No quiero mandar a mi hijo al jardín

23

No se espanten con el título, no será necesario denunciarme, sólo que no quiero mandar a mi hijo de casi 3 años al jardín, no me parece necesario y no logro comprender por qué a todo el mundo le ha dado con tildarme de loca aprensiva sólo porque no quiero  escolarizarlo antes del tiempo en que la ley y el gobierno chileno me obligan a hacerlo, o sea, a los 4 años.

Y no, no estoy criticando a quienes lo hacen, la realidad económica, social y laboral, acaso porque no cultural, nos obliga a escolarizar a nuestros hijos e hijas desde muy pequeños, son miles las madres que deben dejar a sus pequeños bebés de menos de 6 meses para volver al mundo laboral y mantener así a sus familias, vayan pues mis felicitaciones para ellas por el tremendo coraje que eso implica, porque sé que sufren, sé que les cuesta, sé que quisieran tener otra opción

A lo que voy es ¿por qué hay que mandarlos antes de tiempo? si mi profesión me permite trabajar desde casa y por decisión personal prefiero ser yo quien críe a mi hijo ¿cuál es la necesidad de llevarlo al jardín? ¿No son suficientes los 12 años de escolarización obligatoria como para pretender adelantar ese proceso?

Conversando de esto con unas amigas me encontré con los argumentos más insólitos, “les hace súper bien ir al jardín así aprenden a socializar con otros niños”… Mmm… ¿Sólo pueden socializar en el jardín? ¿Y en las plazas? ¿Con hijos de amigas? ¿No sirve ese tipo de socialización?
“Yo tengo una amiga que desde que su hijo va al jardín está mucho más independiente, hasta se prepara el desayuno solito y tiene 2 años” ok no sé ustedes pero prefiero ni siquiera comentar sobre este grado de “independencia”.

“Aprenden a hablar más y mejor y así fortalecen sus defensas y además tienen rutinas” bueno comprendo los niños necesitan rutinas pero también pueden tenerlas en casa, eso de que aprenden a hablar más no creo que sea algo que se fomente necesariamente por el jardín, creo más bien que se da porque las tías les hablan bien y así aprenden a expresarse, quiero decir que pienso que ese es un proceso normal en el desarrollo de los niños que lo puede fomentar el jardín, pero también la mamá, la abuela, la nana… no es algo privativo de ir a un establecimiento educacional.

Entonces no, nada de eso me convence, hasta que una amiga me dice “¡por último galla por ti! Para que tengas libertad todas las mañanas”… Bueno eso es un punto importante, tiempo para mi y para trabajar tranquila… Auto cuidado… Es muy cierto que lo necesito, Pero no, sigo sin convencerme… prefiero que lo vea mi mamá.

No, no quiero mandarlo al jardín, al menos no quiero hacerlo porque los demás crean que debería hacerlo, y pues, lo más probable es que lo mande, mi hijo también tiene un padre y el pobre está desbordado con la presión de “todos los hijos de mis amigos ya van al jardín”, y claro yo lo entiendo, no es fácil luchar contra la corriente ¿no? y él, como todos, quiere lo mejor para nuestros hijos, pero ¿quién dijo que lo mejor es lo que todos hacen?

Sabían ustedes que en Finlandia, país con el mejor sistema educativo del mundo, los niños ¡recién se escolarizan a los 7 años! Sí leyeron bien, y además ellos reciben una atención muy personalizada, comprendiendo que todos los niños aprenden a distintas velocidades. El pediatra español Carlos González también lo dice, las guarderías no son necesarias, ni siquiera para socializar. Entonces, si no son necesarias, ¿por qué nos obsesionamos con que los niños vayan al jardín antes de los 4 años? No les parece a ustedes que por alguna razón  los gobiernos han decidido que esta es la mejor edad, sí ya sé, los políticos no son unos genios, pero si incluso ellos creen que no antes de los 4 años, entonces ¿por qué la sociedad nos presiona con mandarlos antes? ¿por qué se nos tilda de aprensivas por no querer hacerlo?

Entonces ¿por qué  los mandamos al jardín? Porque los demás lo hacen, para tener tiempo, para que vea otros niños… En resumen porque como dice El Principito los adultos ya no tenemos tiempo para las cosas verdaderamente importantes, llevarlos a la plaza, fomentar la vida de barrio, entre vecinos, primos, amigos de tus hijos, dedicarles tiempo verdaderamente de calidad… Si yo procuro llevarlo a la plaza todos los días y si día por medio juega con la niña del piso de abajo… ¿Para qué el jardín?

Ah claro es que sabe menos, no voy a enumerar sus capacidades a riesgo de parecer engreída, sólo diré que no veo ni he visto ninguna pero NINGUNA diferencia entre mi hijo y los que van al jardín, salvo, claro está, que sólo tuvo 3 resfríos en todo el año y ninguno grave…

Sé que mi situación es excepcional pero me pregunto ¿a qué estamos jugando los adultos? Prefiero una nana, que lo cuide su abuela, ocupar de mi tiempo para ir a la plaza  pero creo que cada cosa a su tiempo… Para ser “educado” tendrá tiempo suficiente… Por suerte existen los jardines Montessori y Waldorf que me permitirán al menos mandarlo a un lugar donde lo dejen seguir siendo niño libre sin pretender mantenerlo sentado y encerrado jugando a algo que no le interesa…

¿Y tú? Si pudieras elegir, lo mandarias al jardín? Pues si algún día te cruzas con una madre como yo no la critiques ni trates de aprensiva, es otra forma de criar, una manera quizás un poco ilusa de protegerlo el mayor tiempo posible de una educación que poco educa, o tal vez una forma de fomentar sus capacidades, lo que sea, aprendamos a respetar sin juzgar.

Mucha luz a sus familias y a todas quienes deben enviar a sus hijos/as al jardín.

Tara

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl