Postres para “comer leche”

5

Les compartimos dos recetas de postres de leche otra forma de consumir lácteos

 Hay niños que no quieren tomar leche y qué mejor que la consuman en un postre. El chef de la Escuela de Nutrición de la Universidad de Chile, Guillermo Zuñiga,  rescata algunas recetas de postres chilenos muy fáciles de hacer.

LECHE ASADA

INGREDIENTES:leche asada

1 litro de leche

½ taza de azúcar

8 a 10 und de huevos

1 ramita de canela

Un poco de vainilla

 

PREPARACIÓN DE  LECHE ASADA

Calentar la leche con la ramita de canela y la azúcar de hasta que esté completamente disuelta, dejar enfriar y colar.

Agregar los huevos con la vainilla a la leche fría y revolver muy bien sin hacer espuma.

Llevar a moldes con caramelo y asar al horno a temperatura media por unos 30 a 40 minutos aproximadamente.

PARA EL CARAMELO:

½ taza de azúcar

½ taza de agua

PREPARACIÓN DEL CARAMELO.

Mezclar el agua con la azúcar y hervir hasta que se dore.

 

 

 

LECHE NEVADA

 

INGREDIENTES:

PARA EL MERENGUE:leche-nevada

1 taza de azúcar

2 claras de huevos

PREPARACIÓN DEL MERENGUE:

Juntar la azúcar y las clara de huevos y llevar a baño maría revolviendo hasta que se disuelvan los cristales.

Batir fuertemente con la ayuda de una batidora eléctrica.

PARA LA LECHE NEVADA:

1 litro de leche

½ taza de azúcar

6 unds de  yemas de huevos

1 cucharada de maicena

Un poco de vainilla

Una ramita de canela

Canela en polvo

PREPARACIÓN DE LA LECHE NEVADA

Calentar  la leche con la azúcar y poner copos de merengue en la leche en ebullición, una vez cocidos (2 ó 3 minutos por copo) retirarlos y reservar.

Luego filtrar la leche y agregar a las yemas con maicena suavemente y cocinar a fuego lento hasta que espese.

Vaciar la crema de leche en un pocillo y agregar los merengues con poco de canela en polvo

Servir bien frío.

 

 

Acerca del autor

Feliz madre de Matías y Daniel y de profesión periodista y especialización en Derechos Humanos, Género y Relaciones Públicas. Durante mi proceso de estudios tuve la dicha de combinarla con la crianza de mi hijo mayor y el embarazo del segundo. Hoy junto a Mamadre tengo la maravillosa posibilidad de compartir, comunicar y retroalimentar todas las inquietudes que día a día nos hacen construir un mejor mundo para nuestros hijos, hijas y toda la familia.