Pechos llenos, brazos vacíos… Lactancia cuando nuestro bebé se ha ido.

0

Es un tema tabú. Un tema del que generalmente no se habla cuando hablamos de lactancia. Pero ocurre.
A veces nuestro vientre queda vacío antes de tiempo y el dolor nos invade. El pecho se siente pesado y adolorido. Lloramos…. y de pronto vemos nuestra polera mojada, pero no son lágrimas. Es leche, la leche de nuestro bebé.

En el caso de pérdidas gestacionales por sobre las 14 semanas, puede aparecer la leche que era para ese bebé. Existen opciones farmacológicas para “cortar” esa lactancia. Sin embargo, no siempre funcionan, a veces llega la leche igual. Otras veces la madre necesita la confirmación de que su cuerpo SÍ estaba preparado para recibir a ese bebé. La sensación de pechos llenos y brazos vacíos es muy dura y requiere un acompañamiento especial.

Si una madre desea cortar la lactancia tras una pérdida, está en todo su derecho a hacerlo. El hecho de no tener a su bebé en el vientre o en los brazos, ya es un hecho lo suficientemente duro. Y puede resultar re-traumatizante la aparición de la leche.

Sin embargo, hay mujeres que como parte de su duelo, prefieren “donar” su leche. A un hermano mayor, una mascota, un bebé cercano en la familia, a un banco de leche, etc. De la misma forma como la donación de órganos permite a algunas familias transmutar el dolor de perder a un ser querido. A algunas mamás les permite sobreponerse el hecho de saber que la leche de su bebé ha ayudado a otros.Leaking-Breasts-article-RM

Cada mujer tiene su tiempo. He conocido mujeres en que ha sido unos días, unas semanas e incluso un mes. Una vez que la madre siente que ha cerrado su proceso, que su cuerpo ya ha llorado con leche a su bebé, entonces es tiempo de empezar a extraer cada vez menos, alargar el tiempo entre extracciones. Así poco a poco y gradualmente se acaba la producción y se cierra definitivamente el proceso.

Como siempre no hay una solución única, hay que escuchar el cuerpo. Cada mujer tiene derecho a vivir su dolor desde la postura que le haga sentido. Cada mujer merece recibir el apoyo adecuado para vivir o no vivir la lactancia cuando el bebé se ha ido.

La invitación es a conversar estos temas, para que deje de ser tabú. Y que las personas que nos rodeen en estos momentos tan dolorosos, tengan la delicadeza de acompañarnos amorosamente desde lo que nos diga nuestro útero-mente-corazón.

Develemos los tabú entorno a la lactancia.

 

Lorena Mercado López

Mamá. Consultora de Lactancia,

Dipl.Apego y vinculación temprana.

https://lactanciayfloresdebach.wordpress.com

 

Acerca del autor

Consultoría en Lactancia Materna

¿Qué opinas?