Pensión de alimentos: la dura realidad que viven las madres ante la ley

0

Siempre oímos decir no hay nada más sagrado que la madre, y es que realmente lo que vive una mujer al convertirse en mamá la lleva más allá de todos sus límites, en amor, en entrega, pero también muchas veces, en la pérdida de libertades y en la discriminación que viven a diario, sobre todo las que son jefas de hogar.

Según la última encuesta Casen el porcentaje de mujeres jefas de hogar en Chile alcanza al 39,5% cifra que se duplicó en una década y que sigue en franco aumento, este porcentaje se vuelve mayor en los estratos sociales más bajos donde la jefatura de hogar alcanza un 52,8% en los sectores del primer decil, sin embargo, es igualmente alta en los demás estratos sociales alcanzando en el quinto decil, es decir, en los sectores medios de la población, un 40%, situaciónque se vuelve una escollo casi insoslayable que no permite romper con facilidad el círculo de la pobreza.

Tal vez te interese

Proyecto busca crear igualdad entre hombres y mujeres en el cuidado de los hijos 

Maternidad Castigada 

 

 

Así dentro de los principales factores sociales y estucuturales que propician y perpetúan la desigualdad de la mujer frente a los hombres, se encuentra la maternidad y la responsabilidad que las madres deben asumir en soledad, pues a pesar que existe una legislación que regula la pensión de alimentos y el régimen de visitas de los padres, esta sigue siendo insuficiente ya que asume que los hijos son asunto de mamá y marca claras diferencias en los derechos de madres casadas y las que conviven de hecho.
Así podemos ver que el Código Civil estipula que “los gastos de educación, crianza y establecimiento de los hijos son de cargo de la sociedad conyugal, es decir, el régimen de bienes que se forma entre los cónyuges cuando no deciden pactar otro régimen de bienes. En caso que no hubiese sociedad conyugal, por que los padres pactaron separación de bienes o participación en los gananciales, o por que los padres no están casados, los padres deben contribuir a los gastos del hijo en proporción a sus facultades económicas. Esta es la regla general y el principio básico: los padres deben hacerse responsables de los gastos de sus hijos en proporción a sus facultades económicas.

 

Los padres pueden no cumplir las madres deben responder siempre
Margarita tiene 34 años es ingeniera en Prevención de Riesgos, tiene un hijo en edad pre escolar y se separó hace dos años del padre de su hijo que es Ingeniero Comercial, la pensión quedó establecida en 200.000 mensuales más las visitas de fin de semana por medio, y aunque muchos pudieran considerar que el monto es razonable para Margarita es una burla “es una burla, claro que lo es, el hijo es de ambos, 50% de ambos pero resulta que él pone solo 200.000 mensuales, y con eso no se mantiene a un niño, no se le da comida, no se le paga el jardín, las enfermedades, la ropa, la vida! Y más encima la ley opina que su papá cumple con su rol viéndolo de viernes a domingo cada quince días, con suerte lo ve 92 hrs al mes porque así lo determinó la ley, y eso les parece justo y razonable, pero soy yo la que lo cria, soy yo y solo yo la que lo cuida los otros 26 días del mes y para colmo la que debe matarse trabajando para darle un buen pasar. Desde que me separé y gracias a la ley ya casi no veo a mi hijo, lo tuve que poner en un jardín público y dejé de tener vida porque lo único que hago es trabajar y llegar a casa a disfrutarlo lo que alcanzo antes de que se duerma. Y me dicen a mí que eso es justo, no, eso es una burla, una humillación de las peores”.

