Primeros días con un bebé en casa

0

Los primeros días con un/a bebé en casa son de seguro unos de los más complejos de la ma/paternidad porque nos adentramos en un mundo completamente nuevo, lleno de dudas e incertidumbres, tremendamente gratificante pero a su vez muy intenso y a ratos un poco caótico.

Cuando nos dan el alta de la maternidad nos envían a casa con una serie de recomendaciones que tratamos de no olvidar mientras nos adaptamos a vivir con un recién nacido que nos necesita pegados a ellos/as día y noche.

Le puse bien el pañal, limpié bien el ombligo, es normal ese color de la caquita? son sólo algunas de las dudas con las que vamos a lidiar a diario hasta que nos acostumbremos. Por eso en Mamadre queremos ayudar a responder las dudas generales que te surgirán los primeros días y darte algunos consejos domésticos que te permitirán disfrutar más y estresarte menos.

Quizás el primer consejo que te podemos dar es CONFIA en tu instinto, desde que recibes por primera vez al bebé en tus brazos tu cuerpo, tu mente y tus hormonas estarán conectadas con él y desarrollarán un nivel de intuición sin precedentes, confía siempre en ti, madre o padre, si algo te parece mal no pares hasta calmar tus dudas, nadie sabrá más de tu hijo o hija que tú, aunque nunca en tu vida hayas mudado a un bebé.

Pide ayuda, una amiga me contaba que desde que nació su bebé instaló a su mamá en su casa, y es que los primeros días NO podemos hacerlo solos, mamá y papá no bastan, mucho menos si son primerizos, pedir a un familiar o amigo o amiga de confianza que los acompañe y ayude con las tareas domésticas (ordenar, cocinar, ver a hermanos mayores) será de gran utilidad y te ayudará a concentrarte en conocer a tu hijo/a.

Duerme cuando el bebé duerma, no esperes a que llegue la noche, aprovecha de dormir cada vez que tu bebé lo haga, mamá (y por cierto papá también) necesita descansar para cuidar, alimentar y amar a su hijo/a, del bienestar de la madre depende el bienestar del bebé, el autocuidado de ahora en adelante será trascendental.

Evita visitas a las que haya que atender, de seguro toda la familia y amigos querrán conocer al nuevo integrante, pero los primeros días en casa no son el momento para hacerlo, procura rodearte de quien signifique una ayuda, esta es la etapa de mayor necesidad mutua entre la díada madre/bebé, el silencio y la calma serán tus aliados.

reciennacido

Pero más allá de los consejos domésticos queremos poder ayudarte a bajar los niveles de ansiedad, para ello la pediatra y neonatóloga Lina Sánchez nos entrega una guía sobre lo que es normal en un bebé, sus cuidados primordiales y cuando acudir a un doctor.

Lo primero que debes saber es que cuando nace tu bebé saldrá de tus pechos un líquido un poco amarillento llamado calostro que es el mejor y más completo alimento que puede recibir un recién nacido, aunque te pueda parecer poco generalmente es justo lo que tu pequeño/a necesita.

Bajada de la leche: entre el 2 y 5 día del parto se produce la bajada de la leche, puede que te sientas un poco afiebrada o te duela el cuerpo, es una sensación similar al resfrío. Recuerda que la leche materna es lo mejor para tu bebé, y la mejor forma de asegurar la producción es poner a tu hijo/a al pecho constantemente día y noche.

Es normal en un bebé

Dormir mucho: en las primeras horas de vida muchos bebés duermen gran parte del día, succionan un poco del pecho materno y luego duermen de nuevo. Es muy IMPORTANTE que tu bebé NO pase más de 4 hrs. sin alimentarse de día y de noche, por lo que debes despertarlo cada cuatro hrs. y estimularlo a succionar tu pecho (prueba haciéndole cosquillas tras la orejita o poniendo unas gotas de leche en su boca.

Meteorismo: a veces algunos bebés no botan ningún “chanchito” pero sí muchos ” peditos” eso es completamente normal, incluso comienzan a quejarse dormidos y despiertos, eso NO es cólico y no necesita ningún remedio.

image– Deposiciones: es normal que un recién nacido haga deposiciones blandas y frecuentes (8 a 10 por día) generalmente después de alimentarse (sobre todo si recibe lactancia materna exclusiva), cuando reciben relleno pueden pasar incluso 48 hrs. sin hacer. Los primeros días las deposiciones son negras (meconio) y posteriormente cambian de color a amarillas, verdes o cafés, manteniendo una consistencia pastosa.

Sonido nasal: se oyen como flemas o como cerdito y generalmente ocurre de noche, NO es resfrío, esto pasa por respirar aire frío, te recomendamos calefaccionar la pieza y no sobre abrigarlo.

Hipo: es muy normal en los bebés y no les causa ninguna molestia, puedes aliviarlo acercándolo al pecho unos minutos.

Crujidos: a medida que se acercan al mes de vida los bebés pueden emitir sonidos similares al de una caja vieja que cruje, algo así como “pitufo gruñon”, es normal y desaparece al tercer mes.

Limpieza de ombligo y ojos

La parte más delicada de un recién nacido es su ombligo porque es una herida expuesta, por ello es vital le realices  una limpieza adecuada y estés atenta a cualquier cambio, inflamación o enrojecimiento ya que puede ser síntoma de una grave enfermedad llamada onfalitis. Es importante que sepas que en la clínica u hospital DEBEN enseñarte a limpiar el ombligo antes de darte el alta, si no lo hacen recuerda exigirlo. El cordón debe limpiarse con gasa o algodón y alcohol al 75% (NUNCA povidona ni bialcohol) tres veces al día desde la base hacia arriba hasta que se seque. Entre el día 7 y 21 el cordón se caerá, dos días después recién puedes bañarlo.

Por su parte la limpieza de los ojos también es muy importante los primeros días, algunos bebes suelen presentar secreción ocular, en estos casos para evitar una conjuntivitis o simplemente para prevenir puedes realizar a diario un aseo ocular de la siguiente manera.

– Lavarse muy bien las manos con agua y jabón.

– Usar dos tórulas de algodón o gasa humedecidos con suero fisiológico o agua hervida tibia.

– Limpiar el ojo desde el ángulo interno hacia afuera con suavidad, repetir si fuera necesario con algodón nuevo, mismo procedimiento en el otro ojo.

Cuándo acudir a urgencias

Es muy importante que como padres sepamos cuando consultar a nuestro pediatra y cuando ir a urgencias.

Consulta al pediatra si tu bebé tiene temperatura por sobre 38, si no ha mojado dos o más pañales, si le cuesta respirar o no desea alimentarse.

Acude inmediatamente a urgencias si ves mucosidad o hilos de sangre en las deposiciones, si tu bebé no se ha alimentado en más de 5 hrs., si notas alrededor del cordón umbilical u ombligo hinchado, rojo, con ampollas, manchas de sangre o mal olor.

image

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?