mujer y menos profesionales…
Cuando supe que estaba embarazada de mi primer hijo, un vaivén de emociones fluyeron de manera descontrolada durante horas, días, meses… Quería ser madre y también quería seguir siendo profesional y sentirme competente en el mercado laboral… A los 3 meses de embarazo conté la noticia… Para muchos una gran alegría… Pero que pasaría con mi trabajo?!!! Era independiente, yo generaba mis propios ingresos… Hasta los 7 meses trabaje sin inconvenientes, posterior a eso ya comienzan a cuestionar tu desempeño, ponen en duda tus capacidades y el mundo laboral te invalida como profesional poniéndote una etiqueta que dice “Embarazo sinónimo de enfermedad”… 2 meses sin salir de casa buscando oportunidades que me permitieran seguir generando ingresos y cuidando a mi hijo que venía en camino… Una difícil y ardua tarea que no estuvo exenta de cuestionamientos… Pero finalmente salimos airosos y mi hijo llego a este mundo cargado de bendiciones y con una madre empoderada de su nuevo rol!!! Y lista para seguir estando activa en el mundo laboral… Otra nueva tarea llena de dudas y sombras se apoderó de mi durante las primeras semanas… A ratos me sentía menos mujer, sentía que no me la iba a poder con un bebe en mis brazos… “Nadie te enseña a ser mamá, sin embargo todos opinan de que es lo que se tiene que hacer, donde y cuando”… Me sentía, sola, descuidada y poco comprendida… Lloraba mientras tenía un bebe en mis brazos que me demandaba todo el tiempo y llegada la noche me daba cuenta que no había comido, no me había duchado y la casa era un desastre… Nuevamente las emociones se apoderaban de mi para mantenerme en vela… Miraba las agujas del reloj indicándome que mi hijo dentro de poco debía ser amamantado, mudado… Y así llegaba un nuevo día!!! Orgullosa de ser madre??? Si!!! Pero mi esencia de mujer la veía desaparecer… Me sentía fea, gorda, inútil… Y Bueno!!! Como no, sin son muchos los que te recuerdan que estas con kilos demás, tu closet ya no es tuyo porque nada te queda… Y para terminar no falta quien te hace el comentario simpático “estoy cansado!!! Trabaje todo el día”… Y muchas veces entre lagrimas me pregunte si lavar ropa dos y hasta 3 veces en el día no era trabajo?, cambiar paños 6, 7, 8 y hasta nueve veces en el día no era trabajo?, dar de amamantar durante todo el día no era trabajo?… Trasnochar todos los días? No es trabajo??? Y pensé!!! Claro que si es trabajo!!! Y también me canso!!! Soy mujer, madre y esposa!!! Estoy en casa criando, educando, entregando todo mi amor y dedicación a un nuevo ser que esta hambriento de aprender y descubrir este mundo… Y por si fuera poco no puedo descuidar el aseo, la comida y a mi esposo!!!, la familia y los amigos… Que por cierto ya solo preguntan por esta nueva criatura!!! Y que pasa con uno???… Bueno después de todo esto pensé. Cual es el peor de los males???!!! Tener a una madre en casa que tiene quien le atienda a su hijo por lo que ella se dedica a dormir, salir y hacer vida social…!!! Tener una madre en casa que no puede atender a su hijo porque después de todos los cambios psicosociales que ha tenido que vivir durante 9 meses no logra lidiar con sus emociones, con su cuerpo y con su entorno y solo se ve sumergida entre lágrimas día tras día sin saber que hacer con dos pechos llenos de leche y un bebe a cuestas!!!?… Tener una madre que deja a su hijo en una sala cuna a las 7 de la mañana para poder ir a trabajar y pasa a retirarlo a las 7 de la tarde una vez terminada su jornada laboral!!! O una madre que todos los días sale a trabajar con su hijo, a quien sigue atendiendo, educando, y amando mientras cumple con las funciones asignadas en su trabajo???… Si tal cual!!! De lunes a viernes trabajo en una oficina y mi hijo va conmigo… Y yo estoy con el!!! No lo he descuidado y tampoco lo he dejado al cuidado de otra persona. Esta pegadito al pecho de su madre mientras ella trabaja en un computador y cumple horario de oficina y a fin de mes recibe su sueldo…
Ya van 6 meses y medio desde que deje los tacones para iniciar esta travesía con mi hijo!!! El me acompaña y me colabora en todo!!! Y sé que esta orgulloso de haber nacido en estos brazos!!! Llenos de amor! De esfuerzo y de esmero… Y cada día doy gracias a Dios por la oportunidad tan maravillosa que me da al permitir que cuide de uno de sus angelitos… Agradezco a aquellos que han depositado su confianza en mi y me permiten seguir desarrollándome como profesional!!! Y por sobretodo agradezco al hombre que está a mi lado alentándome a seguir, aquel que poco a poco a comprendido que hoy no soy la misma que solía ser hace 1 año atrás!!! No tengo el mismo cuerpo, ni la misma figura, ni la misma sexualidad… Soy mucho más mujer, mucho más aguerrida, mucho más madura, luchadora y soñadora!!! Si!!! Porque hoy sueño por dos!!! Por mi y por él… Mi nueva razón de ser…
Dedico estas palabras a todas aquellas que están emprendiendo este nuevo hermoso desafío!!! Y les digo… Entre pañales, trasnoches, madrugadas, la casa, la oficina y un bebe a cuestas!!! “Mi vida es caóticamente hermosa”.

Karen Muñoz

Acerca del autor

Equipo de columnistas y colaboradores ocasionales de Mamadre.cl

¿Qué opinas?