¿Por qué no puedo bajar de peso?

2

“Siento que el cuerpo me pide comidas que sé que me engordan, no sé que hacer” “no puedo comer pan, pero ¡pucha que me gusta! a veces como y me siento tan culpable” Es frecuente escuchar este tipo de cosas en mi consulta… y es que hemos estado influenciados durante milenios por creencias de que el cuerpo está separado de la mente, pues les tengo una noticia, ¡no! no lo está, nunca lo está. No necesariamente siempre comemos desde emociones negativas como comer desde la rabia o la pena… a veces comemos desde el agrado pero engordamos igual (comiendo sano, o no) y es que se nos olvida el tercer ingrediente… la mente, las creencias.
Sandra Ray dice “no es lo que comes lo que te engorda, es lo que crees acerca de lo que comes” Y es que tenemos diversas creencias, patrones y mandatos heredados, conscientes y muchos de ellos muy inconscientes y ni siquiera elegidos, acerca de lo que comemos, lo que nos produce y sus consecuencias. Pues es momento de tomar en cuenta estas tres variables si quieres hacer un cambio profundo… a veces sirve la dieta, otras no… a veces sirve dieta y ejercicio… a veces no… claudico, me canso, no tengo tiempo… a veces alimentarme conscientemente o comer bajo el biotipo sirve enormemente.. a veces no…

¿Vamos probando? experimenta y anda sacando conclusiones. En ese recorrido generalmente vamos descubriendo una verdad implacable… no solemos escuchar a nuestro cuerpo. Escuchamos a nuestra mente. Y de eso se trata precisamente el conflicto que produce el decir estas frases tan usuales como las que menciono al principio… No estamos acostumbrados a escuchar el cuerpo.
Recordemos un momento cómo comen los bebés… cuando ya llevan un tiempo con la alimentación complementaria, los bebés comen hasta que la guatita se llena, y dejan de comer. Los principales conflictos de mamás y papás son precisamente porque no se comen todo, o comen muy poco…
Descartando problemas físicos y/o emocionales, podemos vislumbrar que muchas veces se trata de que ellos/as simplemente han comido hasta que se han saciado. Y ¡listo! el cuerpo habla, les dice “hasta aquí no más” y se acabó el problema. Y lo mismo con los tipos de comidas: comen lo que les gusta más y rechazan algunos sabores. Las mamás se espantan de que no recibirán todos los nutrientes. Comenzamos a hacer comentarios acerca de la comida, a estresarnos para que no baje del percentil, que no se desnutra, nos pasamos uno y mil rollos al respecto. Le damos el postre con la comida, inventamos una y mil técnicas… y ahí comienza todo… “Hay gente que no tiene qué comer!”… “Si no te comes la comida no vamos a poder salir a jugar”.. Los mandatos comienzan a entrar en nuestra mente y poco a poco… comenzamos a comer desde ahí… por culpa, por manipulación, por deseos de agradar, porque no me reten, porque quiero que mi mamá me lleve a los juegos, etc, etc, etc.

www.psicoblog.com

www.psicoblog.com

Psiconutrición: La mente al servicio del cuerpo y las emociones
De a poquito y sutilmente… comenzamos a internalizar inconscientemente estos patrones y a superponerlos a lo que el cuerpo me dice. Como aunque no tenga hambre, como aunque no me gusta, como aunque ya me siento satisfecho.  Pasan los años y a veces a algunos les pasa que esos mandatos se convierten en cárceles, me vuelvo prisionero de mis lealtades, de la lealtad a mi mamá que me cocina con tanto amor “como le voy a rechazar su cazuela!” el miedo de quedar sin la aprobación (amor de la mamá) es más fuerte que escuchar lo que el cuerpo te pide como alimento y cúanto te pide.