Experiencia similar es la que ha vivido Valentina, Ejecutiva Bancaria que ha tenido que pasar por innumerables disputas legales con el padre de su hija que es abogado y un reconocido Notario, para poder recibir 250.000 de pensión para la hija en común, con lo que solo le alcanza para pagar el colegio de la niña según indica “La pensión quedo fijada en un monto de 250.000 que lo cumple antojadizamente debe depositar el dia 5 y deposita el 8, el 10 el 15 y no hay sanción por eso… A mi se me carga la colegitura del colegio el 5, y si no deposita ocupan mi linea de crédito que por ocuparla me cobran 30 mil pesos mensuales ¿Puede esperar el colegio de mi hija? ¿Puede esperar la señora que la cuida? ¿Puede esperar si se enferma? Uno como mujer debe hacer malabares para arreglarla y para ellos no hay sanción”.
Valentina explica además que a su juicio la ley tiene vacíos legales tremendos que perjudican a la mujer y a los hijos en común “él declaró tener menos bienes de los que tiene y por más que yo presenté todas las pruebas ordenadamente, la jueza me miró con cara de no puedo hacer nada… además a la hora de las notificaciones son 15 días en notificar, si no es el domicilio otros quince días más y así pueden pasar meses mientras el padre no pasa dinero y la mamá debe cumplir igual sea como sea, y cuando pagan ni siquiera de les cobra intereses, no porque esto sea como un banco, sino porque una debe endeudarse y asumir intereses que ellos jamás cubren”.

 

¿Cómo funciona la pensión de alimentos?

La abogada de familia Claudia Heredia nos explica “los padres deben alimentos a sus hijos. Se establece una presunción respecto de los hijos que demandan de alimentos de sus padres, entendiéndose que el padre o madre demandado tiene la capacidad económica para brindarlos. En virtud de esta presunción, el monto de la pensión de alimentos no podrá ser inferior al 40% del ingreso mínimo remuneracional (el 40% de $257.500, es decir, $103.000); si son dos o más hijos, el monto no podrá ser superior al 30% del ingreso mínimo remuneracional por cada uno. Nunca el monto podrá exceder el 50% de las rentas efectivas del alimentante. En caso que el padre o madre no tenga capacidad económica, se puede demandar a los abuelos. Esta obligación se mantiene vigente hasta que el hijo tenga 21 años de edad, y se extiende hasta que cumpla los 28 años de edad siempre y cuando el hijo se encuentre estudiando. Si el hijo sufre alguna discapacidad física o mental, el derecho de alimentos puede extenderse”.

En este camino cuando una pareja se separa o no viven juntos lo que recomiendan es regularizar tanto la pensión de alimentos como el régimen de visitas mediante un proceso llamado Mediación Familiar.

 

Mediación Familiar


La mediación familiar es un mecanismo de resolución alternativa de conflictos, que busca que las partes con diversas posiciones, logren un acuerdo por sí mismas, a través de la figura de un tercero imparcial, que se denomina mediador. El mediador, como su nombre lo señala, es una persona que intermedia entre las posiciones de las partes, que carece de autoridad para obligar a las partes a llegar a algún acuerdo. En consecuencia, si las partes tienen posiciones que no pueden ser encontradas en un punto intermedio, la mediación debe ser tenida por fracasada.
En general, la mediación es importante pues la legislación civil privilegia el acuerdo entre las personas que tienen un vínculo familiar entre sí, por sobre la decisión forzosa de un tercero ajeno a esa relación.
En lo que se refiere a la pensión de alimentos y al derecho de visitas, entre otras materias, la mediación es un paso previo obligatorio para quien desee demandar alimentos y/o visitas. Además, el acta de mediación en la que consta un acuerdo es equivalente a una sentencia judicial, por lo que se puede exigir el cumplimiento forzado de lo allí acordado cuando las partes no lo hagan voluntariamente.
Si el mecanismo de mediación falla recién se puede acceder a una demanda por pensión de alimentos, un juicio que toma un tiempo y en donde la madre debe hacerse cargo de mantener a sus hijos hasta que el tribunal resuelva lo que debe pagar el padre. Situción que sin duda deja en amplia desventaja a las madres, sobre todo a las de escasos recursos que deben realizar malabares para mantener a los hijos, lo que muchas veces las lleva a trabajar en exceso, perpetuando no solo en círculo de la pobreza sino también las sobreexigencias y la desigualdad de género ya que por ley los padres pueden fallar, pero las madres siempre deben cumplir.

Cabe destacar que Actualmtbe  nuestro país no cuenta con ninguna legislación que promueva y propicie la corresponsabilidad parental en todos los aspectos de la crianza de los hijos, lo que genera amplios aspectos de desigualdad entre hombres y mujeres así como un desmedro en la calidad de vida de los niños ya que todas estas medidas no privilegian el bien superior del niño como  lo plantea la Convención de los Derechos del Niño firmada por nuestro país.

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?