¿Qué hacer cuando los niños se pegan entre ellos?

0

La crianza supone muchos desafíos, pero ¿qué hacer cuando se golpean entre ellos, dejar que lo resuelvan solos, ignorar, intervenir, defender? De cómo les enseñes a reaccionar puede depender su vida adulta.

 

Qué hacer cuando los niños se golpean es una duda que muchos padres tienen, la antigua creencia que son cosas de niños y hay que dejarlos, parece derrumbarse cada vez más, y por ello hoy queremos compartir las reflexiones de la psicóloga Mónica Serrano de psicología y crianza, a través de su facebook comparte la necesidad vital de que los padres sean quienes tiendan el puente y regulen lo que ocurre.

Muchos adultos me consultan sobre ¿cómo reaccionar cuando otro niño agrede a su hijo? Generalmente se nos han transmitido ideas del tipo que los niños han de resolver sus conflictos entre ellos para aprender, que se autorregulan en lo social, que el adulto que interviene está sobreprotegiendo y, con ello, debilitando al niño, etc. También está muy generalizada la creencia de que aconsejar a los niños a devolver el golpe al agresor es la manera idónea de auto defensa. Nada más lejos de la realidad.

Los niños han de aprender a regular sus conflictos de una manera no agresiva y, para ello, necesitan el apoyo de una persona adulta. Además, necesitan aprender habilidades personales de autodefensa asertiva, lo cual también ha de modelarse por parte de un adulto.

La gestión de conflictos, la comunicación asertiva, el establecimiento de límites a los demás y la petición de ayuda son habilidades sociales que se desarrollan a través del aprendizaje social, desde la observación, la imitación y la experimentación.

Por lo tanto, cuando un niño recibe una agresión por parte de otro niño, es importantísimo que el adulto que esté a cargo de ese niño intervenga, apoyando al niño en la puesta de límite al niño agresor, ayudándole a expresar sus sentimientos y, sobre todo, ofreciéndole el amparo y la seguridad que necesita una persona que acaba de recibir una agresión.

Generalmente, si se presencia una agresión a un adulto por parte de otro adulto, se suele intervenir, buscar ayuda, evitar que la agresión se intensifique, etc. Cuando se trata de niños ya no se ve tan claro, de hecho, se permiten mucho más las agresiones a niños que a adultos.

Es necesario replantearnos estas creencias que sustentan educaciones violentas y desamparadas para empoderarnos hacia crianzas pacíficas, humanizadas y asertivas.

No permitir que agredan a nuestros hijos (aunque los agresores sean otros niños y por pequeña que sea la agresión), así como necesario no permitir que nuestro hijo agreda a otras personas es la base de una crianza empoderante y no violentada.

Los más pequeños 

En tanto el psicopedagogo español Miquel Mena explica en entrevista al diario ABC.es que “con dos, tres o cuatro años el niño pega como un recurso que ha aprendido de forma involuntaria de los amigos o de los propios padres» El pequeño entiende que ese gesto agresivo le reporta unos beneficios, es decir cree que pegando va a conseguir lo que quiere. «Si quiere el juguete de otro niño y comprueba que pegándole lo consigue, lo seguirá haciendo; si quiere captar la atención de los padres y constata que si les pega la tiene, aunque sea en forma de reprimenda, lo seguirá haciendo; si los padres le animan a responder pegando cuando otros le pegan, lo seguirá haciendo», asegura el psicopedagogo.

«Hay que suprimir las consecuencias positivas que se derivan del acto de pegarPara frenar esta actitud Miquel Mena recomienda «suprimir las consecuencias positivas» que se derivan del acto de pegar. «Si quiere el juguete de otro niño y le pega, evitaremos que lo consiga, le podemos decir que espere su turno o que nos lo pida a los padres; si nos pega a los padres, desviaremos su atención o responderemos con caricias y mimos. Si comprueba que llamándonos o enseñándonos sus juguetes obtiene una mayor respuesta y más positiva que pegándonos, dejará de hacerlo; si otros niños le pegan, le diremos que es una conducta incorrecta e intentaremos razonar con ellos o alejarlos de la situación».

ACTÚA. NO SON COSAS DE NIÑOS

Si quieres profundizar en la prevención e intervención ante agresiones entre iguales, consulta la información sobre el curso online ACTÚA: recursos para el acompañamiento activo a agresiones entre niños y prevención de la violencia entre iguales, aquí: http://www.psicologiaycrianza.com/actua/

Mónica Serrano Muñoz
Psicóloga especializada en Maternidad y Crianza Respetuosa. Crecimiento personal. Acompañamiento en momentos de cambio y crisis.
Asesoramiento. Terapia.
Directora de la Formación de expertas Maternidad Feliz-Crianza Respetada
Col. Núm. M26931
info@psicologiaycrianza.com

Acerca del autor

Somos un equipo de periodistas que trabaja constantemente para brindarte la mejor información, buscamos siempre las fuentes más confiables y comprobables, porque lo importante es decidir informada, la información da seguridad, y una madre que cría segura es una madre que cría más feliz. Nosotras investigamos para que tú te dediques a criar y disfrutar.