Comemos por amor. O dejamos de hacerlo…
“¡No me dan ganas de comer, pero sé que tengo que hacerlo!” han pasado ya 7 horas desde la última comida… “sólo como de noche, así como tranquila, no necesito comer más, tomo mucha agua…”

 

Las vivencias de estrés a la hora de comer en familia aparecen como fantasmas, como sutilezas… pero la necesidad de sentir el control sobre mi mismo suele ser más grande, suele superponerse también… y así como poco… controlo, me controlo, tengo el poder sobre mi mismo, me siento mejor que tú, ¡ya no me controlas, ya no me defines!… me empodero mentalmente desde el autoflagelo, desde algún dolor ahí escondido entre comida chatarra e intentos de terminar el plato de pastas.

 

El falso empoderamiento me tiene atrapada/o. Yo creo sentir que no tengo hambre… la mente se ha apoderado de todo mi cuerpo, la mente toma el control mientras el cuerpo va apagándose, sintiéndose maltratado y lejano a la vitalidad…Y éste ejemplo pasa mucho, pero así como esta, hay muchas otras vivencias con otros matices.

Para poder volver a naturalizar el flujo de nuestra relación con los alimentos y la nutrición emocional-física y espiritual, comprendamos que el organigrama necesita una re-evaluación. Es la mente la que necesita estar al servicio del cuerpo, y las emociones las que necesitan ser conscientizadas para que la mente le dé una información adecuada al cuerpo… luego el cuerpo decide, y vuelve a informar a la mente… tomamos consciencia, nos alimentamos en consciencia.
¿Cómo vas a tener el cuerpo que quieres si no lo escuchas? Le pides al cuerpo lo que la mente quiere y no escuchas lo que el necesita. El cuerpo no se siente escuchado, se frustra, se enrabia, se rebela…

¿Cuántas veces al día comes con hambre, esa que te suenan las tripas, no el “es hora de almuerzo!”? Permitámonos poner en tela de juicio esos mandatos, porque para hacer un cambio, necesitamos conocernos, el autoconocimiento genera autoconsciencia, y desde ella comenzamos a actuar en sintonía con nuestro verdadero poder personal… el poder de darle a nuestra casa, el cargo que le corresponde.

La triada necesita reconstruirse en común-unión… el cuerpo necesita ser escuchado, las emociones necesitas ser escuchadas, conscientizadas, contenidas e internalizadas… la mente necesita comprender todo esto, ordenarlo y SOLTARLO, llevarlo al cuerpo nuevamente… es por ÉL que podemos permanecer acá… y yo puedo estar aquí con mis dedos, escribiendo ésto.

Gracias cuerpito por todo lo que me das, te honro aquí y siempre….
Pamela Labatut H.
Psicóloga Clínica – Psicoterapeuta
Terapeuta floral AITF
Reiki, Maestra registros akashicos, Moon Mother
Creadora del método Psiconutrición Holística
Psicoterapia Holística orientada a la autoconsciencia y empoderamiento.
www.psicologiayflores.cl

Acerca del autor

Mamá, Psicóloga Clínica – Psicoterapeuta. Terapeuta Floral Acreditada y terapeuta complementaria. Atención individual y parejas. Especialidad en Autoestima-autocuidado, duelo gestacional, maternidad, sueño infantil. Terapias, talleres y círculos de mujeres en Rancagua.
www.psicologiayflores.cl

2 comentarios

  1. Este es mi tercer mail y no eh tenido respuesta me gustaria colaborar en el cuidado de algun bebe algunos dias en la semana por favor contactar a mi numero 86872905

  2. Estimada Josellinne, entiendo que te refieres al articulo que publicamos sobre el programa Abrazame?
    Si es asi, te cuento que en el mismo articulo sale el link para llenar un formulario para que puedan contactarse contigo las personas responsables del programa. Aqui te dejo el lin del articulo y el link del formulario.

    http://www.desarrolloigualitario.com/programa-abraacutezame.html
    http://www.mamadre.cl/2015/06/programa-abrazame-contencion-bebes-abandonados/

    Saludos

    Pablo Hernández García
    Director Administrativo Mamadre.cl

¿Qué opinas?