Alimentación complementaria: guía para madres

0

3La incorporación de los alimentos sólidos a los bebés es un tema muy interesante y a la vez entretenido, ya que como cada niño/a es distinto siempre será todo un mundo diferente, por lo que la mamá puede jugar con los alimentos que incorpora, con algunos lineamientos importantes debido a temas fisiológicos de los bebés de manera general.

Cuando comenzamos la alimentación complementaria marcamos un hito en la vida familiar, por ello es vital realizarlo con calma y comprender que cada niño/a es diferente, que los primeros meses la alimentación es educativa y debe ser siempre placentera y entretenida para el bebé. Dejar que toquen y exploren las texturas, incluirlos en la mesa junto a la familia serán de gran ayuda para vivir este proceso sin estrés.

La alimentación es un  proceso voluntario y consciente, por lo tanto educable. Es aquí donde radica la importancia que en este periodo entregarle al niño/a hábitos alimentarios saludables. La edad de introducción de alimentos sólidos se ha fijado en los 6 meses ya que se estudió la edad promedio en la que los bebés alcanzan un desarrollo suficiente de su sistema digestivo (para la digestión y absorción de nutrientes), como también que es en esta edad en la que cambian las necesidades de nutrientes por la que se necesitaría un gran volumen de leche para cubrirlos.

2

Esta etapa en el cambio de alimentación del bebé comienza con el reemplazo de una toma que se encuentre cercana a un horario de almuerzo (entre las 12:00 y 13:00 hrs.) se puede iniciar con una papilla de consistencia suave que incluya verduras cocidas o crudas licuadas y calentadas al fuego (acelga o espinaca, zapallo camote, zanahoria) y un puré de fruta cruda natural (manzana, pera, durazno, damasco, plátano, pepino dulce, jugo de naranja e incorporar progresivamente el resto). Para quienes deseen practicar el método BLW revisar nuestro artículo.

La higiene en la preparación de los alimentos es fundamental para prevenir enfermedades gastrointestinales, el ambiente del lugar donde coma el niño/a debe estar tranquilo y acompañado , idealmente junto a toda la familia, los utensilios a utilizar ojala pueda identificarlos como propios y la cuchara sea pequeña y de bordes lisos y suaves.

1

Inicialmente puede rechazarlo, ya que le estamos presentando algo totalmente nuevo, esto ocurre frecuentemente y se le llama neofobia, que es el rechazo inicial a algunos alimentos, éste es un fenómeno esperado en ellos, por lo que esto no debe una causa de no incorporar más estos alimentos , ni motivo de estrés para lo padres.

Respetemos si el niño/a no quiere comer, nunca debemos forzarlos pues la comida siempre debe ser placentera y entretenida, comer lo mismo que él, dejarlo tocar la comida, incluirlo en el almuerzo familiar pueden ser buenas formas de interesar a tu bebé a probar esta nueva experiencia, también puedes intentar re calentar lo que dejó y dárselo cuando vuelva a tener hambre, pero en caso de que tú creas que es mejor darle pecho o su mamadera hazlo ya que no debemos ser rígidos y hay que ir probando, pero la vez siguiente reintentar, siempre jugando y sin forzar. Es importante que vigiles si el rechazo es total o si se repite mucho, si es así, consultar al Pediatra.

Sugerencias para introducir comidas

Puedes comenzar con 1 cucharadita de puré de verduras e ir incrementando hasta llegar a ¾ de taza aproximadamente a los 8 meses y 1 taza de Puré mixto aprox. a los 9 meses.

La porción recomendada del puré de fruta es de ½ taza.  *Referencia de taza de café de 4 dedos de alto. La temperatura ideal del Puré de verduras o mixto es que sea lo más similar a la corporal alrededor 37°C, para enfriar no soplar sólo revolver y para probar la temperatura utilizar otra cuchara aparte, para evitar transmitir los microorganismos (bacterias) de la boca del adulto, lo que le podría provocar caries.

Se recomienda no mezclar el puré mixto con el postre para estimular la ingesta ya que enmascaramos sabores y lo ideal es que el pequeño/a pueda identificarlos.

Paulatinamente ir incorporando otros alimentos como los cereales (arroz, papa) y los cárneos (pollo o pavo desgrasados o vacuno de cortes magros como posta, asiento, filete) hasta llegar a un puré o papilla mixto y es importante agregarle aceite vegetal crudo (maravilla, pepita de uva, con mezclas de omega 3, oliva, etc.).

Cuando el niño/a ya tolere bien éstos, ir incorporando nuevos alimentos como zapallo italiano, betarraga, apio, choclo, quínoa, entre otros. Respecto a los alimentos que contienen gluten (proteína del trigo) como fideos, sémola, avena, se recomienda incorporarlos a partir del séptimo mes.

Las Legumbres (quínoa, lentejas, porotos, garbanzos bien lavados, y en el caso de las últimas 3 con su reposo previa cocción en agua) suelen incorporarse alrededor de los 8 meses inicialmente pasados por cedazo, el Pescado y el huevo a partir de los 10 meses. Es importante incorpores estos alimentos de a poco y estés atenta a cualquier cambio en tu bebé ya que pueden provocar reacciones alérgicas.

La cena podría ser incorporada a los 8 meses de edad, evaluando como va la inclusión del almuerzo, puedes reemplazarla por la leche de alrededor de las 18:00- 19:00 hrs.4

No  es recomendable la adición de sal ni azúcar, ya que no debieran necesitarlos (son utilizados en casos puntuales por necesidades específicas, siendo recomendados por un profesional), enmascaran los sabores naturales de los alimentos y pueden incentivar hábitos alimentarios poco saludables. Pueden utilizarse algunos condimentos naturales de uso habitual en la casa como el orégano, ajo, cebolla y otros, en cantidades pequeñas.

Respecto al cambio de consistencia de la comida, probar de licuado a molido con el tenedor, cuando ya aparecen los molares (muelas) incorporar alimentos de consistencia blanda y picados.

Desde que el bebé inicia la alimentación sólida se le puede ofrecer agua pura (sin adición de azúcar ni otros) alrededor de 20 a 50 ml por vez, 2 a 3 veces por día y ojala lejano a los tiempos de comida para no llenar el estómago con agua en vez de comida.

Los alimentos que quiera ir integrando y los que no, son opciones que toma la madre, pero se sugiere en el caso de por ejemplo vegetarianos, veganos, etc. asesorarse de un profesional para adecuar un tipo de alimentación que logre cumplir con las necesidades de nutrientes del lactante.

Para cuidar nuestro cuerpo, intentemos nutrirnos a través de alimentos lo más naturales posibles!!!

Macarena Mandiola Sánchez

          Nutricionista

Acerca del autor

Equipo de columnistas y colaboradores ocasionales de Mamadre.cl

¿Qué opinas?