No soporta lavarse los dientes ¿maña o problema sensorial?

5

Es común ver a madres, padres y cuidadores sorprenderse cuando sus hijas e hijos rechazan actividades tan comunes y cotidianas como son ponerles bloqueador, cortarles las uñas, y lavarles el pelo o los dientes. En muchos casos se catalogan como niños y niñas “mañosos”, ya que esta situación les genera gran irritabilidad y múltiples pataletas, sumado a mucha preocupación y estrés por parte de sus cuidadores.

En ningún caso podemos evitar estas actividades, ya que son necesarias y están ligadas directamente a su bienestar. Entonces, ¿qué hacemos?

Si notan que sus niños y niñas presentan alguna de estás características, lo primero que se debe hacer es probar distintas opciones para ver como se pueden realizar estas actividades modificadamente e ir haciendo de éstas un proceso, guiados por la paciencia y el amor al momento de ir proponiéndolas.

A los niños y niñas lo que más les gusta es jugar y aprenden todo por medio de la imitación.

Por ejemplo:

Para lograr que usen bloqueador se puede presentar un poco al frente de ellos y que primero lo toquen, que le pongan a sus juguetes, al otro día mostrarles que se pueden poner un poquito en el brazo, que vean siempre que el adulto realiza la actividad antes y que es divertida y así sucesivamente. Lo que tiene que ver con el agua se realiza de la misma manera, al momento de lavarse el pelo, primero que juegue con agua y luego que ya integra esta sensación ir avanzando poco a poco.

Con el lavado de dientes es de mucha ayuda que primero vean como el adulto se los lava, luego pasarles un cepillo de dientes que sea de su interés y que juegue con él varios días y de a poco irá imitando, hasta que logrará lavarse los dientes. Una buena forma de cortar las uñas es cuando duerme.

Si luego de todos estos intentos e ir probando por lo menos un mes día a día, paso a paso y la reacción sigue siendo la misma, es posible que su hija o hijo tenga un trastorno del procesamiento sensorial, que explicado en su generalidad significa que su sistema nervioso no está procesando correctamente las sensaciones que provienen del ambiente.

En este caso es indispensable pedir evaluación con una o un Terapeuta Ocupacional, quien luego de realizarla, propondrá una intervención que se enfocará en modular esta sensaciones para que se registren de manera armónica. Esto se conoce como Integración Sensorial.

Es muy importante tener siempre en cuenta el respeto, por lo tanto si un niño o niña rechaza una actividad no realizarla y buscar opciones para poder ayudarlo. Siempre hay más de un camino y ellos son seres de proceso, es indispensable que madres, padres y cuidadores tengan mucha paciencia, conozcan a sus hijos e hijas y aprendan todos juntos en familia.

Nicole Vidal Retes
Terapeuta Ocupacional.

Acerca del autor