«No lo tomes en brazos que se va a mal acostumbrar»

0

Debe ser una de las frases más oídas por las madres y padres del mundo «no lo tomes en brazos que se va a mal acostumbrar» lo dicen a modo de amenaza y uno novato y culposo  hace caso a las recomendaciones y aún contra el instinto intenta dejar al bebé en la cuna.

Recuerdo que cuando estaba en el colegio nació mi sobrino mayor, mi hermano lo cargaba todo el día y hacia que durmiera las siestas en su pecho, el bebé estaba plácidamente dormido y se calmaba rápido, pero fueron tantas las críticas y advertencias de las tías, primas, abuelas y hasta pediatras que optaron por dejarlo en la cuna y calmarlo con la manito, se supone eso lo haría más independiente, y si quizás lloró menos al entrar a sala cuna y no pedía a mamá ni a papá, pero vamos que en su adolescencia se sigue metiendo en la cama de sus padres y pidiendo dormir con la luz prendida y cerca de un adulto.

Quizás si este bebé hubiese estado en brazos cuando lo requería  habría sido más dependiente o mamon como dicen hasta los cuatro o cinco años, pero tal vez tendríamos a un niño seguro y confiado en la adolescencia.

Estudio echa por tierra el mito de acostumbrarse a los brazos

Ahora la buena noticia es que los padres de hoy tienen más de un estudio para responder cuando les digan que los bebés manipulan con los brazos, unos investigadores de la Universidad de British Columbia (Canadá) realizaron un estudio y pidieron a 100 padres que guardaran un registro diario sobre el comportamiento de sus bebés. Durante 4 años los padres apuntaron puntualmente sus hábitos de alimentación, sueño y cuánto tiempo al día los sostuvieron en brazos. Una vez finalizó ese periodo los investigadores tomaron muestras de ADN de los niños y las analizaron.

Los resultados  son sorprendentes porque indican que  los brazos de los padres, el contacto físico, puede transformar el ADN de los bebésLos datos de la investigación indican que los niños que fueron sostenidos en brazos menos tiempo mostraron una maduración molecular inferior que aquellos que tuvieron un contacto físico frecuente.  Los investigadores, en concreto, encontraron un menores niveles de maduración en regiones cromosómicas relacionadas con el sistema inmunológico y el metabolismo y los resultados se asocian a otros estudios que han encontrado que un menor nivel de maduración molecular en la primera infancia está relacionado con un peores indicadores de salud en la vida adulta.

Tomarlos en brazos mejora la autoestima 

Al respecto el neuropsicólogo Álvaro Bilbao autor del libro «El cerebro de los niños explicado a los padres» aclara los siguientes aspectos respecto al mito de se va a acostumbrar a los brazos.

– La realidad es que los brazos ayudan a construir la autoestima y la confianza de los niños.

– La realidad es que los brazos de los padres activan algunos interruptores genéticos en los niños que les protegen frente a las enfermedades

– La realidad es que no se puede mal acostumbrar al amor y al cariño, pero sí a la soledad y al rechazo

– La realidad es que si quieres que tus hijos elijan el día de mañana ser queridos por alguien que les de amor y cariño harías bien en acostumbrarles a recibir amor y cariño desde que son bien pequeñitos.

– La realidad es que los bebés necesitan los brazos de sus papás y sus mamás!!!!! …..y no dejes que nadie te diga lo contrario.

Fuente: Blog Álvaro Bilbao 

Foto: Ellahoy.com

Acerca del autor

Equipo de columnistas y colaboradores ocasionales de Mamadre.cl