Sename la punta del iceberg de un país al que NO le importan los niños

0

Es una conversación casual, todo el mundo habla de Sename hoy, entre amigos de su hijo Paulina escucha un poco en silencio las opiniones de los demás, se le nota nerviosa, quizás sea porque están hablando de muertes y violaciones, de pronto algo pasa en su ser y se atreve a contar “yo crecí en Sename, hace muchos años ya, y cuando veo las noticias recuerdo todo, toda la terrible realidad que viví de niña, como te humillaban, te pegaban, a la gente que está ahí le importa una mierda los niños, yo nunca fui la Pauli, yo era solamente un número más”.

Paulina (cuyo nombre hemos cambiado) inicia así un relato fuera del tiempo, sus manos tiemblan y su mirada se pierde en un dolor imposible de conmensurar, sus interlocutores guardan silencio, nosotros mismos cruzamos los brazos como protegiendo nuestro corazón, con un cierto dejo de miedo a lo que oiremos…Esta mujer madre de dos hijos profesionales nos cuenta que fue abandonada por su madre de pequeña, de su padre no sabe nada, y así llegó a un hogar de Sename en la quinta región “la gente que está ahí no sabe nada, ni siquiera sé si son profesionales, recuerdo que nos bañaban a todas juntas con shampoo para piojos, desnudas y con agua fría, en fila, como las películas nazis… a nadie le importaba lo que pasaba, las niñas grandes se pasaban a las camas de las niñas chicas y las violaban, así se volvían lesbianas porque las más chicas lo aceptaban por tanto cariño que uno busca, y porque además las tías se quedaban conversando de noche y ni se preocupaban de nosotras”.

Como el relato de Paulina sobreabundan en todo Chile, está lleno de adultos sobrevivientes que no saben cómo salieron adelante, pero también está llenos de niños y niñas que hoy están siendo vulnerados, como el caso al que Mamadre tuvo acceso y cuya fuente no podemos revelar por ordenes judiciales, María (nombre ficticio) una niña de 10 años que ha sido doblemente vulnerada en su familia, con graves abusos sexuales, luego de comprender que no existen redes para cuidarla se decide su internación, pero la respuesta que se recibe de los centros de Sename es increíble, no hay cupos para ella, la opción es enviarla a un centro de reclusión, sí de reclusión leyeron bien, ¿realmente puede ser esa la opción para una niña doblemente vulnerada?

Hoy mediante este reportaje queremos cuestionar qué es lo que sigue ocurriendo en Sename mientras se conocen las 1315 muertes y los innumerables casos de tortura y violaciones a los derechos humanos de la niñez y adolescencia. No está demás preguntarse si corresponde que se sigan enviando niños a los hogares considerando que allí todo funciona mal, o casi todo, existirá algún padre o madre que podrá dormir tranquila si saben que sus hijos irá a parar a hogares donde su vida corre peligro, existirán abogados, jueces que quieran internar, vecinos que quieran denunciar abusos si finalmente el “remedio es peor que la enfermedad”.. Y es que hoy las soluciones de Gobierno son todas agendas a mediano y largo plazo, pero no existe ni una agenda corta e inmediata que proteja a los niños, niñas y adolescentes que siguen en Sename, cada día se conocen más casos de abusos y este parece ser un cuento de nunca acabar donde aún no vemos luces por pequeñas que estas sean.
“Yo llegué a preguntarme para qué nací”, “acá nos cuidan a golpes”, “estaba tan acostumbrada a los golpes que ya no sentía dolor cuando me pegaban en las manos con varas de membrillo” Estas son algunas frases recopiladas por sobrevivientes, y por niños que están dentro de hogares… Chile un país democrático que millones de veces se ha jactado de su economía y su estabilidad, tiene un verdadero campo de concentración financiado por el Estado donde todas las acciones que vemos parecen ser simple pirotecnia para sacar provecho político de lo que ocurre.

Hay muchos movimientos pro infancia, y sin embargo, pareciera que no basta con ellos, quizás sea porque seguimos mirando el problema desde nuestra visión de adultos, o quizás porque nos falta, y digo nos, porque a todos nos falta, la suficiente humildad como para olvidar si se llevan 10 años o 2 meses intentando crear un mundo mejor para los niños, y simplemente unirse como un solo gran bloque, donde no existan racimos sino grandes energías unidas, como grupos que a pesar de sus diferencias han logrado movilizar grandes causas, que lo que importa acá no es ser un pez que descubre la pólvora sino un cardumen que se mueve en la común Unión.

