Terapia Craneosacral ¿una verdadera solución al cólico en bebés?

6

 

Desde mi formación en Osteopatía y mi relación cada vez más cercana con el mundo de la maternidad y los bebés, he podido constatar que existen una serie de enfermedades o afecciones de los menores que suelen ser tratadas por los sistemas tradicionales con bastante poca efectividad, como es el caso de los cólicos, estreñimiento y reflujo gastroesofágico en bebés. Habitualmente estos trastornos son vistos y justificados como una inmadurez del sistema digestivo que tarde o temprano se solucionará conforme vayan madurando los hijos, o bien se miran como procesos normales dentro de los primeros meses de vida. Se dan consejos de alimentación (lactancia materna exclusiva, lo que implica ordenar además los hábitos de alimentación de la madre), hidratación, y mucha, pero mucha paciencia. Si tienen suerte, encuentras algún consejo sobre masajes de Shantala (Ver video en este link) -muy buenos por lo demás- o algún otro para palear estos cuadros que terminan, muchas veces, por desesperar a los padres, además de lo que sienten los bebés.

Debido a algunas publicaciones de artículos en mamadre.cl, poco a poco han ido llegando a mi consulta mamás con su hij@s para intentar, de alguna manera, solucionar estos cólicos, reflujo y estreñimiento y la verdad (aunque sé que viene de cerca la recomendación) los resultados, en este tipo de pacientes con terapia craneosacral no dejan de sorprenderme.

Un caso real.

Un paciente de un mes y medio viene con sus padres a mi consulta debido a que tiene cólicos, dificultad para hacer caca y mucha irritabilidad. Luego de las preguntas de rigor, y algunas más, comienzo a evaluar para luego tratar al bebé. Poco a poco él (Diego) se deja tratar y me permite completar el protocolo de tratamiento sobre el cráneo, el sacro y el tubo dural. Más o menos una hora de procedimiento, los padres se van tranquilos, él bebé durmiendo y dejo control para una semana más.

Lo que encontré en mi evaluación fue una restricción importante en algunos huesos del cráneo, que por lo demás esperaba ya que la madre me dijo que el parto de Diego fue instrumentalizado y complejo, lo que termino con una cesárea de emergencia. Además de lo anterior encontré restricción del movimiento del diafragma en su respiración.
Todo fue corregido concienzudamente, o al menos yo quedé con esa sensación.
Pasado 3 días recibo un mail de la madre de Diego contándome que el niño no ha tenido cólicos, que hace caca con más frecuencia, que su dormir es más fluido y extenso y que ellos han podido dormir estos días (lo que no es menor). Luego asisten al control pactado y el cuadro esta aún mejor. A la evaluación, algunas restricciones están todavía presentes, pero en menor medida, lo que se condice con lo que me explican los padres de Diego.

Debo admitir, como lo hice al inicio, que me sorprendí muchísimo. No me esperaba una mejoría tan rápida. Fue fácil esconder mi cara de asombro y un tanto de incredulidad ya que me entere vía mail de los resultados, no tenía que poner cara de póker cuando a uno le pasa esto en frente de los pacientes como queriendo aparentar que está todo dentro de lo que se esperaba (sí, esto pasa cada vez que hay mejorías así de radicales).

craneosacro-bebes

Otro ejemplo.

Un niño de casi 5 años llega con su mama a la consulta, en tratamiento con fonoaudiólogo por su dificultad para pronunciar algunas palabras, dificultad para retener saliva y un cuadro de hipotono que además afecta su equilibrio y su agilidad para jugar, con todos los exámenes normales.
La idea de la mamá es ver si con este tratamiento (TCS) puede ayudar en algún grado al diagnostico de hipotono, específicamente.
Las características de la consulta son similares al primer ejemplo. Parto complejo, comprensión de algunos huesos del cráneo, el sacro en torsión y varias cosas técnicas más.
Realizo la evaluación y el tratamiento con terapia craneosacral y a la mitad de la sesión la madre se percata que el niño comienza a realizar movimientos con la lengua que antes no realizaba y que eran objeto de ejercicios con la fonoaudióloga, ya que no podía llevarlos a cabo. Termino la sesión sin novedades. Padres tranquilos, el niño dormido y cito a control para 2 semanas.
Una semana después, me encontraba en vacaciones y recibo un mensaje en el teléfono. Era la madre del niño que me contaba que está muy feliz porque desde que había venido a la consulta, tenia mejor contención de la saliva y que su agilidad y equilibrio habían mejorado lo suficiente como para que usara su bicicleta. Nuevamente mi cara de sorpresa apareció.

