Parto Vaginal después de una Cesárea

32

Por Grasiele Pasinato

Doula

www.nacersonriendo.com

 

Hoy vamos hablar de un tema que todavía reúne mucho tabú y polémica. El parto vaginal después de una cesárea, también conocido internacionalmente como VBAC (Vaginal Birth After Cesarean) y en los Países de lengua Hispana PVDC (Parto Vaginal Después de Cesárea)

Es bastante común escuchar entre nuestros conocidos y amigos situaciones como: “mi primer hijo nació de cesárea, así que no me quedó otra para los demás” o “a mi doctor no le gusta intentar el parto normal después de una cesárea, así que ya tenemos todo coordinado”, historias como esa se replican todos los días y junto con ellas un concepto equivocado de riegos y beneficios del intento al parto vaginal, cuándo una cirugía mayor abdominal (cesárea) haya sido efectuada anteriormente.

Para desmitificar el PDVC, hablemos de evidencia científica. Según NIH (Nationtal Institute of Health), el parto vaginal después de una cesárea es una alternativa segura para la mayoría de las mujeres con cesárea previa. Ya el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología (ACOG) afirma que la mayoría de las mujeres con cesárea previa y algunas con dos cesáreas previas, son candidatas para el parto vaginal. La SOCHOG (Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología) también publicó un articulo de Healthday, donde se explica la seguridad de dicho procedimiento.

 

Cuándo el embarazo es saludable, y la cesárea anterior fue realizada con una cicatriz segmentaria transversa en el útero (como son la gran mayoría en la actualidad) y el trabajo de parto se inicia espontáneamente (sin inducciones farmacológicas) las chances de tener un parto seguro y normal es alrededor de 70% a 75%.

 

Y Cuales son los principales mitos y verdades?

 

Mito: El riesgo de una ruptura uterina en un PVDC (con 1 cesárea previa ) es de un 70% a 75%

Verdad: El riesgo real de una ruptura uterina después de una cirugía (en que el corte en el útero fue transversal) es de 0.5% – 1%, dependiendo de factores individuales.

 

Mito: Para facilitar una cesárea de emergencia, se requiere la epidural y una madre con cesárea previa en el intento de un parto normal NO puede recibir la anestesia, porque esa podría ocultar el dolor de una ruptura uterina.

Verdad: El Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia afirma que la anestesia epidural puede ser utilizada en VBAC y que las evidencias demuestran que la anestesia no enmascara el dolor de una ruptura uterina. Además sólo un 26% de mujeres presentan dolores cuándo ocurre la ruptura, lo que invalida el susto de que no puedan sentir específicamente a ese síntoma.

 

Mito: Existe un riesgo de un 25% de que mama e hijo podrán morirse.

Verdad: El riesgo de una mujer que planea un VBAC es sumamente bajo (0.0038%) o una repetida cesárea electiva (0.0134%). Evidencias limitadas, indican que existe un riesgo entre un 2.8 y 6.2% de riesgo de mortalidad infantil después de una ruptura uterina.

 

Mito: La inducción NO puede ser realizada absolutamente para madres en trabajo de parto con cesárea previa.

Verdad: En casos donde madre o bebé presenten complicaciones que requieran que el bebé nazca lo más pronto posible, pero no necesariamente en los próximos 10 minutos, la inducción puede ser la diferencia entre un VBAC y una nueva cesárea. Por esa razón ACOG mantiene que medicamente y concientemente indicada, la oxitocina sintética, sigue siendo una opción en el VBAC.

 

¿Y cuáles son los cuidados especiales y situaciones que deben ser respetadas para aumentar la seguridad de los PVDC´s?

 

Una cesárea previa, indica que una mujer poseé una cicatriz en su útero y al no estar intacto, requiere un cuidado especial y más cercano durante el trabajo de parto. De esta forma situaciones no conformes podrán ser diagnosticadas en tiempo, minimizando riesgos tanto para la mama cuanto para el bebe.

La literatura indica, que es mas seguro un PVDC después de una cesárea, cuando haya pasado entre 18 y 24 meses del parto anterior. En casos de que el intervalo sea menor, el riesgo puede ser aumentado.

Algunos doctores/clínicas llaman de “prueba de trabajo de parto”, el intento del PVDC antes de una nueva Cesárea. Durante la prueba de parto, como protocolo se sugiere que el bebe sea monitoreado constantemente para garantizar que esté soportando bien el trabajo de parto y principalmente para identificar una posible ruptura uterina, ya que estudios demuestran que se puede detectar más fácilmente dicha condición a través del monitoreo fetal.

Mujeres con dos cesáreas anteriores, dependiendo de los factores asociados, podrán someterse a la “prueba de parto”, pero siendo informadas de un riesgo mayor de que en comparación a una mama con apenas una cesárea previa.

Embarazos múltiplos, macrosomía fetal (bebes con un percentil elevado de crecimiento) o embarazo mayor a 40 semanas de gestación NO son excluyentes para el intento del PVDC.

En general la mayoría de las clínicas, cuentan con el pabilón y equipo de anestesiología disponible, en caso de que sea necesario realizar una cesárea de emergencia.

Hay mujeres que optan por un PVDC en la casa, en ese caso es tremendamente importante contar con un equipo con experiencia en ese tipo de parto y sobre todo con un buen plan de traslado en caso sea necesario, lo que incluye conocer al Hospital/Clínica y doctores que apoyaran como Backup.

Es cierto que existen riegos y también beneficios en el PVDC o en una nueva cesárea. Lo recomendable es que busques un equipo médico, que te entregue las respuestas de manera honesta y compasiva, donde conocerás tus opciones, pudiendo discernir entre lo que es realidad y lo que es mito,  conociendo tus derechos.

Has tenido un PVDC o te estas preparando para uno? Nos encantaría saber tu experiencia, no dejes de comentar!!!!

 

Cariños

 

Acerca del autor

Soy Grasiele Pasinato oriunda del sur de Brasil, madre de 2 hijos nacidos naturalmente. Hace 6 años renuncié a mi carrera en el mundo corporativo, para dedicarme al cuidado, acompañamiento y preparación de familias gestantes. Me certifiqué como Doula (DONA International) y Educadora perinatal (@Birthing from within) , en USA – durante los 4 años que viví en New York junto a mi família, acompañando partos en las principales clinicas de Manhattan, Brooklyn y tambien en New Jersey. Actualmente trabajo en mi centro, Nacer Sonriendo impartiendo talleres de preparación para el parto basados en la metodologia @Birthing from within y acompañando nacimientos como doula. Soy tambien coordinadora del grupo de doulas de la Clínica Universidad de los Andes y de los talleres de preparación para el parto que incluye el programa PNS (Parto Natural Seguro) en dicha institución.