Tercer Mes… La metamorfosis del Cuerpo y la Mente

0

Este mes ha sido un tanto especial. Nunca pensé que me tocaría hacer reposo ni menos reposo absoluto! Pero la verdad es que cada día que pasa me hace más sentido todo lo que me ha tocado vivir y sentir en este embarazo.

El cuerpo cambia, de eso no hay duda… he podido ver como mis pechos crecen y como empieza a aparecer un pequeño bulto en la zona baja de mi vientre, también las espinillas o granitos han aparecido como si volviera a ser adolescente! Y es que las hormonas en mi cuerpo están de fiesta! Y si bien debo reconocer que hay días en que me molestan algunos cambios, también es importante que remarque la idea de que cada cambio (por muy molesto que pueda ser) son fiel reflejo de que mi embarazo avanza a pasos de gigante… y eso es algo que no solo brinda paz sino que también me aferra y conecta con mi bebé.

¡¡Pero no solo el cuerpo está en proceso de transformación!! También nuestra mente, psique o como quieran llamarle. Estamos en un estado mental totalmente distinto al que nos encontrábamos antes de estar embarazadas… en mi caso, me he conectado mucho con mi infancia, con mis miedos, malos recuerdos y buenos recuerdos, también en mis Padres de la infancia (que no son los mismos que tenemos cuando somos adultos… nosotras crecemos y ellos también… las sombras cambian y las luces iluminan otros flancos) y estando en reposo, he podido reflexionar muchísimo más!

Ha habido momentos en que he pensado qué pasaría si tuviera una niña… y ahí es cuando más me he conectado con la niña que fui alguna vez, entonces empiezo un recorrido que a ratos empieza con pena, miedos y luego me voy reparando a mi misma, entrando en un proceso de metamorfosis que no solo se refleja en mi cuerpo sino que también en la madre que soy, que en caso de que este bebé fuera niña, sería una experiencia distinta a cómo ha sido hasta ahora con mi primer hijo que es niño… así, entre ideas, recuerdos, aguas con cáscaras de naranja y tejiendo mandalas es como he ido también tejiendo nuestra propia historia! Sanando y confiando en que todo seguirá el curso que debe seguir… cierro los ojos, pienso y mis oraciones las dirijo a mi cuerpo que gesta a mi Hijo/a y si bien anhelo que el reposo termine, también agradezco la oportunidad de conectar con aquellos rincones de mi historia que muchas veces había evitado recorrer.

Este mes también tuvimos la ecografía de las 11-14 semanas, donde pudimos ver que el embarazo va bien, el desprendimiento que tuve ya está en retroceso y ha ido sanando (al igual que yo) aún no nos dicen el sexo, pero posiblemente en un par de semanas donde debo chequear mi desprendimiento, nos podrían decir. La verdad es que no tenemos preferencias, ya que sería hermoso tener un niña pero también sería precioso volver a tener un niño… mientras tanto, seguimos… seguimos confiando, seguimos esperando y seguimos empollando con amor.

 

María José
Mamá de dos

Acerca del autor

Psicologa Universidad del Desarrollo Formación en; Parentalidad Positiva, Apego y Salud Mental Infantil. Certificada en técnica de Intervención de Video feedback modelo ODISEA Consulta Particular (Viña y Santiago) y Talleres www.apegocrianza.cl

¿Qué opinas?