Nicotina de padres fumadores se transmite al bebé a través de la ropa y la piel

0

Se analizó las células de la piel de los bebés y el pelo, y se llegó a la conclusión de que aunque los padres fumen afuera, la nicotina se transmite de todos modos a los hijos.

El “humo de tercera mano” es el que queda adherido a la piel o a la ropa de un fumador. Así lo define un estudio realizado en Cataluña, en el que se indica que los bebés que duermen con padres fumadores presentan niveles de nicotina que superan hasta en tres veces a los que duermen en otra habitación (sin estar en contacto con este humo de tercera mano).

De acuerdo a un estudio estadístico conducido en España, el 73% de los adultos que fuman, reconoce que lo hace en presencia de sus hijos. Pero el humo que no es inhalado por los fumadores pasivos a través del ambiente, queda impregnado en los cojines, las alfombras, las cortinas o en las ropas. Un estudio del Instituto Hohenstein, en Alemania, encontró que este humo alcanza concentraciones de sustancias tóxicas que incluso pueden ser mucho mayores que los del aire cuando está contaminado por el humo del tabaco.

Esta investigación reveló que sólo el 30% del humo de los cigarrillos es inhalado por las personas, mientras que del 70% restante, una parte va a la atmósfera y la otra se queda en los textiles, que retienen la nicotina para liberarla en contacto con la piel humana, informa 20minutos.es.

La mayoría pensamos que el hábito de salir a fumar al balcón termina con el problema de conciliar el hábito de fumar con la salud de los infantes. Pero el estudio indica que esto, que parece inocuo, es una costumbre muy perjudicial. Fumar al aire libre cerca de los niños o tomarlos en brazos después de haber fumado afuera, parece no ser la solución. Se realizaron cultivos usando muestras de células de la piel de bebés de padres fumadores, comprobando que la composición y la estructura de la célula, como las propiedades de su tipo de piel, habían sido afectadas negativamente.

El estudio de la Agencia de Salud Pública de Cataluña analizó el pelo de 1.101 bebés, de cuyos padres, al menos uno era fumador. Los investigadores encontraron que en un 79% había más de 1 miligramo de nicotina acumulado, lo que reveló que aunque suspadres tomen algunas precauciones que parecieran ser efectivas, estos bebés se exponen al humo de todas maneras.

Los autores del trabajo señalan que decidieron analizar el pelo de los bebés porque de esta forma se puede recoger la “exposición a largo plazo al tabaco, ya que cada centímetro de pelo recoge un mes de exposición“. El estudio se demonina Bibe, fue realizado por el Instituto de Salud Pública de Cataluña y fue publicado en la revista Journal of Epidemiology and Community Health.

Por otra parte el doctor González Torralba, especialista en Neumología del Hospital del Tajo de Aranjuez, ha señalado que “existe una clara relación causal entre el tabaquismo de los padres y el desarrollo de patologías respiratorias en los hijos”.

“Los lactantes y niños menores de 2 años, hijos de padres fumadores, sufren mayor número de enfermedades respiratorias, asma, bronquiolitis, bronquitis, neumonías , así como mayor número de agudizaciones de patologías respiratorias ya existentes, que los hijos de aquéllos progenitores que no fuman”, ha matizado.

 

 

Fuente: El Ciudadano

Acerca del autor

Somos un equipo de periodistas que trabaja constantemente para brindarte la mejor información, buscamos siempre las fuentes más confiables y comprobables, porque lo importante es decidir informada, la información da seguridad, y una madre que cría segura es una madre que cría más feliz. Nosotras investigamos para que tú te dediques a criar y disfrutar.

¿Qué opinas?