No necesitamos una ley Sophia, la pena de muerte no es la solución

0

No hablaré de los detalles escabrosos porque duele el corazón y el alma, no hay chileno que no hable hoy de Sophia, y sin embargo, sin ella no seríamos capaces de pensar en la necesidad de proteger a la niñez.

Somos un país reaccionario que cada cierto tiempo enarbola banderas de lucha por alguna tragedia, pero no somos capaces de manifestarnos para prevenir de manera constante, sino hay crimen no hay conciencia, hoy han masacrado a Sophia y todos piden a gritos una ley en su memoria, pero ¿qué estamos pidiendo realmente? ¿Qué vamos a conseguir con que vuelva la pena de muerte? ¿Protegemos acaso a toda la niñez y juventud creando una ley de paso para disfrazar nuestra indolencia hacia los niños?

No, no necesitamos una ley Sophia, o al menos no como la están planteando, necesitamos una ley de garantías de TODOS los derechos de TODA la niñez donde se den las directrices para.prevenir el maltrato y abuso infantil en todos los ámbitos, donde los niños dejen de ser un bien familiar y se nos traspase la responsabilidad a todos como un buen social.

Tres de cada cuatro niños sufre algún tipo de maltrato infantil en Chile según UNICEF, una de cada diez niñas sufre abuso sexual en el mundo, según ONU somos el cuarto país en el mundo con mayor cantidad de denuncias por abuso sexual infantil. De hecho hace solo unos días en el Facebook de a revista digital de maternidad Mamadre se preguntó a qué edad fue tu primer acoso.sexual, fueron más de 500 los.comentvarios de abuso sexual cometidos todos contra niños y niñas menores de 16 años, muchos de ellos lo contaban por primera vez en la red social

Entonces ¿de verdad ud cree que necesitamos una ley Sophia?

No necesitamos de regreso la pena de muerte, necesitamos que el abuso sexual en Chile NO prescriba, que todos esos hombres y mujeres que fueron acusados y se atrevan a contarlo puedan denunciar sabiendo que el abusador será enjuiciado, necesitamos que los niños y niñas sean tratados como sujetos de derecho y no como objetos de protección, necesitamos una legislación que cuando pesquice casos de negligencia pueda de verdad proteger a los niños y no llevarlos a Sename donde probablemente el maltrato se.perpetúa.

Antes de pensar que soy insensible reflexione conmigo, Sophia antes de fallecer fue llevada por un fuerte golpe en la cabeza, Sophia no asistía a los controles de niño sano ¿sabe usted que por ley los profesionales de salud están en la OBLIGACIÓN legal de hacer visita domiciliaria y de denunciar en las OPD o tribunales de familia por presunto maltrato? Pero no lo hicieron en el Cesfam, no lo hizo el consultorio, no lo hicieron tampoco los vecinos que sin duda oían sus gritos, y eso señores se llama complicidad, en particular los funcionarios públicos incurren en un delito y en negligencia por no denunciar, ellos pudieron salvarle la vida a Sophia pero no lo hicieron porque nadie quiere denunciar, porque lo he oído de sus propias bocas, porque todos se pasan la pelota.

Ahora piense usted, si hubiesen denunciado, se.llevan a Sophia a un centro de Sename ¿de verdad estaría protegida si probablemente también la abusarian, maltratarian y violarian sus derechos humanos? ¿Y si mataran al padre, cómo proteger a los otros niños y niñas que jamás van a hablar, sabe lo difícil que es lograr que a alguien le den la pena de muerte, y mientras tanto qué, quién cuida a mis niños y a tus niños?

¿Ve que no sirve la ley Sophia, ve que la pena de muerte no va a proteger a los niños y niñas, se da cuenta que el problema es más profundo que una sanción más dura?

Entiendo el dolor y el desconsuelo, pero si quieres, si queremos proteger a nuestros niños salga a la calle y pida una ley de garantías de la niñez vinculante, pida que no prescribea el abuso sexual, pida que el profesional que no denuncia sea sancionado por encubrir, pida que Sename deje de existir y se cree un verdadero sistema de reparación para los niños y niñas vulnerados.

Porque la ley Sophia sólo actuará cuando ya hayan sido violadas, cuando ya los torturaron, cuando ya les destruyeron la vida, pero una ley que garantice los derechos y prevenga los delitos es una ley que cuida. Si estás consternado como yo entonces te invito a firmar por una ley de garantías de la niñez y porque el abuso sexual no prescriba en Chile. Que Sophia no quede en la rabia del momento y que su dolor nos recuerde que todos somos responsables de su muerte, por acción u omisión, todos creen hoy que pegar a un niño los hará gente de bien, pero nadie ve que en ese discurso se esconden los abusadores que se llevan a tantas Sophias porque saben que en Chile a nadie le importa proteger a la niñez.

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora. Fundadora de Mamadre, amante de la vida, un buen vino junto a un libro y mi amado Valparaíso. La maternidad me cambió y hoy me siento en el deber de acompañar a otras madres para criar en libertad.