¿Qué alimentos evitar en el embarazo? Tips para comer bien

0

Para partir debemos recalcar que no se debe hacer dieta en el embarazo, en la idea clásica de dieta como restricción de calorías o macronutrientes (típicamente sacar la grasa), pero siendo  un período tan crítico para ti y tu guagua, si debes preocuparte especialmente por lo que comes, y por lo tanto de tu dieta en la acepción correcta de la palabra.

El profesional que te aconseje en el momento de planear tu dieta, deberá tener en cuenta tu estado nutricional, es decir si estás en tu peso, bajo o sobre él; tu edad, tu estado de salud previo, por ejemplo si tiene alergias alimentarias, factores de riesgo como presión alta, diabetes o azúcar elevada, etc.

Por eso te aconsejamos que busques hasta que encuentres a un profesional que te inspire y te de confianza, y que no embaraza y comida chatarrasólo te entregue recomendaciones tipo.

Aquí te damos algunas recomendaciones generales, que deberás tomar como guía de partida y desde ahí junto a tu doctor, buscar el ajuste para ti.

El aumento de peso deberá ser gradual y tendrá mucho que ver con tu peso y estado nutricional inicial. Si tienes nauseas o vomitos en el comienzo no es raro que no subas o subas muy poco de peso al comienzo, y quizá si estabas un poco bajo peso al principio de tu embarazo, tu cuerpo va a buscar subir más en un comienzo. No te asustes si te pasa eso, sólo consulta con tu especialista para que te quedes tranquila.

Hay muchas mujeres que en embarazo sufren de nauseas, sobre todo en las mañanas o  cuando pasan muchas horas sin comer. También hay algunas mujeres que sufren de acidez, siendo eso más común de lo que nos gustaría. Ambas situaciones se deben a la “danza hormonal” que hay en nuestro cuerpo que se está  ajustando a este nuevo estado.

Tratar de comer más seguido ayuda mucho, por lo que una buena recomendación en esos casos es dividir lo que comerías en un desayuno normal y comerlo en dos o tres veces durante la mañana. Lo mismo con el almuerzo o comida, dividirlo y comerlo en varias mini comidas ayuda mucho a minimizar los síntomas.

Tal como dijimos anteriormente, cada mujer y cada embarazo son distintos y uno debe respetar esa individualidad, pero hay algunas recomendaciones que son beneficiosas para la mayoría de las embarazadas:

Toma abundante agua o infusiones de hierbas evitando las bebidas artificiales y el exceso de té y café porque la cafeína atraviesa la barrera de la placenta llegando directo a tu guagua.

Muchas mujeres embarazas se preguntan que hacer frente a la restricción de comer quesos blandos, sushi, huevos a la copa, etc durante el embarazo. Claramente la cocción o aplicación de altas temperaturas es un medio que ayuda a inactivar las bacterias que nos pueden enfermar (patógenos), pero eso dependerá mucho también de la fuente del alimento que elijas. En relación al riesgo de salmonella y comer huevos crudos, aunque hay algunos científicos que no están a favor de restringir la ingesta  de huevos crudos o no totalmente cocidos (como los huevos a la copa) la mayor parte de la comunidad científica tradicional recomienda comer huevos cocidos por precaución.

listeriosis  También se recomienda evitar quesos blandos y cremosos como el queso feta, camembert, brie, etc salvo que sean elaborados a partir de leche pasteurizada y vengan en envases sellados, así como también evitar las carnes que no estén totalmente cocidas como el roast beaf o embutidos como el pastrami. También es mejor no comer salchichas a menos que las hayas “recocido” en tu casa antes de comerlas. La recomendación también incluye las cecinas y embutidos como mortadelas y jamonadas,  ya que todos estos productos pueden transmitir  una enfermedad que se llama listeriosis que puede causar aborto espontáneo y meningitis.

En relación al sushi, muchas veces se recomienda no comer pescado crudo, pero no de dice porque

Existen tres organismos patógenos que pueden estar presentes en nuestras comidas y que pueden pasar de la madre al feto, que son el toxoplasma, la listeria monocytogenes y la salmonella enterica; y ningno de ellos está presente en el sushi. Si se debe tener precaución con la higiene del producto, con que se respete la cadena de frío y con que sean pescados y mariscos bajos en metales pesados.

El pescado y los mariscos son una buena fuentes de proteína y de ácidos grasos muy saludables y recomendables en el embarazo como el omega 3, pero en mujeres embarazadas, o que estén en dando pecho, se debe limitar el consumo de pescados de gran tamaño que tienen mayor probabilidad de estar contaminados con metales pesados y mercurio . Los pescados a evitar son atún, albacora (blanco), sierra, halibut, langosta, mero, pez espada, tiburón y róbalo y la recomendación es consumirlos no más de dos veces por semana, y preferir pescados más chicos como salmón y mariscos como camarones.

Se debe tener especial consideración con las vitaminas en el embarazo y por eso la recomendación es comer muchas verduras y un poco menos de fruta. El ideal es que ambas sean frescas para tener una buena variedad y un buen aporte de vitaminas. El ideal es consumirlas con cáscara si son orgánicas. Si no son orgánicas la recomendación es pelarlas porque en la capa cerosa de la cáscara se acumulan pesticidas.

Si tienes resistencia a la insulina,  diabetes, o partiste tu embarazo con sobrepeso, puede que debas restringir un guata y verduraspoco más tu consumo de frutas, asunto que deberás discutir con tu médico o nutricionista tratante.

Si tu dieta es balanceada y tu estado nutricional bueno,eso debería bastar, sin haber necesidad especial de suplementar las vitaminas en el embarazo, pero eso lo deberás conversar directamente con tu doctor.

Si bien es cierto todas las vitaminas son muy importantes, hay algunas que son vitales en el embarazo como son el ácido fólico  y la vitamina B12 que junto a la colina, que ayuda a prevenir problemas del cierre del tubo neural (espina bífida, anacefalia) y la anemia megaloblástica. Se ha demostrado que el consumo de ácido fólico en dosis adecuadas 0,4 a 1 mg  diario,  en mujeres en edad fértil, ayuda a prevenir malformaciones del tubo neural hasta en un 70%

El tubo neural se cierra a los 28 día del embarazo por lo que es muy importante que te preocupes de que tu cuerpo tenga los niveles adecuados antes de quedar embarazada si estás buscando un embarazo, o que comas alimentos ricos en él apenas sepas que estás embarazada. Algunos alimentos recomendados como buena fuente de ácido fólico son los hígados, pero sólo los recomiendo cuando son de ganado de pastura libre. Los animales acumulan las toxinas, restos de antibióticos, plaguicidas, etc en el tejido graso y su hígado por lo que si son de criados en grandes estaciones industriales no aconsejo consumirlos.  Otras fuentes son las legumbres, y los vegetales de hojas verdes como acelga, brócoli, endivia, espárrago, espinaca y perejil, así como en frutas cítricas como kiwi, papaya. El ácido fólico ( o vitamina  B9) se pierde en la cocción, por lo que debe preferirse el consumo de estos productos crudos.

Otra de las cosas que debes tratar de limitar lo más posible  son la cafeína y evitar el alcohol, ya que ambos traspasan la barrera de la placenta y llegan al feto pudiendo causar graves trastornos.(1)

M. Angélica Martin
Mamá de 3
Creadora de “Acelera tu metabolismo”
www.aceleratumetabolismo.cl

 

Quieres saber más?:

1. Bases de la alimentación humana, Victor Manuel Gonzalez Rivera, página 472

 

 

 

 

Acerca del autor

¿Qué opinas?