Ser mamá, un desafío a la salud de la columna vertebral.

0

El dolor en la columna sigue siendo uno de los principales motivos de consulta al médico en nuestros tiempos, y las puérperas madres no son la excepción. Los motivos son variados y dependerán, entre otras cosas, de la condición postural previa al embarazo, al periodo de gestación, al proceso del mismo parto y de la sobrecarga física que queramos someter al eje de nuestro cuerpo, es decir, a la columna vertebral, entre otros.

Espalda y embarazo

Es importante que al momento de iniciar un embarazo el cuerpo, y en espacial nuestra columna, esté en condiciones aceptables para esto. La ecuación es la siguiente: Inevitablemente el cuerpo de la mujer sufrirá cambios en su postura, para lo que nuestro eje debe estar lo más flexible posible para que pueda compensar de mejor forma lo que demanda el embarazo, como cambios en las curvaturas de la columna, en el centro de gravedad del cuerpo, en la posición del sacro (base de la columna), etc.

Se plantea que debemos llevar una vida activa, sana y ojala realizar ejercicios que hagan que todo mi cuerpo este equilibrado, además de alimentarme como corresponde para no tener sobrepeso, entre varias otras cosas. Pero sabemos que esto no siempre es así, ya que no todos los embarazos son planificados y por cierto, no todas las futuras madres se preparan de esta forma para convertirse en una, por lo tanto, este párrafo está dedicado a las mujeres que lo están planificando, que lo están madurando o que ya tomaron la decisión de convertirse en madres. Este es el momento de chequearse la columna, de comenzar a cambiar algunos hábitos, de volverse más activas, les aseguro que su cuerpo se lo agradecerá más temprano que tarde.

Los 9 meses de gestación también son importantes para la columna vertebral. Aquí es cuando interactúan los cambios físicos, químicos, hormonales, emocionales, y que por supuesto afectarán la postura. El centro de gravedad comienza a desplazarse hacia adelante y se hará muy necesario cambiar la forma de realizar nuestras actividades. Fortalecer las piernas y utilizarlas como grúa para recoger objetos del suelo, no realizar esfuerzos innecesarios y evitar tener subidas bruscas de peso en este periodo son buenos consejos para tolerar todos estas modificaciones. Además existen ejercicios simples de realizar para actuar sobre el piso pélvico, actuar sobre la flexibilidad de la columna, utilizar los músculos de las extremidades inferiores como verdaderas bombas de drenaje linfático para la inflamación de las extremidades, etc.

Es importante recordar también que el dolor durante el embarazo se puede tratar sin medicamentos ni realización de exámenes en la mayoría de los casos mediante la osteopatía, tema de algún artículo antes publicado por aquí.

 

Partos complejos y dolor de espalda

Otro punto causal de dolor en la columna en las puérperas es un parto complejo. Para resumir, en el parto el útero y él bebe se encajan en la pelvis y toman contacto directo con el sacro. Durante todo el proceso es necesario que la pelvis, el sacro y la columna acompañen y favorezcan la salida del recién nacido y sin duda después de concluir el proceso, estas estructuras no siempre quedan en una posición adecuada lo que provocará alteraciones en la postura de la madre. Sin olvidarnos de los partos con cesáreas, donde existirá una cicatriz que a corto andar será una limitante para muchas funciones del cuerpo. ¿Consejos? Intentar instrumentalizar lo menos posible el parto, proponer un parto sin litotomía (posición ginecológica), chequear tu columna antes, durante y después del parto y por supuesto tratar la cicatriz de una posible cesárea.

Embarazo dolor espalda

 

Consejos para cuidar la espalda de las madres

Luego comienza otra etapa y de seguro no hay mujer que en algún momento de la crianza no haya quedado inmovilizada por unos segundos con un dolor en la bsja espalda justo cuando esperabas a tu hij@ al final del resbalín, recogías un juguete o caminabas de su mano en sus primeros pasos. Eso sí es dilorodo!

Y claro ocurre que el hecho de cargar, amamantar y trasladar al bebe, entre varias otras cosas, termina siendo agotador y la columna vertebral lo siente. Será importante reducir al mínimo la sobre carga en ella, no digo no tomar al bebé, sino hacerlo de la manera correcta.

1- Intenta acercar a tu hij@ a nuestro centro de gravedad y para esto el hecho de portear ( con mochila ergonómica, mai tai, fular, bandolera u otro porta bebé) para permitir que el cuerpo del niño esté cerca del cuerpo de su madre, y así modificar lo menos posible el centro de gravedad de las mamás puede ayudar bastante

2- Además al momento de recoger cosas del suelo, o de agacharse, debemos utilizar la fuerza de las piernas y no la columna. Agacharss fleccionando las piernas y manteniendo espalda recta.
3- Existen formas de fortalecer la musculatura de las piernas, el abdomen, la espalda con ejercicios relativamente simples. Debemos asegurarnos que la musculatura de la pelvis, el piso pélvico y la faja abdominal estén firmes. Ejercicios Hipopresivos, Yoga, y Pilates son algunos de los más indicados para estos efectos.

cb1623234552aac7342595032da4b3a4

Siempre será de gran valor revisar la postura antes de iniciar con ejercicios. En algún curso que asistí escuché esta frase: “Fortalecer la musculatura en presencia de una disfunción, tarde o temprano provocará una lesión”.

La mayoría de las veces será más beneficioso incluir ejercicio en nuestras vidas cuando nuestro cuerpo está preparado para esto. Si hay problemas posturales, al realizar ejercicio estaremos exigiendo al cuerpo para volver a adaptarse sobre una disfunción, y esto suele terminar en más dolor. Por último, al realizar ejercicios sobre una columna sana, sin duda será más eficiente y lograremos nuestros objetivos sin riesgos y de mejor manera.

Sin dudas el desafío de ser madres debe ser arduo, complejo y a veces agobiante. Mi intención al escribir sobre esto es lograr quitarle atención al dolor, a las molestias, a las incomodidades, para enfocarlas mas en el apego, en criar, en portear,en definitiva, que logren disfrutar de mejor forma esta etapa de sus vidas sin consecuencias para sus espaldas

embarazo
Les dejo mi correo para las dudas (pablohernandez25@gmail.com)
Cariños

Klgo Pablo Hernández García
Kinesiólogo
4to años de formación en Osteopatía (EOM)
Nivel 1 de Terapia Craneosacral (Upledger Institute)

Acerca del autor

Kinesiólogo. Máster en técnicas osteopáticas estructurales. 5to. año de Osteopatía en Escuela de Osteopatía de Madrid (EOM). Diplomado en Auriculoterapia China. Nivel I Terapia Craneosacral (Upledger Institute International) Kinesiólogía Holística Aplicada.

¿Qué opinas?