Pero mientras esto ocurre, niños, niñas, bebés, jóvenes siguen siendo vulnerados, y aquí es vital salirnos de Sename. Porque para que un niño llegue a Sename debe haber fallado todo un sistema de protección y prevención detrás, para que las familias fallen así, es porque el Estado no ha sido capaz de prevenir, prevenir en cosas tan sutiles como contener a una madre recién parida en su puerperio, entregarle herramientas emocionales, explicarles por ejemplo qué es el puerperio, qué les puede ocurrir, acompañarlas de verdad en sus crisis de maternidad en soledad dando vueltas todo un día con un bebé que depende de ti. Y esto es algo que ocurre en todas las clases sociales, no es algo privativo de lugares marginales que en la clase alta también se les grita a los niños, también se les pega, se les abandona frente a un computador, llenando vacíos con tecnología, y sí, también se les viola… así que si estás pensando que esto ni te incumbe a ti pues te cuento que sí, esto nos incumbe a todos!

Se precisan pues, intervenciones reales y efectivas en las familias con políticas públicas claras y desarrolladas por expertos, expertos no sólo en el papel, sino en la praxis y en la complejidad de potenciar las habilidades parentales en adultos heridos que no cuentan con herramientas psico emocionales. De muestra un botón, el programa de desinternalización piloto que existe en Valparaíso creado por el Consejo de la Infancia es la prueba de cómo se hacen las cosas en Chile, no hay protocolos claros de cómo intervenir, cada profesional va haciendo lo que creen corresponde hacer según su intuición, según su formación, pero es todo un poco ensayo y error, y no, no me digan que hay protocolos para todo porque en el papel suena muy lindo, pero en los hechos están experimentado con familias y eso es inmoral..

Enronces, el problema NO es solo Sename, sino la forma de ver la niñez y la familia en Chile, y mientras todas las políticas públicas no apunten a velar por el interés superior del niño, digo del NIÑO y no del adulto entonces no lograremos nada, les pongo dos ejemplos, volvamos con Paulina, mientras sigue mirando el suelo, recuerda “acá nunca se pensó en mi, yo no tenía familia casi, solo una tía, y ellos decidieron que esa tía tenía permiso para sacarme a mi y mis hermanas, yo no së que estudio hicieron, porque esa tía me encerraba con su pareja que me violaba, y fue gracias a un psicólogo que notó mi pavor a irme con ella que logró que no nos dejaran salir con nadie ni a mí ni a mis hermanas”, ¿se pensó acá en el bien superior de la niña que fue Paulina? ¿O simplemente en el derecho de la tía de ver a sus sobrinas?
Otro ejemplo, casos de adopción, un niño susceptible de adopción es llevado con la familia que lo adoptaría, está meses con ellos y cuando ya va todo por buen camino, y El Niño de tres años adaptado, aparece la madre biológica y pide tenerlo, ¿entonces qué hacen? La madre tiene derecho a una oportunidad, sacan al niño de la casa de los futuros padres donde estaba contenido y lo llevan a un hogar en donde se le intenta generar lazos con una madre que no conoce cuando solo quiere estar con la mujer que quiere ser su madre… ¿Se pensó acá en el bien superior del niño, o solo en el derecho del adulto?

Pareciera ser este la primera piedra de tope para todas las políticas publicas respecto a infancia, y en este sentido desde el movimiento ciudadano ley infancia ahora se plantea la necesidad urgente de realizar una reforma constitucional en donde se reconozca como prioridad a la niñez y adolescencia -aspecto que se supone Chile se comprometió a hacer al firmar la convención de los derecho del niño, pero que aún ni siquiera piensa llevar a cabo- pues de esta forma será deber de todas las organizaciones públicas el pensar siempre en el bien superior del niño, y claro, la articulación de esto será una larga tarea, pero en todos estos casos descritos se podrá citar la constitución y podremos entonces defender a los niños de decisiones de adultos que se miran el ombligo.

La tarea es ardua porque es casi un empezar de cero, pero es deber de todos los chilenos y chilenas cambiar el mundo de los niños, de los de Sename y los del día a día, que no podemos olvidar que todos nosotros fuimos niños y en nuestro fuero interno, unos más otros menos, casi todos fuimos vulnerados de una u otra forma que nos marcó profundamente

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?