images (4)

Así como estos dos ejemplos, podría contar algunos más, pero el objetivo no es hacer una bitácora de mis atenciones. El objetivo real es contarles sobre los beneficios de la terapia craneosacral,que es capaz de corregir, entre otras cosas, las restricciones en el movimiento del cráneo, el sacro y el saco dural, que se generan en el momento del parto y que afectan directamente a la inervación, vascularización y mecanismo de eliminación de desechos de todo el cuerpo, y que si no se corrigen en algún momento, nuestro metabolismo estará afectado, y será muy caro para el cuerpo mantenernos adaptados.

Concretamente, ¿Para que sirve la terapia Craneosacral?

Esta disciplina ha demostrado aliviar, tanto en niños como en adultos, una gran cantidad de trastornos:

 

– Disfunciones congénitas.
– Trastornos de la succión y respiración en bebes.
– Trastornos digestivos: cólicos, estreñimiento, reflujo gastroesofágico.
– Lesiones del sistema nervioso central, medulares y pares craneales-
– Dolores craneofaciales y migraña.
– Fatiga y Estrés
– Incoordinación motora.
– Dolores crónicos de cuello y espalda.
– Escoliosis, discopatías, hernia de disco.
– Bruxismo y disfunciones de la articulación témporo-mandibular (ATM).
– Trastornos de aprendizaje.
– Estrés post-traumático y emocional.
– Autismo y trastornos de la conducta.
– Tratamiento preventivo, ya que actúa sobre el sistema inmunológico.
– Trastornos del sueño.

Mi experiencia con este tratamiento habla de un poder resolutivo superior a la que se conoce habitualmente y lo mejor (al menos para mí) es que tiene un sustento anatómico y fisiológico potente que lo respalda, lo que a corto, mediano o largo plazo ayudará a que definitivamente veamos la salud y la enfermedad como un todo.

Como siempre quedo atento a sus dudas al pablohernandez25@gmail.com.

portada FB PH

Pablo Hernández García
Kinesiólogo
Nivel I Terapia Craneosacral Upledger
5to año formación Osteopatía (EOM)

Acerca del autor

Kinesiólogo.
Máster en técnicas osteopáticas estructurales.
5to. año de Osteopatía en Escuela de Osteopatía de Madrid (EOM).
Diplomado en Auriculoterapia China.
Nivel I Terapia Craneosacral (Upledger Institute International)
Kinesiólogía Holística Aplicada.

6 comentarios

  1. Hola buenos días soy maribel silva de Arica chile soy mamá de un bebé de 3 meses fue diagnósticado de fibromatosis colli leve izquierda y además de cólicos desde los primeros días de nacido esta con tratamientos pero aún así sigue con sus cólicos mi pregunta es puede mi bebé optar a esta terapia para que mejore de su fibromatosis y cólicos .? Muchas gracias

  2. Estimada Maribel, efectivamente la Terapia craneosacral, a priori, podría ayudar a tu bebé en ambos casos (torticolis muscular congenita o fibromatosis colli, y los colicos).
    En partos instrumentalizados y/o complejos se genera una comprensión importante del cráneo de los bebés, y esto hace que los nervios que salen desde el cerebro funcionen mal por esta compresión. Ejemplo de estos nervios son el nervio Vago y el nervio accesorio, el primero da información a todas las visceras (entre ellas las digestivas) y el segundo inerva o “cablea” a musculo esternocleidomastoideo (que suele verse afectado en la toricolis). La Terapia craneosacral actua equilibrando los huesitos del craneo, la columna y el sacro para que todo el sistema nervioso central comience a funcionar como corresponde y tu propio hijo vaya buscando las maneras para mejorarse.

    Espero haber sido de ayuda.

    Saludos!

    Pablo Hernandez García
    Kinesiólogo
    Nivel I en terapia Craneosacral.
    5to año formación Osteopatía.

¿Qué opinas?