No esperes a ser la misma mujer

0
mujer habitadaNo esperes volver a ser la misma mujer luego de ser madre.
Puede que te mires al espejo y no te “re-conozcas”.
Puede que no sientas tu cuerpo igual de ágil que antes.
Puede que la gente diga que no pareces la misma.
Puede que te sientas enloquecer
y quieras ser la misma que eras.
Pero no lo serás.
No serás la misma, serás una mujer renacida a la vida.
Gestaste un ser.
Llegado el momento, sabrás quién es esa nueva mujer.
Sólo sumérgete en las profundas aguas de la maternidad.
No temas ahogarte, aprenderás a nadar en ellas.
Tu cuerpo sigue siendo bello, ágil y más potente,
aunque no cumpla los cánones establecidos por la moda y aquello que nos venden y que termina siendo sólo ilusión.
No eres la misma.
Pero no hagas caso a la gente, escucha a tu bebé…
y a ti misma.
No vas a enloquecer, está más lúcida,
cuerda y espectacular que nunca.
No serás la misma, serás mejor.
Y sabrás de una fuerza interior,
hasta ahora desconocida por ti.
Janeth Ivimas

Acerca del autor

Feliz madre de Matías y Daniel y de profesión periodista y especialización en Derechos Humanos, Género y Relaciones Públicas.
Durante mi proceso de estudios tuve la dicha de combinarla con la crianza de mi hijo mayor y el embarazo del segundo. Hoy junto a Mamadre tengo la maravillosa posibilidad de compartir, comunicar y retroalimentar todas las inquietudes que día a día nos hacen construir un mejor mundo para nuestros hijos, hijas y toda la familia.

¿Qué opinas?