Salas de lactancia: el punto débil de las políticas pro maternidad

0

Karen González

Organización alerta lenta instalación de estos espacios para funcionarias públicas. Departamento de Extranjería implementó este año un lugar destinado a las usuarias.

Como un logro calificó el Ministerio de Salud, a pocos días  de que se  conmemorará la Semana Mundial de la Lactancia Materna, la constatación de que el 53% de los bebés de seis meses se alimentan exclusicamente con leche materna. Asimismo, elogió la instalación del primer banco de este lácteo en el Hospital Sótero del Río, mientras en el Congreso, el proyecto de ley que asegura el libre ejercicio del amamantamiento en lugares públicos fue aprobado por el Senado y pasó a tercer trámite en la comisión de Salud de la Cámara.

No obstante, las iniciativas destinadas a promover la lactancia materna una vez que las mujeres vuelven al trabajo, están recién ampliándose y ni siquiera las instituciones del Estado dan el ejemplo. La instalación de una sala de lactancia, como lugar destinado a que las mujeres puedan extraer su leche de forma segura, aún no es una práctica uniforme en el aparato público.

“Hemos visto que las salas de lactancia están cada vez más presentes en las empresas privadas e incluso en lugares de concurrencia masiva, como grandes malls” afirma Graziana Bartolucci, directora de la Liga Chilena de la Lactancia Materna. “Pero falta en las políticas públicas una mayor ofensiva para exigirla incluso a las mismas instituciones del Estado”, agrega.

Si bien el Ministerio de la Mujer promueve las salas de lactancia en oganizaciones desde 2006, como parte del Programa de Buenas Prácticas Laborales, no todos los ministerios ni servicios cuentan con una. De hecho, en esta misma cartera, el espacio fue habilitado este año; mientras, en los ministerios relacionados con el ámbito, como el del Trabajo y Desarrollo Social, están elaborando los planes para su instalación.

“La Organización Mundial de la Salud recomienda que la lactancia materna complemente otros alimentos hasta los dos años”, explica Macarena Silva, del equipo nacional del Sistema Chile Crece Contigo. “En ese sentido, promover las salas de lactancia en los trabajos es vital, ya que según la última encuesta de Lactancia Materna de 2013, un alto porcentaje de las mujeres afirmó  dejar de amamantar a los seis meses porque volvían a sus trabajos”, agrega.

Desde el Ministerio de Salud informaron que se encuentran en proceso de elaboración de un protocolo que “servirá de base para promover e impulsar estos espacios en ministerios y servicios”.

Usuarios

La disposición de salas de lactancia en los servicios que poseen atención de público es otra iniciativa en pañales, aunque en hospitales pediátricos como Exequiel González, Calvo Mackenna y Roberto del Río existen lactarios disponibles para madres con hijos hospitalizados desde hace décadas.

Entre las entidades que atienden público masivo, el Departamento de Extranjería y Migración inauguró este año un espacio apto para el amamantamiento destinado a usuarias. “Una gran cantidad de mujeres viene con hijos lactantes, quienes debían ir a rincones o a espacios completamente inadecuados para amamantarlos. Eso era atentatorio y violento”, explica el director de Extranjería, Rodrigo Sandoval. “Hoy nuestra sala es ampliamente usada”, añade.

Acerca del autor

Somos un equipo de periodistas que trabaja constantemente para brindarte la mejor información, buscamos siempre las fuentes más confiables y comprobables, porque lo importante es decidir informada, la información da seguridad, y una madre que cría segura es una madre que cría más feliz. Nosotras investigamos para que tú te dediques a criar y disfrutar.

¿Qué opinas?