Sexto Mes… El resplandor del embarazo con brillos y opacos

0

No se si han escuchado hablar del famoso “resplandor del embarazo” o “Glow” como le dicen los gringos… Bueno, se trataría de una especie de característica o cualidad positiva donde las mujeres cuando gestamos nos ponemos mas radiantes, bonitas y proyectamos a través de cada poro de la piel la maravilla de la vida que crece dentro nuestro… La verdad de las cosas es que me parece que este resplandor es bastante relativo y les diré porqué y cómo lo he vivido yo.

La primera vez que fui mamá (hace mas de tres años) esperaba con ansias que me saliera la panza… me miraba todos los días al espejo de perfil y añoraba poder ir a comprar pantalones que tuvieran sostén en la guatita para poder así lucir mejor (según yo) mi pancita. La verdad es que mucho antes de que me saliera guatita (y ahora me ha pasado igual) me salieron otras cosas que han venido a coronar el embarazo y producto de la fiesta que hacen las hormonas en mi cuerpo, me han aparecido en gloria y majestad varios granitos… algunos muy pequeños que solo yo los puedo notar, pero de todas formas incómodos y atentando contra esta idea de resplandor, sin embargo he sabido tomarme el tema con un poco de humor y aprovechar de trabajar mi pretensión y coquetería… he aprendido a sacarle provecho a la belleza que entrega el embarazo, la cual es distinta a la que tenemos cuando no estamos gestando… nos alejamos un poco de lo sexy pero podemos jugar con una sensualidad nueva, que desata nuestra femeneidad desde lo mas terrenal y tomando matices de ternura y poder… sí! Es una mezcla bastante extraña, pero ¿Acaso no les pasa que cuando ven a una mujer embarazada no solo la ven tierna sino que además la sienten como empoderada de su cuerpo?… Bueno no a todas les pasa, pero convengamos que en la gran mayoría de los casos, las mujeres cuando estamos embarazadas tenemos destellos que mas que embarazadas nos hacen ver MA-GESTANTE o no?

Bueno, ¿porque he pensado en este tema como principal para este el sexto mes de embarazo? Y es que resulta que a esta altura ya no queda duda de que estamos embarazadas a ojos de los demás, tenemos una pancita o panzota que grita a metros de distancia que estamos esperando un bebé, algunas se ven bendecidas de este “Glow” pero hay otras que se sienten un tanto incómodas en un cuerpo que desconocen y no siempre les gusta… creo que lo central no está en lo que ocurre en la piel (granitos, manchas, estrías, várices) o el volumen de nuestro cuerpo que crece, mas bien tiene que ver con nuestra mente-cuerpo-corazón que está en una nueva sintonía y que durante semanas ha experienciado distintos cambios que conjugan esta nueva identidad… que nos envuelve en nuevos ropajes a la cual podemos o no hacerle un espacio… y es ahí, justo ahí en ese espacio donde nos estamos poniendo crema en el cuerpo… cuando le hablamos a nuestra guagua… cuando nos sonreímos solas porque sentimos pataditas… cuando nuestros pechos crecen de un momento a otro y nos damos cuenta al apretar que ya estamos produciendo calostro… es ahí en ese espacio donde nuestro cuerpo-mente-corazón se ve rodeado de este resplandor y es a través de nuestros ojos que damos a conocer al mundo que aunque la espalda duele, aunque hemos sentido pena y confusión por todo esto que nos está pasando, que hemos reído y disfrutado los chocolates como cuando éramos niñas que aunque muchas veces no es fácil… nuestro resplandor viene desde adentro y no son las hormonas las que nos han hecho sentir así… es simplemente el amor, que aunque muchas no lo noten a esta altura, crece y crece de una manera que no podemos dimensionar… hemos decidido cohabitar con nuestro hijo/a desde el amor y aunque muchas veces tropezamos y tropezaremos… esto es imperfectamente resplandeciente, con brillos y opacos.

 

María José
Mamá de dos

Acerca del autor

Psicologa Universidad del Desarrollo Formación en; Parentalidad Positiva, Apego y Salud Mental Infantil. Certificada en técnica de Intervención de Video feedback modelo ODISEA Consulta Particular (Viña y Santiago) y Talleres www.apegocrianza.cl

¿Qué opinas?