¿Qué es la violencia obstétrica?

0

 

Por Lorero Cabrera

Matrona 

Se considera violencia obstétrica a cualquier tipo de agresión al cuerpo dela mujer durante la atención del embarazo, parto y puerperio por parte del equipo de salud.

Podemos diferenciar dos modalidades, la física y la psicológica.
La física, se refiere a aquellas prácticas invasivas sin justificación como la administración de medicamentos innecesarios o por el contrario, la negación de la medicación cuando sea requerida. También se considera violencia, las acciones realizadas para apurar los tiempos para que se produzca el parto y el nacimiento.
La psicológica, considera el trato deshumanizado, grosero, humillante, La discriminación y la manipulación o la falta de información.
Muchas conductas de violencia obstétrica ni siquiera son identificadas por las mujeres quienes la reciben ni tampoco por aquellos que la ejercen, ya que son conductas repetidas a lo largo de los años y pasan a ser tan cotidianas que nos parecen ” normales”.
Facilita esta situación el desequilibrio en la relación medico paciente, el manejo de la información entre los que forman parte del equipo sanitario y la falta de educación que poseemos como sociedad sobre el tema.
En nuestro país, no existen registros a nivel ministerial que posibiliten establecer cuantas mujeres han sufrido de violencia obstetricia, debemos precisar estos hechos no se restringen al sistema público o privado, se dan en forma transversal en nuestra sociedad.
En el congreso, hace un par de años fue presentado un proyecto de ley para sancionar estos actos, pero hasta ahora…. No ha visto la luz.

Los episodios más comunes de violencia descritos por las mujeres son:
Burlas y humillaciones
Insensibilidad al dolor
Insultos y amenazas
Omisión en la atención oportuna o negación de la información
La utilización de la mujer como un objeto didáctico (por ejemplo, el ser evaluada ginecológicamente por un profesional y por varios alumnos en práctica, sin su permiso ni consentimiento).
La inducción de parto injustificada.
Las cesáreas innecesarias
La práctica de kristeller
El uso de Fórceps para acelerar el periodo expulsivo del parto
El uso rutinario de episiotomía
La separación madre e hijo sin permitir un apego precoz.

Yo sufrí de violencia obstétrica y no fue hasta hace un par de años que pude reconocerlo y recién cuando tome conciencia, pude hablar de mi experiencia y estoy segura que el equipo médico que me agredió, hasta el día de hoy no sabe ni reconoce que su actuar hacia mí fue violento.
Por eso creo que para evitar que esto suceda, como mujeres debemos conocer nuestros derechos, tenemos que empoderarnos y exigir un trato digno y respetuoso dejar de sentir que lo que vivimos, es en cierta forma el pago por tener un hijo.
También es necesario que los equipos de salud nos sensibilicemos sobre el tema, para poder cambiar las conductas rutinarias, desaprender las malas prácticas y respetar el deseo de la madre y su familia.
Sin duda el país está en deuda, necesitamos la aprobación del proyecto de ley que sancione y nos proteja de estos hechos.

Los invito a informarse sobre el tema en:
www.youtube.com/watch?v=wb-UvxNO9Rs
Y conocer relatos de mujeres en:
www.youtube.com/watch?v=2uXv3eyG5Rg
Un video gráfico, de alto impacto:
www.youtube.com/watch?v=HcZpqSZUdsU

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?