Reflujo gastroesofágico: un trastorno frecuente entre mujeres

0

Por Macarena Benitez

Aún cuando se puede presentar tanto en hombres como en mujeres, son ellas las que son más propensas a  sufrir este trastorno. Sentir sensación de ardor que se inicia en la parte inferior del pecho y llega hasta la garganta, sensación de que la comida se devuelve del estómago, sabor amargo, dolor en la garganta y tos nocturna, son algunos de los signos del reflujo gastroesofágico. Se trata de una enfermedad que afecta frecuentemente a mujeres, relacionada con la alimentación y los hábitos no saludables.

Cambios en los hábitos alimenticios y el estilo de vida pueden hacer la diferencia en el tratamiento.

Cambios en los hábitos alimenticios y el estilo de vida pueden hacer la diferencia en el tratamiento.

Respecto de esta patología, la doctora Diva Villao, cirujano digestivo de Clínica Vespucio, señala sus principales características y aporta recomendaciones sobre cómo prevenirla.

“El reflujo patológico se produce cuando el esfínter gastroesofágico, que es el encargado de evitar que los alimentos se devuelvan hacia el esófago, no cierra bien lo que genera que los alimentos o líquidos irriten el esófago al devolverse, provocando acidez y otros síntomas”, explica la especialista.

Existen ciertos factores de riesgo que estimulan su origen. Entre ellos, la doctora Villao destaca la obesidad, la ropa apretada, un embarazo avanzado, ejercicios extremos abdominales sin supervisión, tumores intrabdominales, determinados medicamentos, enfermedades asociadas, edad avanzada, hernia hiatal, el consumo de cafeína en bebidas, alcohol, consumo de alimentos irritantes como el ajo, la cebolla o los aliños, así como alimentos de alto contenido graso como los chocolates y frituras, así como el tabaquismo.

“Este tipo de factores relajan el esfínter esofágico impidiéndole que se cierre correctamente una vez que lo ingerido pasó al estómago, dejándolo permanentemente abierto. Además, cada vez que se consumen este tipo de sustancias o alimentos aumenta la frecuencia de los episodios en que se devuelven los alimentos del estómago al esófago y los malestares se vuelven más intensos”, argumenta la profesional.

Hay casos en los que la cirugía es la única vía para el alivio del paciente.

Hay casos en los que la cirugía es la única vía para el alivio del paciente.

Ocasionalmente, el trastorno se presenta sin acidez y esto ocurre cuando lo que asciende proviene del intestino, por lo general bilis, lo que puede provocar la misma irritación. “Una de sus posibles consecuencias es la esofagitis o lesiones severas al interior del esófago, que pueden darse sin la presencia de síntomas y que son posibles de identificar a través de una endoscopía”, añade Villao.

Según la especialista del centro privado de salud, el tratamiento del reflujo gastroesofágico se divide en:

1)         Tratamiento Médico, que consiste en realizar cambios en el estado de vida, evitando los alimentos ya mencionados; acostarse al menos tres horas después de comer algo liviano, evitando así que el alimento suba por efecto de la gravedad y por último, elevar la cabecera de la cama al menos 20 centímetros. En casos en que las molestias no ceden, se hace necesaria la medicación

2)       Tratamiento Quirúrgico

Hay diferentes técnicas quirúrgicas, pero las frecuentemente utilizadas son Fundoplicatura de Nissen Laparoscópico (en pacientes sin obesidad) y Bypass Gástrico Laparoscópico (pacientes con Obesidad y/o Hernia Hiatal).

Acerca del autor

Somos un equipo de periodistas que trabaja constantemente para brindarte la mejor información, buscamos siempre las fuentes más confiables y comprobables, porque lo importante es decidir informada, la información da seguridad, y una madre que cría segura es una madre que cría más feliz.
Nosotras investigamos para que tú te dediques a criar y disfrutar.

¿Qué opinas?