Ser padre de un bebé de 12 años

0

la foto (3)

Por Alexis Bruna

Lo que más añoraba en su tiempo era ser padre, soy muy guaguatero, si bien es cierto cuando me dieron la noticia de que sería padre yo había terminado con Isabel, pero me emocioné mucho con esa noticia.

De ahí en adelante me preocupé y dediqué a cuidar a la que después fue mi señora y cuidar a esa hermosa vidita que llevaba en su vientre.

Cuando nació Dieguito fui el hombre más feliz del mundo, estuve en el parto en todo momento y al recibirlo en mis brazos sentí una inmensa satisfacción, ya que cuando supe que sería padre no faltó un día que yo no le hablase al vientre de su madre y le decía que yo era su padre y que lo esperaba con muchas ansias para entregarle todo mi amor.

Después de su nacimiento estuve siempre junto a él, por las noches dormía en mis brazos y me levantaba a mudarlo o darle su leche.Pasado ocho meses me separé de mi señora y el dolor más grande fue separarme de mi hijo amado quien hasta el día de hoy es mis ojos y mi razón de vivir. Fue muy doloroso ya que me fui a trabajar durante seis meses a la undécima región y me perdí todo ese hermoso proceso de verlo crecer y caminar, hasta que no aguanté más y retorne para estar junto a mi bebé. No fue para nada fácil ya que empezaron las demandas por visita y a su vez las demandas por pensión alimenticia, de ahí en adelante siempre he sido un padre muy, muy presente, preocupado en todo momento por él.

Hasta que el 02 de Diciembre del 2013 tomé una decisión que debía haber tomado mucho tiempo atrás y fui a buscar a mi hijo a la casa de su madre, llevármelo y denunciarla por maltrato físico y psicológico. Evidentemente todo este proceso fue doloroso y engorroso, pero Dios siempre me acompañó y sabía que lo que yo hacía era solo para proteger y darle una vida más sana y digna a mi bebé. Indudablemente siempre he contado con el apoyo incondicional de toda mi familia y esta no fue la excepción. Después de la denuncia vinieron las citaciones a los tribunales,en primera instancia la jueza me otorgo el cuidado personal de mi hijo por seis meses,y a posterior se llegó a un acuerdo con la mamá en que ella entregaría definitivamente el cuidado de Diego al padre.

Desde el 02 de diciembre Diego vive junto a mi y mi señora, es un proceso nuevo y difícil, es aprender a conocer a mi hijo, es ser padre por primera vez nuevamente con la diferencia que el bebé tiene 12 años, tanto él como yo tenemos que adaptarnos y conocernos, pero por sobre todas las cosas tengo que protegerlo, mimarlo y amarlo mucho, es una tarea muy ardua que se viene por delante. Sacarle sus miedos y temores que arrastra por años, empezar una nueva enseñanza, buenos modales y buenas costumbres y enseñarle a ser un hombre de bien, para eso siempre le pido a Dios que me guíe y me ilumine para poder llegar a ser un buen padre y darle todo el amor, respeto y valores que él se merece y que viva su vida como corresponde y se sienta feliz junto a mi y su familia, sin dejar de lado a su madre que lo ama mucho y a quien tiene que amar, respetar y valorar.

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?