Mitos y verdades de la lactancia materna

94

La lactancia materna es la forma ideal de entregarle a los niñ@s todos los nutrientes (Carbohidratos, Proteínas, Grasas, Vitaminas y Minerales) que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables.

Para poder interiorizarnos en este tema es importante definir que es la Leche Materna, esta es un líquido fluido VIVO que se adapta a lo que el niñ@ necesita en cada etapa, tanto para nutrirse como para su sistema de defensas mientras crece y se desarrolla.

 

  • Tipos de Leche Materna y su Composición

 

La composición de la Leche Materna no sólo es distinta entre mujeres sino que en una misma madre, entre ambas mamas, entre uno y otro amamantamiento, durante uno mama bebemismo y en las distintas etapas de la lactancia, esto porque se adapta a las necesidades del niñ@.

 

Desde que las glándulas mamarias empiezan a producir la leche, esta cambia y es por esto que se ha clasificado en:

Leche de pretérmino: Producida por las madres de niñ@s prematuros.

Precalostro: Tipo de leche acumulada durante el último trimestre de la gestación, su composición es principalmente células inmunes, sodio, cloro y lactosa.

Calostro: Dura 3 a 4 días desde el parto, es bien concentrada o sea de alta densidad de nutrientes en menos volumen, ella le da al recién nacido la protección contra bacterias.

Leche de transición: Producida durante el 5° y 14° día post parto aproximadamente, es cuando aumenta de manera brusca su producción llegando a 700ml/día aprox. Y su composición varía hasta llegar a la de la leche madura.

Leche madura: Hacia el sexto mes se produce un volumen aproximado de 700 a 900 ml. Las grasas, proteínas y carbohidratos se encuentran unidos a enzimas, lo que los hace de más fácil digestión y absorción.

Cada una de estos tipos de leche materna es muy importante ya que tienen la composición perfecta para el bebé en cada momento.

 

  • Consejos para una Lactancia Materna exitosa

-Lo ideal es que la futura mamá o que la madre apenas surjan dudas o problemas, se prepare buscando la educación en Lactancia Materna, generalmente los centros de salud cuentan con actividades donde se difunden las técnicas de amamantamiento, si no es así solicitarlo a la matrona, enfermera, doctor, nutricionista u otro profesional que realice educación en lactancia materna. Una buena educación de las técnicas de amamantamiento puede entregarnos la seguridad necesaria para enfrentar ese momento y así sea exitosa.

-Dar de amamantar en las horas más próximas al parto favorece el apego y una lactancia materna exitosa, ya que es cuando se activan más fácilmente las conductas naturales de vinculación.

-Ofrecer la lactancia materna a libre demanda, esto es cuando el niñ@ lo pida. Para determinar el cuándo lo pida, tenemos que identificar alguna señal de hambre como que despierte, que mueva la boca, que busque el pecho con la cabeza, que chupe su manito y como última y tardía el llanto.

NO ofrecer chupetes ni mamaderas al recién nacido si la lactancia materna aún no se consolida, ya que los chupetes de entretención tienen una forma distinta al pezón y es por esto que el niñ@ puede confundirse y agarrar el pecho con menos eficacia.

-El lugar y situación donde se produce la lactancia materna es muy importante, idealmente debe ser calmo y de intimidad, la mamá debe estar cómoda y debe adoptar la posición que más acomode a ambos.

¿Cómo tener más leche? La única manera realmente efectiva para esto es estimulando el pecho y vaciándolo, por lo que lo mejor es aumentar la frecuencia de las tomas. Generalmente es el niñ@ quien regula la producción de leche con la succión, si no es así ¡mamá debes darle una ayuda despertándolo y generando la instancia!

consejos-sobre-lactancia-materna-antes-de-volver-al-trabajo

 

  • Mitos y Verdades

 

Leche materna delgada o insuficiente:

Existen 2 formas por las que puede haber una menor producción de leche materna, una es la “Hipogalactia o falta de leche verdadera”, que es muy poco frecuente y debida a una insuficiencia de la glándula mamaria, y la otra es la “falta de leche secundaria”, o sea que se debe a otras causas como una enfermedad aguda transitoria, fatiga o estrés, problemas en la técnica de lactancia, suplementos innecesarios de fórmula láctea artificial, horarios rígidos de amamantamiento o la llamada crisis transitoria de lactancia, que cuando ocurre el niñ@ pide tomas más frecuentes hasta que consigue aumentar la producción de leche para cubrir sus nuevas necesidades, esta dura un par de días mientras se ajusta la producción y puede ocurrir varias veces durante la lactancia. Por todo lo anterior podemos concluir que NO existe la leche materna “delgada” o que no nutre lo suficiente al niñ@, es sólo una adaptación normal que puede ser bien manejada perseverando y con la información necesaria para hacerlo.

 

 –La Lactancia Materna no produce exceso de peso

La lactancia materna ha sido asociada como factor protector contra el exceso de peso por múltiples estudios. Pero hay excepciones en las que nos encontramos también con niñ@s alimentados con lactancia materna exclusiva y exceso de peso. ¿A qué se debe esto? Hay ciertas situaciones que pueden influir en ello como que existe una realidad importante respecto al estado nutricional de la mamá, está comprobado que la composición de las grasas de la leche materna varía según las reservas de grasa y el tipo de alimentación de la madre, por lo que si esta tiene en sus reservas de grasa y además en su alimentación un mayor contenido de grasas saturadas, esto afectará el contenido de la leche materna pudiendo ser un factor que influya finalmente en el estado nutricional del peque. También es importante tener presente que se ha asociado el exceso de peso de la madre al final del embarazo a exceso de peso de niñ@s durante el primer año de vida.

 

– El estrés corta la Leche Materna

Pues es cierto, ¿a qué se debe esto? Bueno, existen ciertas hormonas que están presentes en la mujer para la lactancia, estas son la Prolactina y Oxcitocina, y la producción de Oxcitocina puede ser bloqueada por estrés o dolor. Son los estímulos físicos y psicológicos repentinos, por efecto de la adrenalina, que podrían inhibir temporalmente el reflejo de la eyección de la leche materna, no se ha demostrado que el estrés leve o crónico lo afecte; sólo puede demorarlo ligeramente, es por esto que es muy importante ¡PERSEVERAR EN LA LACTANCIA! Ya que perseverando por un corto periodo se puede ser capaz de volver a un volumen de leche producido normal.    

                                                                  

 

Siempre atenta a sus comentarios o preguntas.

 

 

Macarena Mandiola Sánchez

Nutricionista

Licenciada en Nutrición y Dietética

Especialista en Nutrición Personalizada y otras Terapias Alimentarias

Acerca del autor

Mamá, Psicóloga Clínica - Psicoterapeuta. Terapeuta Floral Acreditada y terapeuta complementaria. Atención individual y parejas. Especialidad en Autoestima-autocuidado, duelo gestacional, maternidad, sueño infantil. Terapias, talleres y círculos de mujeres en Rancagua. www.psicologiayflores.cl