¿Seguir o no seguir?”: amamantar en situaciones extremas

0

Escrito por Pía Villarroel: Mamá de Francisco y Carolina, Mujer, Esposa, Matrona, Puérpera y Ser Humano

En general cuando se habla de lactancia materna, siempre se hace hincapié en los indiscutibles beneficios tanto para la mujer/madre como para el bebé.   En contextos normales (lactancia materna sin dificultades), el amamantamiento no induce problemas de salud. Sin embargo, cuando aparecen algunos problemas emergentes en la diada mamá/bebé, se hace necesario evaluar la continuidad de la lactancia. A pesar de lo anterior, la decisión de continuar o no amamantando, siempre es de la mujer/madre y debe ser una decisión informada y libre de sesgos o presiones.

lactancia--644x362

El sólo hecho de amamantar no enferma a las mujeres, son los contextos en donde ocurre el amamantamiento sumado a la actividad de amamantar lo que puede ocasionar problemas, es decir, ALGO MALO (enfermedad ya sea de la madre o el hijo/a, escaso o nulo apoyo social y familiar, vulnerabilidad social y económica, historia personal o familiar, etc)   + LACTANCIA es lo que puede poner en riesgo la salud de la madre o el niño/a. En este artículo he desglosado tres situaciones que pueden llevar a replantear la decisión de amamantar

  • “Dieta del amor”: Se le llama así a la dieta de exclusión que deben seguir las madres que amamantan a  bebés alérgicos alimentarios. La alergia alimentaria es un desorden inmunológico complejo donde el sistema inmune hace una reacción adversa frente a la ingesta de un alimento (o trazas de este). Se estima que en Chile alrededor de un 8% de niños tiene esta condición, y la primera opción de alimentación en los lactantes alérgicos alimentarios es la lactancia materna, pero como por la leche materna pasan fragmentos proteicos de lo que ingiere la madre, la dieta de ella debe ser estricta y libre de alimentos alérgenos.

¿Cuáles son los alimentos alérgenos?, cada niño/a es un mundo y lo que le produce reacción a uno, al otro no lo hará.  A raíz de la dieta de exclusión, la alimentación de la madre suele ser muy pobre y además estar en continua revisión, muchas mujeres/madres pasan meses comiendo dos o tres alimentos, también quedan fuera de la posibilidad de tener algún suplemento alimenticio, ya sea por colorantes o excipientes dudosos que han provocado reacción en sus hijos.

No es tan solo la restricción alimentaria, hay que sumarle la económica (las licencias médicas por esta condición suelen ser rechazadas y los alimentos tolerados suelen ser caros), la presión de cuidar muy bien lo que comen puesto que un error puede significar una terrible reacción y como si lo anterior no fuera suficiente hay que ir probando nuevos alimentos a una velocidad espantosamente lenta (un alimento por semana siempre y cuando el niño/a no esté enfermo o cursando alguna reacción).

  • Depresión: casi todas las mujeres/madres,  han experimentado períodos de tristeza, rabia y hemos sollozado con la cría en brazos,  el puerperio es un período transformador en extremo sensible, donde lo callado y enterrado durante toda la vida, simplemente reaparece y sin el apoyo y sostén adecuados nuestras crías están condenadas a repetir nuestra historia. No obstante la verdadera depresión es una enfermedad grave y necesita tratamiento, la madre deprimida no responde adecuada ni oportunamente  al hijo/a, no es capaz de prestarle atención,  ni de sostenerlo y eso afecta tanto la salud como el desarrollo y seguridad del bebé.

Una madre  jamás debe estar sola con un niño pequeño, necesitamos como sociedad y como cultura entenderlo así, necesitamos que las madres tengan la compañía y el apoyo social que requieren, pues esto es la prevención primaria de una depresión y es el piso de una crianza amorosa.

Un dato importante que hay tener en cuenta que amamantar también es un comodín en la crianza: el pecho materno calma el llanto, ayuda a la fiebre, entretiene, alimenta, etc. El destete no va a mejorar el ánimo de la madre y tomando en cuenta que uno de los sentimientos que caracterizan la depresión son los de incompetencia y fracaso por lo que para muchas de ellas lo último que necesitan escuchar es que además deben destetar. Sin embargo,  generalmente, por desconocimiento de los profesionales sobre las alternativas de tratamiento, es que es casi lo primero que se le dice a la madre con depresión.

  • Madre hospitalizada: para un niño/a (sobre todo cuando tiene menos de 3 años) separarse de su madre es brutal y horriblemente doloroso, tanto si toma pecho o no. Aunque la madre se saque leche y se la den al bebé, el niño necesita mucho más a su madre que a la leche. Habitualmente se les impide la visita a los niños a clínicas y hospitales, siendo que lo lógico es que sean hospitalizados juntos.  Se hace por el infundado temor a que los bebés enfermen por los gérmenes hospitalarios, pero hay que recordar que la mayoría de los niños nacen en hospitales.

La separación estaría justificada sólo si la madre está aislada por una grave enfermedad infectocontagiosa o el estado de gravedad de la madre es tal que imposibilita cualquier visita , de lo contrario separarlos es por comodidad y prejuicio del personal sanitario.

Habitualmente cuando la madre es hospitalizada la lactancia se interrumpe (también pasa cuando es el bebé quien se hospitaliza),  pero es posible relactar… no todo está perdido.

Para finalizar, las situaciones acá expuestas son una de las tantas que deben hacer pensar en continuar o no, no olvidemos que la maternidad trasciende el solo hecho de amamantar, si bien la lactancia es a la vez, alimento, amor, contención y estímulo, por sí sola, no garantiza una maternidad libertaria, placentera y gozosa  ni un apego seguro con el hijo o hija, ni un puerperio feliz un una crianza amorosa.

 

 

Acerca del autor

Somos un equipo de periodistas que trabaja constantemente para brindarte la mejor información, buscamos siempre las fuentes más confiables y comprobables, porque lo importante es decidir informada, la información da seguridad, y una madre que cría segura es una madre que cría más feliz.
Nosotras investigamos para que tú te dediques a criar y disfrutar.

¿Qué opinas?