No apures a tu hijo/a, respeta sus tiempos y procesos

2

Me pasa algo con esto de Julián y su ser prematuro y que también me pasaba con Sebastián… siento que en general, no respetamos los tiempos de nuestros niños y niñas.

Me pasó con Sebastián que nos vaticinaron lo peor…. y hoy él ha ido buscando su lugar, su forma, su orden. buscándonos cuando nos necesita y pidiendo espacios y libertades cuando era preciso.

Pensaba en el pediatra de Julián, que le había indicado comenzar la comida…. y mi corazón sentía que no estaba preparado para eso. Hoy su pediatra antroposófica me dice que Julián efectivamente necesita un poco mas de madurez… unos 2 meses mas para comenzar a probar comida. Si le hubiese dado comida, literalmente le hago estallar la guata, porque su peristaltismo esta disminuido.

Sus órganos son inmaduros, sus glándulas, sus músculos… van lento…. va…. como un caracolito sin pausa, pero sin prisa. Y me pareció perfecto…. porque cada vez que le doy la mamadera, para mi es como darle pecho…. me siento conectada, miro sus ojos, le hablo a su alma por su estadía en la neonatología y el nacimiento traumático que tuvimos, este tiempo lento y pausado ha sido un re-encontrarnos y re-conocernos. Conectar esos lazos que no pudimos por las circunstancias. Yo misma voy lento…. sintiendo, observando…. respetandoME y respetándolo.

Se espera que los niños/as cumplan ciertas metas a cierta edad… caminar, hablar, salir los dientes, empezar a comer, dejar los pañales, etc, pero a medida que veo a mis niños y como van evolucionando siento cada vez mas que el verdadero rol de padres y madres es respetar, potenciar y facilitar la esencia de cada uno de ellos en sus maravillosas individualidades. Sin apurar, ni perturbar el fluir… sin presionar, sin acelerar lo que es lento, como si se abriera una flor tímida y delicada. Y nosotros estuviesemos ahi como silenciosos y amorosos guardianes. Esperando , protegiendo, potenciando su aroma… disfrutando su color y fuerza.

¿Por qué apurarlo?
Porque la ciencia dice que si no come a tal edad, ni se sienta a tal edad… después va a tener problemas escolares y bla bla…. nada de eso me sirve a mi ni a mi hijo, no es valido para nosotros…. y si es así…. nos lo bancamos.

Yo lo miro a los ojos y siento que su alma me grita “mamá, respeta mis tiempos”, así como miro a Sebastián y su alma me dice “mamá, confía en mí y abrázame” o miro a mi Josefina y me dice “mamá, permiteme probar mis alas y escúchame”.

No sé si lo estaré haciendo bien o mal…. mi parte científica siempre me dice que la estoy embarrando. Pero eso que hay en mi alma dice que escuche a mi corazón…. que mire sus ojos, que confíe…. en mí, en ellos, en Dios.padre e hijo

Náyade Quiñones Li
Mamá 

Enfermera U. de Chile
Consteladora Familiar Sistémica
Maestra de Reiki – Registros Akáshicos
Trabajo de Sanación con nuestras Raíces Ancestrales. 

Acerca del autor

Mujer, Bruja Urbana, enfermera del alma, mamá en entrenamiento. Enfermera de la Universidad de Chile, Consteladora Familiar Sistémica, Maestra de Reiki (Gran Maestría), Maestra de Lectura de Registros Akáshicos, canalizadora, Terapias Complementarias Integradas.

2 comentarios

  1. Estimada. Buen artículo! Mi niña tiene siete meses y no quiere comer ni tomar leche de fórmula. Quisiera saber si esos médicos antroposóficos me pueden ayudar y, de ser así, me podría recomendar alguno en Santiago por favor.
    Saludos

¿Qué opinas?