¡Quiero ser mamá! La emotiva historia de Michèle Labbé

0

“Llega una nueva Navidad y mis brazos siguen vacíos, decenas de test de embarazos negativos, decenas de test de ovulación que no han servido, mes a mes veo como  llega mi regla y ya casi la odio, por qué la vida me hace esto, por qué no puedo tener un hijo si yo solo quiero ser mamá, por qué le da hijos a gente que los maltrata y no a nosotros que solo vivimos para poder tener nuestro bebé en brazos”.

Este es el crudo mensaje de desahogo que deja una mujer en un grupo de Facebook de familias infértiles que buscan concebir, y es que aunque muchos piensen que esto es algo que pasa nada más que en películas cada vez son más las parejas que no pueden embarazarse y que inician una lucha silenciosa por conseguir las dos rayitas y tener un test positivo, endometriosis, miomas, poca cantidad de óvulos, menopausia precoz o bajo recuento de espermios son algunas de las principales causas que impiden a muchos quedar embarazados de manera natural.

Y entonces ocurre que te confirman tus temores, y te llenas de preguntas ¿a dónde ir, qué Clínica es la mejor, lo podremos lograr, contar o no contar a los amigos? Todo eso envuelto en el miedo de no poder tener a tu propio bebé en brazos, y aunque la adopción siempre es una maravillosa y real opción, no todas las parejas están listas para ello sin agotar todas las posibilidades.

El camino no es fácil y las crisis abundan, por ello es muy importante conocer otras historias y entender que no eres la única y que siempre, pero siempre es vital consultar otras opiniones, y es que en esto no da lo mismo la clínica ni el doctor, elegir a expertos, a especialista con experiencia y trayectoria en Chile y el mundo, puede cambiar tu historia, puede hacer la diferencia entre tener y no tener hijos. Así lo confirma la economista Michèle Labbé, quien al poco tiempo de casarse decide con su esposo quedar embarazados,  a los 37 años de ella, sin saber que  desde los 34 estaba comenzando una menopausia precoz que jamás presentó síntomas porque tomaba pastillas anticonceptivas.

No da lo mismo la clínica, siempre consulta una segunda opinión

“Fui a la Alemana y allá me dijeron que no había nada que hacer, que era caso perdido y que no valía la pena intentarlo. Pero mi hermana que es médico me dijo anda a la IVI, allá está el doctor Carlos Troncoso y ellos se rigen por el reglamento europeo que es menos estricto” Michèle señala en entrevista dada a Mamadre por Facebook Live, que muchas clínicas rechazan casos complejos porque ello les puede jugar en contra ya que existe una especie de ranking con las clínicas que tienen más casos exitosos y que por ello rechazan los pacientes con diagnósticos más complejos.

Así fue como cambió de clínica y llegó a IVI Chile. “Una vez ahí el doctor me dijo no tenemos tiempo, es difícil pero lo vamos a intentar”. Mientras inciciaban el proceso de inyección de hormonas para lograr que Michèle pudiera generar óvulos para concebir, entre exámenes y los rezos de toda la familia y amigos, la economista quedó embarazada de forma natural de su primera hija, un verdadero milagro que la llevo a decidir al poco tiempo de parir ir por el segundo “yo tengo dos hermanos y me daba mucha pena que mi hija estuviera sola, y no me quedaba tiempo para esperar, así que volvimos a inyectarnos hormonas, cientos de hormonas que te hacen andar toda hinchada, te haces amiga de la maquinita,  vas a tener más sexo con la máquina  que con tu marido” bromea la hoy feliz madre de tres niños.

Era difícil sí pero no imposible, todo el esfuerzo y todo el sacrificio valió la pena, “logramos sacar cuatro óvulos, los últimos cuatro óvulos, uno de ellos salió malo, y se fecundaron tres, de los cuales dos resultaron fecundados y así nacieron mis mellizos” relata contenta y emocionada Michéle quien hoy tienen en su velador enmarcada la foto de la primera ecografia fe sus pequeños milagros.

Consciente de que el camino no es fácil y que hablarlo es vital, Labbé llama a todas las parejas que estén pasando por esta situación a contarlo a sus familias y amigos, y de ser necesario acudir a un psicólogo, puesto que es muy duro aceptar que no puedes concebir sin ayuda, llenárse  de energías positivas, crear cadenas de oración, hacer partícipe a la familia y los amigos de cada etapa, de cada ecografia, de cada inyección, te ayudarán a sentirte contenida, y entender también que tu pareja, él hombre muchas veces no sabe cómo ayudarte, que a veces olvidó preguntarte cómo te fue, y que no lo hace por ser malo, sino porque realmente no sabe si hablar o no, y “uno que está con las hormonas por las nubes, Uf,  es terrible”.

Por eso es vital el apoyo psicológico, la contención, y el contar con un equipo médico y humano que te de seguridad y confianza en lo físico y emocional, pues así como el caso de Michèle existen muchos caso, como el del conductor Eduardo Fuentes que dio una dura lucha hasta lograr convertirse en padre, las posibilidades pueden ser muy amplias con las nuevas tecnologías, bancos de óvulos, de espermios, congelar óvulos, solo se trata de conversar e informarse y no perder las esperanzas, quizá no les resulte a todas pero sin duda, habrá muchas parejas que correrán la misma suerte que Labbé y podrán cargar a sus hijos en brazos.

 

 

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista.
Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños.
No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión.
Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso.
Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías.
@jbruna
jenny@mamadre.cl

Comments are closed.