Tiempos de descanso en la maternidad

4

Aprender a vivir la vida de a 4, no es tan fácil como aparece en la tv o las revistas. Los hermanos no siempre se llevan bien. Y las madres no tenemos paciencia infinita.

Recuerdo una película donde una mamá con una niña y un bebé estaban cocinando. De pronto llaman por teléfono, la niña empieza a ensuciar, el bebé a llorar y todo se vuelve un caos. Al final la mamá se esconde en un cuarto a llorar mientras la nana se lleva a los niños. Así me siento a veces.

En estos días de vacaciones y solcito, paseos a la plaza y más tiempo de juegos he podido disfrutar más la crianza. He pensado en la importancia del descanso y reservarse espacios de autocuidado. Me he encontrado con la madre amorosa que quiero ser. Porque cuando NO estoy cansada, mi bebé es el más maravilloso del mundo y siento unas ganas locas de abrazarlo y comérmelo a besos. Mi princesa mayor es muy divertida e inventa muchas cosas.

PERO, cuando estoy cansada: mi bebé llora demasiado me agota y no sé que más hacer para calmarlo. La mayor es muy demandante e intransigente. Siento que no puedo más. Deseo desesperadamente un momento de silencio, sin gritos ni llantos. Pero entre más cansada me siento más lloran…. Unos días atrás sentía que iba a explotar. Me tapé los ojos con las manos y me repetí a mi misma: “Si me calmo todo va a mejorar, YO soy la ADULTA”. Tomé un poco de aire y empecé de nuevo. Hablando suavecito, dando cariños y besitos. Y funcionó.

No siempre puedo. A veces me gana mi sombra. A veces exploto de desesperación, pero sigo tratando. Pido disculpas a mis hijos y volvemos a empezar.

He tomado una decisión, aunque me cueste organizar los tiempos me voy a regalar clases de yoga. Antes de tener a mis hijos siempre iba, ahora no voy nunca. Creo que me hace falta recuperar parte de la mujer que era antes. Aun me da un poco de culpa decirlo, pero necesito un descanso semanal de mi labor de madre 24/7. Una amiga ha vuelto a tomar clases de salsa y se ve mucho más feliz. Creo que será lo mejor para todos.

¡Un abrazo a todas!

 

 Helena, Aprendiz de madre

Acerca del autor

Consultoría en Lactancia Materna

4 comentarios

  1. Hola…. Es verdad lo que ella señala la importancia de darnos un tiempo para permitir el descanso y conectarnos con nuestras emociones … Ya que estando bien nosotras podremos mostrar a nuestros hijos esa madre amorosa que ella significa. En mi caso mi hijo tiene 3 semana de vida y he retomado el gimnasio con dos horas diarias para descansar…gracias a la ayuda de mi madre quien cuida a mi hijo. No somos súper mujeres … Ante todo debemos tener esto claro. Un abrazo

  2. Soy mamá de tiempo completo, tengo un negocio con una socia, y por fortuna mis empleadas son gente muy confiable. Lo anterior me hizo decidirme a ocuparme poco de dicho negocio. Decidí dedicarme de lleno a la crianza de mi hijo. Ya llevamos dos años así, y hoy puedo decir que ha sido la experiencia mas satisfactoria de mi vida. Fue todo un reto para mi, el camino recorrido ha sido arduo y lleno de un sin fin de subidas y bajadas. Por supuesto que al igual que tu que escribes este post, yo también explote alguna que otra ves. Me encerré en la ducha a llorar con una pena que cualquiera hubiera muerto de tristeza al verme así, también me deprimí en ocasiones, y claro que alguna que otra ves me llene de ira y reaccione incluso contra mi esposo y mi bebe, levantando el tono de voz, reclamando mi independencia y por lo menos una migaja de mi vida anterior. Pero luego volvía la calma y yo me sentía peor. Mi hijo ha sido extremadamente sano, en dos años desde su nacimiento solo ha enfermado una o dos veces por catarro y alergia y eso me hace ser muy agradecida. Un buen día comencé a pensar que tenía muchas mas cosas que agradecer a la vida que el hecho de estar reclamando una vida que evidentemente había dado un giro. Pero claro uno no lo logra así nada más, por que no podemos engañarnos, si intentamos nadar contra la marea, creyéndonos fuertes y excelentes nadadoras, tarde que temprano nos cansaremos, habremos agotado nuestros esfuerzos y estaremos a punto de ahogarnos.
    Así que yo también decidí sumergirme en el deporte y sabes que?! Comencé a fluir, y todo cambio de manera positiva. Siempre he sido muy deportista y he practicado un sin fin de disciplinas, pero con mi bebe, los tiempos habían cambiado. Entonces me decidí por un horario en el que mi esposo pudiera ayudarme y no hubieran pretextos de ninguna de las dos partes, y me di a mi misma la oportunidad de tener esa hora de felicidad a tope, de reencuentro con mi yo misma y se desconecte con el mundo que me rodea. Déjame decirte que una de las cosas que nunca antes hice fue correr! Y de repente ya me estaba preparando para hacerlo, y un buen día ya estaba inscrita en mi primera carrera de 5 km.
    A la fecha, he sido constante durante todo un año, he encontrado mi ritmo y he hecho coincidir las situaciones y horarios de manera que no descuide tanto esta actividad que tanto me llena. Pues me di cuenta que se convirtió en mi “pequeño lujo” y ahora todos en casa agradecen que mamá se de ese tiempo para ella, pues de esa manera tienen una mami mas feliz, dinámica, estable emocionalmente y entregada!

  3. Si, me pasa exactamente lo mismo, tengo una hija de 9 años, ella nació cuando tenía 18 años y salí del colegio, era una labor compartida junto a mi mamá. así que siempre tuve su ayuda en la crianza (preparar la leche, mecerla, bañarla y cuidarla, ay que después ingrese a la universidad. ahora en mi segunda crianza con mi hija de 1 año 4 meses me he dado cuenta que es una tardea difícil, ahora no tengo a mi madre todos los días, ahora debo preocuparme de las labores de mamá con mis hijas, labores de casa y esposa, termino muy cansada el día me acuesto tarde para tener tiempo para mi, aunque sea mirar tranquila el televisor o simplemente relajarme en el silencio, la verdad es que no ha sido fácil, me cuesta organizarme o hacerme tiempo para ir a cortarme el pelo, comprar ropa o hacer deporte, pero si he aprendido con el tiempo a tener paciencia y no explotar, y lo he logrado, nada puede ser tan difícil me digo a mi misma, y más aun si entiendo los procesos por los que pasa el niño/a en su crecimiento,. Ahora he decidido hacer tiempo para mi misma, ayer salí sin mis hijas, mi mamá las cuidó, fui a un curso en la universidad, vi ropa, camine por las calles escuchando música y visité a un amiga, me sentí muy bien conmigo misma, porque soy mujer y mamá, y así como debo cuidar a mis hijas también debo cuidar de mi, para transmitir felicidad a ellas y a quienes me rodean.

  4. Soy mamá de un bebe hermoso, y desde q llegó hace 10m q suprimieron a la mujer y solo esta la mamá, eso es lo mas difi il para mi. Slds

¿Qué opinas?