Nacimiento lotus: sin separar al bebé de su placenta una nueva forma de nacer

1

 Mucho se habla hoy de esperar  unos minutos antes de cortar el cordón umbilical que une a madre y bebé en el momento del parto, ya que reporta beneficios de toda clase para el recién nacido, en este camino y apelando a una visión más espiritual  hoy en día se comienza a practicar el llamado nacimiento Lotus, que consiste en la práctica de dejar el cordón umbilical sin cortar, de manera que él bebé permanece unido con su placenta hasta que el cordón se separa naturalmente por el ombligo, exactamente como lo hace un corte del cordón, entre 3 a 10 días después del nacimiento. Entre los beneficios espirituales de este acto se encontraria el traspaso de “dones” de parte de la placenta hacia el bebe.”

Si ya nos parece raro hablar de Placentas, imagínense lo que será hablar de un Nacimiento Lotus, es poco lo que se sabe en la actualidad de esta particular practica y son muy pocas las familias que eligen dar a luz en un Nacimiento Lotus. Implicaría un acercamiento distinto al momento de escribir la historia del nacimiento, cualidades como la confianza y la paciencia, no estarían demás en un nacimiento tan particular.

“Nunca nadie me pregunto si yo quería dejar el cordón umbilical intacto y que me mantuvieran unida a mi placenta, para llegar del viaje hacia la vida tomada de mi cordón umbilical y despedirme a tiempo pausado de la que fue mi única compañía intrauterina… era recién un bebé….y no tenía el poder para tomar esa decisión…”
Y si puede parecer impresionante ver la triada neonatal, bebe-cordón-placenta todo conectado, me parece más impresionante suponer la posibilidad de que esta práctica sea considerada como un derecho humano.
Más aun no podría acercarme a este tema, más que desde la espiritualidad y la ritualidad que advierte esta práctica, el profundo respeto por el espacio sagrado del nacimiento y la llegada de nuevo ser humano.
Dar a Luz en un Nacimiento Lotus, es una Ceremonia de Crear Paz en un espacio sagrado de No Violencia en donde se respetan los tiempos de la naturaleza.

A efectos de esta revisión sobre el nacimiento, valdría destacar la necesidad del acompañamiento al momento de transitar por ese laberinto de cordón umbilical, placenta y bebe más madre iniciando lactancia dentro de un post parto inmediato. El panorama suena crudo, sobre todo cuando los beneficios pueden ser en mayor parte espirituales. Y me atrevería a administrar una pequeña microdosis mezclada con chocolate, miel y canela para que la mujer empiece a navegar por la cama tras las olas del parto. Sobre todo me gustaría estar presente ahí para ella, caminar con seguridad por el que hacer misterioso y quebradizo de los próximos 3 o 10 días y salir del laberinto del parto con confianza.

No puedo dejar de mencionar los beneficios sicoemociales, el fortalecimiento del apego y vinculo madre-bebé Tenemos una maravillosa torta de hormonas y nutrientes a nuestro lado y su presencia ya es medicina.
En los estudios animales se ha observado que, al ingerir la placenta, rica en POEF, se desencadena el comportamiento maternal, produciendo opiodes endógenos, que por un lado contribuyen al vínculo con la cría, a la supresión del dolor del parto y, por otro, favorecen la recuperación física del esfuerzo de parto.
El Nacimiento Lotus, un ritual para nuestros tiempos.

El nacimiento Lotus es la práctica de dejar el cordón umbilical sin cortar, de manera que él bebé permanece unido con su placenta hasta que el cordón se separa naturalmente por el ombligo, exactamente como lo hace un corte del cordón, entre 3 a 10 días después del nacimiento. Este contacto prolongado se puede ver como un periodo de transición, permitiendo que él bebé deje marchar sus ataduras con el cuerpo de la madre lenta y suavemente.
La teoría es que el recién nacido se separa de la placenta cuando está listo. Y el propósito es simple: esperar largo tiempo a cortar el cordón umbilical permite que entren en el cuerpo del bebé la mayor cantidad de nutrientes y de células madre, lo que lo protege de sufrir un acto violento de desprendimiento físico de su placenta y favorece la inmediata vinculación afectiva con su madre, es una oportunidad única de mantener un espacio sagrado de paciencia y no-violencia.

El nacimiento Lotus, es un ritual nuevo para nosotras, descrito antes del 1974, cuando Clair Lotus Day, embarazada y residente en California, comenzó a cuestionar la rutina de cortar el cordón umbilical. Su búsqueda la condujo a un tocólogo que comprendió sus deseos; su hijo nació en un hospital y regreso a casa con su cordón umbilical intacto. El nacimiento Lotus fue llamado así por Clair, de su propio nombre, y difundido por Jeannine Parvati Baker en EEUU y por Shivam Rachana en Australia, siendo ambas defensoras de esta respetuosa práctica.

Según June Whiston, Maestra Comadrona, un nacimiento Lotus es simplemente eso: placenta, cordón y bebé nacidos e intactos. Después de eso, los beneficios son en mayor parte espirituales, y no pueden ser medidos de manera científica.

