Quiero llevar a mi hijo al estadio

0

Es domingo, un hermoso día de sol nos acompaña mientras andamos en bicicleta, mi hijo corre y juega por la plaza de la ciudad, de pronto veo por las calles a unos hinchas pasar, gritar, 10, 15, 20, hay un partido de fútbol… Entonces recuerdo, hoy juega Coló Colo, será mejor nos vayamos a casa antes que empiece el partido… Minutos después veo pasar una micro con hinchas de la garra blanca, no sé si fue el instinto, los recuerdos de noticiero o la tensión en el ambiente, pero comprendí que había que regresar a casa en ese momento, a las cuatro de la tarde ¿por qué? Porque las cosas podían ponerse peligrosas… Mi hijo no entendió por qué debíamos dejar el carrusel si era de día y no hacía frío… Camino a casa pensé, y ¿qué le diré cuando en dos años quiera ir al estadio? Que no puede porque lo pueden matar, golpear, acuchillar, que nunca se sabe lo que pueda pasar en un estadio…¡No! Yo quiero llevar a mi hijo al estadio, tal como fui yo y mis hermanos, quiero que vayamos y nos sintamos seguros y nos dediquemos a disfrutar del deporte y no a temer la delincuencia.

Estoy cansada de esto, de esconderse cuando hay partidos de alta convocatoria, de preferir no salir a celebrar con mi hijo de tres años luego de un partido de la selección porque puede ser riesgoso ¿a dónde hemos llegado? No es mi intención hacer una apología contra la delincuencia, la estructura social y la pésima distribución de ingresos están llevando las cosas al limite, pero no, tampoco quiero hablar de política, solo quiero llevar a mi hijo al estadio, al mismo que juega fútbol todas las tardes cuando su padre lo va a ver, al mismo que va a ver jugar a sus primos a la escuela de fútbol. Los estadios para las familias ¡esto necesita un alto ahora! Ya sé que el fútbol es un tremendo negocio, lucrativo y es también un punto de unión y patriotismo-y el opio del pueblo también-  pero es imposible que año tras año se repitan estas escenas y no hagan nada concreto para evitarlo.

La gran medida dicen las autoridades es que los partidos se jueguen a puertas cerradas…. ¿Y las familias donde quedamos? ¿Tendré que conformarme con que mi hijo vea el fútbol por una pantalla sólo porque no han sabido poner un alto al fuego? Y es que esto ya traspasa todos los límites, va más allá del estadio en sí, la delincuencia en eventos masivos se toma las calles, alcohol, drogas, gritos, peleas, vandalismo, ni siquiera podemos llegar a casa tranquilos, apedrear los autos, tener que pasar por sobre otro ser humano con tu auto para proteger tu vida y la de tu familia me parece una verdadera locura… Y ¿dónde quedan los derechos de los niños y su protección, quien le devuelve la calma a los niños y niñas de esas familias que en Sotomayor veían desde un cuarto piso una escena dantesca, mientras se oían disparos y gritos? ¿De qué forma podrá esa madre, ese padre? Explicar, contener y calmar a esos pequeños?

Quiero llevar a mi hijo al estadio, quiero que disfrute, que grite, que tenga y atesore esos recuerdos hermosos sin poner en riesgo su vida, quiero también salir a celebrar un triunfo a la calle sin temores, quiero un año nuevo donde los niños también puedan salir y disfrutar sin vandalismo desmedido. No me basta señores del fútbol con que decidan hacer partidos a puertas cerradas, no me basta con que lloren sobre la leche derramada, sé que las familias no son la real prioridad de las autoridades, sin embargo, quiero llevar a mi hijo al estadio y como madre, como mujer, como ciudadana exijo al Estado hacer lo que deba para protegernos y resguardarnos, no les diré cómo que está no es una columna política, más sí les diré que me parece gravísimo esta escalada de violencia no controlada, esconderse a las cuatro de la tarde porque hay un partido es un escenario digno de novela. No quiero tener que pensar en que mejor que le guste el tenis o la natación así me evito exponerlo a riesgos, y dicho sea de paso, me quito el peso que pueda algún día admirar figuras que como grandes futbolistas chocan autos lujosos y siguen siendo ovacionados, o atropellan gente y siguen siendo seleccionados nacionales.

 

Quieto llevar a mi hijo al estadio ¿y tú, sueñas con hacerlo algún día, lo llevarías a ver un clásico, y qué harías si a los 15 años quiere ir con sus amigos, vas a quedarte en casa con el alma en un hilo, lo vas a acompañar lista para atacar, le vas a enseñar defensa personal o vas a forzar a ver el partido tras una pantalla?  ¿Qué me dices mamá? Por estadios sin violencia, una campaña de las madres, #EstadioparalasFamilias #QuierollevaraMiHijoalEstadio

 

Un artículo que he parido, del vientre, del corazón de Mamadre…

Creo que todas juntas podemos iniciar una campaña que piense en nuestros hijos e hijas…

Un abrazo de luz!

 

Tara

 

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?