¿Tengo derecho a sala cuna para mi bebé?

9

Se acerca el temido día para regresar al trabajo, y aparte de creer que tienes todas las depresiones habidas y por haber por tener que dejar a tu hijo o hija, tienes que pensar en quién lo cuidará una vez que tu no estés. Piensas y piensas y te nublas de tanto pensar. Tus amigas, que ya han pasado por esto, te cuentan sus experiencias: unas te dicen que casi se murieron de dolor al dejarlos (as) con una niñera, otras, por su parte, felices porque sus madres quedaron al cuidado de sus hijos y las más te contaron que se quedaron, incluso horas, escuchando fuera de la sala cuna como sus bebés lloraban.

Al reflexionar sobre todo el bombardeo de información y experiencias te detienes en un gran punto ¿quién va a cuidar a mi más preciado tesoro? Piensas que tu mamá ni tu suegra pueden cuidarlo, ¿una niñera? No, te da miedo por tantos casos vistos en televisión, aunque sabes que esos casos son uno en un millón y que existen miles de buenas mujeres que cuidarían a tu hijo como si fuera de ella. Qué te queda: salas cunas.

Empiezas a averiguar con tus cercanos por datos de salas cunas que sean buenas y que las tías adoren y se preocupen en demasía por los bebés. Te dan muchos datos, pero la mayoría son muy caros. Piensas en tu sueldo, que quizá no te alcance para pagar una de las top ten de tus amigas y te das mil vueltas tratando de buscar una solución. Y es ahí cuando aparece ese dato genial, ese que nunca esperaste y que estaba ahí, silencioso (porque los buenos datos siempre andan por ahí ocultos por la vida para las masas y se reservan solo para algunos) y dormido: el derecho a sala cuna.

Como no tienes idea de qué se trata te dedicas nuevamente a investigar (a estas alturas somos expertas en investigación por todo lo que buscamos en Dios Google que todo lo sabe sobre embarazo y maternidad) y descubres que en Chile, sí, acá en nuestro país, las mujeres trabajadoras tenemos derecho a sala cuna siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos:

  • Según lo establecido en el artículo 203 del Código del Trabajo, el empleador que ocupa 20 o más trabajadoras de cualquier edad o estado civil, tiene la obligación de tener sala anexa al establecimiento donde las mujeres trabajadoras pueden dar alimento a sus hijos menores de dos años y dejarlos mientras trabajan.
  • El empleador también puede dar cumplimiento a la obligación antes señalada construyendo o habilitando y manteniendo servicios comunes de sala cuna con otros establecimientos de la misma área geográfica, o bien, pagando directamente los gastos de sala cuna al establecimiento que designe para que la trabajadora lleve a sus hijos menores de dos años.
  • Ahora bien, la Dirección del Trabajo ha establecido mediante dictamen 4951/78, de 10.12.2014, que el goce del derecho a sala cuna resulta exigible, incluso cuando la madre trabajadora se encuentre haciendo uso de licencia médica o en cualquier otro evento que le impida cuidar adecuadamente a su hijo menor de dos años.
  • En las mismas condiciones, agrega el citado pronunciamiento, deberá procederse en el caso que la obligación se esté ejecutando mediante la entrega de un bono compensatorio, toda vez que por su naturaleza, este cumple un rol de reemplazo de un beneficio legalmente establecido dentro de las normas protectoras de la maternidad. Una interpretación en sentido contrario atentaría contra el reconocimiento del valor de la maternidad, la familia y la infancia que es preocupación permanente del Estado. En consecuencia, la madre trabajadora que tiene un hijo menor de dos años, tiene derecho a gozar del beneficio de sala cuna previsto en el artículo 203 del Código del Trabajo, aun cuando se encuentre haciendo uso de licencia médica o en cualquier otro evento que le impida cuidar adecuadamente a su hijo menor de dos años. Asimismo, en los casos en que la madre trabajadora perciba un bono compensatorio del beneficio de sala cuna para financiar el cuidado del hijo menor de dos años en el hogar, tiene derecho a seguir percibiéndolo íntegramente, aun cuando se encuentre con licencia médica o en cualquier otro evento que le impida cuidar adecuadamente a su hijo menor de dos años.
http://www.integra.cl/regiones/maule/actividades/integra-inaugura-nueva-sala-cuna-en-linares

http://www.integra.cl/regiones/maule/actividades/integra-inaugura-nueva-sala-cuna-en-linares

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez obtenida toda la información necesaria siguen surgiendo dudas: ¿qué es un bono compensatorio? En la inspección del trabajo nos aclaran que es una suma de dinero que entrega el empleador (esa suma va a depender de cada empleador) a la trabajadora para que pague a alguien para que cuide de su bebé porque este presenta inconvenientes para ir a una sala cuna. Esto debe ser justificado con un certificado que emita su pediatra. Luego surge otra consulta: ¿todos los trabajos se rigen por la misma Ley? No, en el caso de las mamás que trabajen en el sistema público o aquellas profesoras que se rigen por el estatuto docente solo tienen el derecho a utilizar una sala cuna, pero en este caso que pertenezca a la JUNJI o INTEGRA, y no tienen derecho al bono compensatorio.

Al darte cuenta de que, por ahora, no hay más dudas, solo te queda ir a hablar con tu empleador para que te diga si tienes el derecho o no, y de tenerlo que te entregue toda la información que necesitas para ver si te conviene o no la sala cuna que ellos te ofrecen y si no para que lleguen a un acuerdo de si puedes buscar tú una sala de cuna que te convenga y te convenza para dejar a tu bebé o, en último caso, si es que tu hijo(a) presenta algún inconveniente de poder asistir a una sala cuna te deje claro si tienes derecho al bono compensatorio o no.

Así es que tranquila porque siempre existe una salida, solo tienes que enfocarte en encontrar soluciones a tus problemas y no ahogarte en ellos. Además, hay que seguir cumpliendo todos los roles que como mujer tenemos, y uno de ellos es el rol de mujer trabajadora  pero, esta vez,  sabiendo, por lo menos, que si no existe una persona que pueda cuidar de tu bebé, tienes la opción de enviarlo a una sala cuna, siempre y cuando, las circunstancias estén a nuestro favor.

 

Daisy Rojas
Mamá
Profesora de Castellano

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl