Papillas y lactancia materna

0

Si has alimentado a tu bebé con lactancia materna exclusiva y ya se acerca a los seis meses de seguro tu pediatra te ha entregado un papel con las instrucciones para comenzar a introducir los alimentos, este suele ser un momento muy esperado por toda la familia, ver a tu pequeñ@ comer es emocionante, pero también está cargado de mucha ansiedad, todos tememos que nuestros hijos no coman lo que “deben”, pero ojo, los niños no comerán lo que esperamos en mucho tiempo, es lo más probable que siempre dejen comida, lo importante aquí es que generes un ambiente grato y cómodo para que desde pequeños sepan que comer es un rito agradable y familiar.

Si estás dando pecho lo primero que debes saber es que la alimentación es complementaria a la leche materna al menos hasta el año de vida, esto significa que NO es la fuente principal de nutrición, sino que más bien tiene como principal objetivo ir acostumbrando al bebé a comer, tener sus horarios y rutinas, y aportar los nutrientes que la leche materna deja de producir en cantidad necesaria como por ejemplo el hierro. La leche materna después de los seis meses continúa teniendo un alto contenido de grasa y micronutrientes comparada con la mayoría de los alimentos complementarios, siendo una fuente clave de energía y ácidos grasos esenciales.

Es común que los profesionales de la salud recomienden que cambies una de las tomas de leche por el almuerzo y/o la cena de tu bebé, sin embargo, el programa Chile Crece Contigo, recomienda todo lo contrario, especificando que  es importante No suprimir la lactancia materna por dar papillas u otro alimento complementario. El/la niño/a irá reduciendo o espaciando las tomas con el transcurso del tiempo de manera natural, es muy probable que el primer mes tu hij@ rechace el alimento y prefiera la leche, o que coma muy poquito, sobre todo si le das lactancia materna a demanda, si esto ocurre no te preocupes, recuerda que la función de la alimentación en esta edad es meramente educativa.

Al respecto  la Asociación Española de Pediatría señala que ” se debe ofrecer el pecho antes de los otros alimentos para que se pueda mantener la lactancia el mayor tiempo posible. La  leche materna sigue siendo el alimento fundamental del niño hasta el año de edad y la alimentación complementaria, es eso: complementaria al pecho”.

 

Señales para iniciar la alimentación complementaria

Cuando amamantas se recomienda iniciar la introducción de alimentos a los seis meses, nunca antes, sin embargo, no todos los niños y niñas están preparados para comenzar a comer a esta edad ya que se desarrollan a ritmos diferentes, por ello es importante que leas las señales que te indicarán que tu hij@ ya está list@.

– Se mantiene sentado, esto es de vital importancia ya que si no lo hace estará más preocupado de mantenerse en equilibrio que de comer y no será grato ni seguro para nadie. Esperar unas semanas no le causará daños si es un niñ@ sano.

– Son capaces de usar sus manos para explorar, de voltearse o de coger alimentos cercanos y llevárselo a la boca.

– Muestra interés por lo que mamá, papá y la familia comen.

Si ya has visto estas señales entonces es tiempo para comenzar con las comidas, ya sea decidas darle papillas o practicar el Baby Led Weaning (lee nuestro artículo aquí) es muy importante crees un ambiente cómodo, integrarlos a la comida familiar es siempre una buena alternativa, aunque los pediatras suelen recomendar dar el almuerzo a las 11 hrs. esa es una decisión de cada familia, si no comerá con ustedes, procura sentarte igual junto a él/ella y hacer un rito, comer tranquilos, disfrutar el momento y tener mucha paciencia

 

Sus primeras papillas

Frecuentemente se recomienda que le des a probar de a uno los alimentos para ver como reaccionan a ellos y para que distingan sus sabores, puedes darle zapallo camote, zanahoria, espinacas, acelga, por separado o juntos, realizando un puré de consistencia suave,  puedes molerlo tu misma o pasarlo por la juguera, algunos médicos recomiendan agregar aceite de oliva o de pepita de uva, o cualquiera que contenga omega3.

Al principio comerá muy poco una cucharada o dos, de a poco irá aumentando la cantidad, incluso si un día no come no hay problemas.

Trata de introducir carne pronto para dar la dosis de hierro que requieren, procura que sean carnes magras sin grasas. Las frutas es preferible las des crudas, contrario a la creencia de darlas cocidas es bueno que los bebés se acostumbren a comerlas crudas pues poseen muchas más vitaminas, comienza de preferencia con manzanas, peras ralladas, si vas a dar plátano procura que sea sin pepas al principio al igual que la frutilla pues son alergenos importantes.

Y si deseas preparar algún cereal o fruta con leche puedes usar tu propia leche materna sin problemas, así lo recomienda la Asociación Española de Pediatria, tratando de aplazar lo más que puedas la introducción de leche de vaca, ya sea en yogurth o similares.

Finalmente es fundamental estén atentos a cualquier cambio en tu bebé, si notas mayor irritabilidad, llantos sin causa aparente, cocedura en sus genitales, granos o similares es probable que se trate de una reacción alérgica a algun alimento y debes consultar con tu pediatra.

Para saber más sobre alimentacióm complementaria lee nuestro articulo.

Foto: alphegafarmacias.es

 

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista.
Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños.
No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión.
Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso.
Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías.
@jbruna
jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?