Puerpera Otra Vez

7

Un día dijimos: ¿Y si somos 4?

Test Positivo

Dulce y Bella Espera

Nacimiento Consciente, una forma respetuosa de llegar a este mundo.

Puerperio… Otra vez llegó el puerperio.

Entre llantos, pañales sucios, demandas de la mayor y del menor. No me reconozco. ¿Por qué me metí en esto?

Al día siguiente, una mirada cómplice entre hermanos recarga mis energías. Apenas tiene dos meses, pero veo en sus ojos AMOR hacía su hermana. Amo mi familia. Amo ser madre de dos.

“MAMÁ quiero que me acompañes SIN mi hermano”, veo un manotazo al menor que NO ha sido casualidad, “¡Mamá juega conmigo!”, aumentan las pataletas. Estoy muy cansada. A ratos siento que no puedo. No me reconozco. ¿Por qué me metí en esto?

Pensé que iba a ser más fácil.  Pero aprendí que con cada nacimiento, nace una nueva versión del ser madre. Había aprendido a ser mamá de una, ahora soy mamá de dos.

Ella rie y él rie. Ríen a carcajadas juntos. Tienen una complicidad especial. Mi corazón se llena de amor con esos instantes. De a poco se irán acomodando las cosas, es un aprendizaje en conjunto aprender a ser 4.

Ella llora, él llora, Yo me desespero y grito. Más lloran y yo también lloro. En medio del llanto, trato de calmarme. Me repito como un mantra “Los amo, son mis hijos. Respira” Busco en mi mente alguna idea para reciclar. Empiezo a hablarles suavecito, los abrazo y los calmo.

Y la culpa… ¡Ay, que amarga compañera que es la culpa! Ya no tengo los mismos tiempos para jugar y cuando tengo tiempo, no siempre tengo las energías. Qué difíciles han sido los últimos meses. Sin embargo, de a poco me parece ver la luz al final del túnel.

mother-daughter-at-the-beach madre-soltera1

 

 

 

 

 

Así voy deambulando entre días de luz y otros de sombra. Momentos dulces que guardo para siempre y otros en los que no me reconozco y prefiero olvidar. Encontrándome con miedos antiguos y nuevos. El primer miedo ya fue derribado: Puedo amar a los dos tanto como amaba a la primera. Se ha multiplicado mi capacidad de amar. Ahora necesito multiplicar mis estrategias para criar de la forma que quiero, sin repetir los modelos que viví.

Esta soy yo, en un nuevo re-nacer. Encontrando mi nueva forma de vivir la maternidad.

Aprendiendo de mis errores, buscando nuevas herramientas.

 

Helena, Aprendiz de madre

Acerca del autor

Consultoría en Lactancia Materna

7 comentarios

  1. Que relato más lleno de ternura, amor y compasión…
    Me identifico con tus reflexiones y anécdotas…

    Gracias por abrir tu corazón de madre…

  2. Soledad Aravena el

    qué lindo texto! yo ya voy en el tercero, estoy absolutamente agotada (y mi marido también), y hay ratos en que todo se ve oscuro y patas arriba, pero veo como los mayores (niña de 6 y niño de 3) le hablan, besan y ríen con el más chico (de 3 meses) que los mira y se ríe también… y mi corazón se llena de ternura. de a poco cada día, aprendiendo a ser mamá de tres.

  3. El primer miedo es el que me paraliza para tener un segundo hijo. Amo tanto a mi hija que me consume el TERROR, solo imaginarme dejarla de querer… Pero a ratos siento que mi hija necesita un hermano, inclusive a veces, me lo pide… Pero soy muy cobarde como para dar este tremendo paso..

  4. Que inspirador relato. Me encuentro esperando mi segundo bebé y que cierto lo de aprender a ser mamá de dos ahora y el renacer de una mamá nueva con cada hijo. Gracias

  5. gloria escobar el

    Me siento demasiado identificada así transcurre mi vida entre días de culpa y días de felicidad en la luz y las sombras… Que bueno saber que no soy la única… Gracias!!!!!

  6. Marianela Cortés el

    Wow!! Tremendo relato!! Son tantas cosas en común que tenemos en general las madres… y aún así estamos tan solas!! Yo tengo un pequeño de 2 años 4 meses y espero al segundo, en mi semana 38… la culpa y el miedo me han acompañado a lo largo de este embarazo, a pesar de que la decisión de ser 4, de darle a mi pequeño un hermano fue super pensada y consciente. Me ha costado y me cuesta aún asimilar a este nuevo hijo en camino, porque aún me siento primordialmente madre de uno, me aterra dejarlo de lado, me aterra que se sienta desplazado, me aterra no amar tanto al bebé en camino como al mayor!! Y en más de una ocasión me hago la misma pregunta que tú…por qué me metí en esto?? Si estábamos bien los tres!!! Culpa otra vez de este sentimiento… ni pensar en hablarlo, porque cuando llego a insinuarlo hasta mi compañero se escandaliza!!! Qué decir… me siento aterrada de lo que viene!!

¿Qué opinas?