Michel Odent, autor del libro “La Cientificación del amor” en su introducción al Nacimiento Lotus, afirma que necesitamos re-aprender cómo puede ser un nacimiento cuando no se molesta, y deberíamos hacerlo utilizando como referencia el Nacimiento Lotus.

El 1 de Agosto del 2010 el Dr Kornia, especialista en obstetricia y ginecología en la Universidad de Udayana de Denpasar, Bali, Indonesia, dio un seminario apoyando el nacimiento lotus y aseguro a la audiencia que el nacimiento lotus era seguro y que la elección de mantener el cordón umbilical intacto era un derecho humano.
Algunas creencias afirman que cortar el cordón umbilical a menos de 16 o 18 cm del cuerpo del bebé es un insulto para su aura. Entre las tribus indias de América del Norte existe la creencia de que el alma viven en los órganos del nacimiento; cuando el cordón umbilical y la placenta se han secado y separado, la madre los recoge con toda ternura y los coloca en una tela sagrada que ella misma ha tejido durante la gestación. Entonces este hatillo se entierra en secreto, y se recoge cada vez que la tribu cambia de lugar. El hatillo se regala a la persona cuando ha crecido y los hijos han sobrevivido hasta la edad adulta. La madre coloca el hatillo en los brazos de la persona pronunciando estas palabras: “Hoy eres un hombre, o una mujer, y yo te devuelvo esto para que tu lo cuides. Yo he protegido tu alma durante toda esta vida; ahora te toca a ti”

Como tener un Nacimiento Lotus

Después del nacimiento del bebé y la placenta, envolvemos la placenta en una toalla y la acurrucamos al lado de la madre y el recién nacido. Es bueno poner una sabanilla absorbente para evitar que la sangre y la humedad empapen la cama. Hay que tener mucho cuidado con la manipulación de la placenta, para no tirar el cordón umbilical del bebé. Se puede llevar una palangana con agua tibia y hacerla flotar por unos instantes, dándole suaves movimientos. Luego puedes limpiar la sangre y los coágulos de la placenta, una vez está limpia, sécala con palmaditas suaves y colócala sobre una toalla, con el lado materno hacia arriba. Cubre generosamente todos los pliegues de los cotiledones con sal de mar molida. Coloca la placenta, ahora con el lado de la madre hacia abajo, en una cesta, tipo vaporera china o en una vasija de greda con varios orificios para que respire, y cúbrela con un pañal de tela limpio. Añade más sal por el lado del bebé y acerca todo el paquetito al lado del bebe. Hay que asegurarse de cambiar el pañal de la placenta cada pocas horas y todos los dias, para que absorba su humedad. También puedes agregar, romero y lavanda secos y pulverizado, canela y jengibre en polvo, pétalos de rosas y caléndula secas.

“Una vez que teníamos la placenta envuelta y segura, todo estaba bien. Era un paquetito que había que trasportar con el bebé. Como ya se necesita ser delicado para mover al bebé no es gran cosa tener que ser cuidadoso cuando se trasporta la placenta. Uno se siente bien siendo lo más respetuoso posible con los recién nacidos, sin hacerles ningún corte ni desgarro. En verdad, un comienzo pacifico es un buen comienzo.”

A medida pasan los días y se repite este procedimiento, podrás ver como el cordón umbilical se seca más rápido de lo que pensabas, se oscurece y se torna quebradizo. En los últimos días, habrá que tener sumo cuidado con el cordón, ya que cada movimiento del bebé puede significar la separación definitiva. Hay cordones que se desprenden con roce de los movimiento de la piernas del recién nacido.

Otra opción es dejar bebe, cordón umbilical y placenta unidos por tres horas posterior al nacimiento, a lo que se llama Nacimiento Lotus Parcial, pasadas estas tres horas la familia podrá decidir si desea cortar el cordón umbilical o esperar paulatinamente su progreso y tomar con seguridad la decisión de la separación. En algunos casos la familia podrá esperar hasta el siguiente día y repetir el procedimiento, e incluso dejar pasar los días hasta finalmente elegir un Nacimiento Lotus Completo.

¿También puedo comer mi placenta si he elegido un Nacimiento Lotus?

Si puedes, muchas madres cogen un pedacito de su placenta inmediatamente después del parto y se lo han comido, incuso si habían elegido no cortar el cordón umbilical. Ese primer bocado de alimento medicina placentario es más apetitoso si se recubre de miel y/o canela en polvo, ambas tiene buen sabor y favorece la digestión.

¿Puedo preparar capsulas con la placenta de un Nacimiento Lotus?

Recubrir con sal la Placenta Lotus, no solo elimina casi completamente el olor sino que la conserva, de manera que cuando se desprende el cordón umbilical la puedes utilizar como medicina ello se lleva a cabo cociendo al vapor, cortándola en tiras y secándola. A continuación se pulveriza y se encapsula.
Escrito por Daniela Salinas. medicinadeplacentachile@gmail.com

Bibliografia
La placenta, el chakra olvidado. Robin Lim.
Lotus Birth, the water birth of the Malcolm Twins. Davini Malcolm.
Conferencia Magistral y Manual Curso de Medicina Placentaria. Medicina de Placenta Chile.

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

1 comentario

¿Qué opinas?