Miel: Mitos o Realidad

0

Existen muchos mitos alrededor de la miel…  que no engorda,  que nos da miles de beneficios,  que es casi mágica…que soluciona o ayuda en muchas enfermedades… Que los bebés no pueden consumirla.

A continuación les ayudamos a desmitificar todas esas dudas alrededor de la miel;  Y veremos qué es cierto y qué no….

¿Qué es la miel?

La miel es un producto elaborado por las abejas en base al néctar que recogen de las flores.

MITO: La miel es una gran fuente de vitaminas, minerales y oligoelementos

Es verdad que la miel es más saludable que el azúcar refinada, y  que contiene vitaminas (complejo B y Vitamina C principalmente) y también minerales (calcio, magnesio y potasio), pero no perdamos de vista que esos aportes son muy pequeños. Teniendo en cuenta que su concentración en la miel es baja,  y que no es un alimento que se consuma en grandes cantidades, ya que la cantidad de miel que se utiliza para endulzar es poca, el aporte es muy menor.  Si se quiere una buena fuente de minerales y vitaminas, lo mejor es recurrir  a las frutas y verduras, no a la miel.

MITO: La miel no engorda. Comparativamente, si es más saludable que el azúcar refinada para endulzar;  pero en peso , es decir gramo por gramo, tiene casi las mismas calorías que el azúcar,  por eso no se debe abusar de su utilización. Por lo mismo, si se consume en exceso, sus calorías también pueden ser dañinas y nos puede engordar, subir e colesterol, etc.

Mito: la miel caliente es toxica. El calor destruye las enzimas de los alimentos, y la miel no es una excepción. Cuando la miel se calienta al cocinarla, como en un queque,  galletas horneadas, o un guiso caliente, destruirás una buena parte de sus propiedades medicinales. Las mieles comerciales son generalmente calentadas. A más de 76 grados Celsius se pierden muchas de sus propiedades, y por eso entonces la recomendación es consumir miel cruda, sin procesamiento térmico, para así aprovechar sus beneficios y propiedades nutricionales.

Mito:La miel sin polen  no es miel. Muchos consumidores prefieren la miel clara, sin partículas en suspensión, y es la razón por la que muchos fabricantes la filtran. Si el proceso al que es sometida es sólo filtración mecánica, no cambia la naturaleza de la miel, y sigue manteniendo su sabor y propiedades; pero existe un proceso llamado micro filtración en el que la miel se diluye con agua y luego se filtra y se la saca el agua, al aplicar presión. Ese proceso resulta en un producto más dulce, con menos sabor y color, y eso no debería llamarse miel, ya que no tiene las propiedades originales del producto. Los procesos de filtración física tradicional sólo sacan trazas de cera, polen y otros elementos en suspensión pero mantienen intactas las características de la miel.

Realidad: la miel es más dulce que el azúcar. Por esa razón se usa menos cantidad y eso también la hace un poco más saludable que el uso de azúcar.

Mito. No debe usarse una cuchara de  metal para servir la miel. Si bien es cierto la miel es ácida, es tan corto el contacto entre la miel y la cuchara que no hay problema en eso. Igualmente puedes usar una cuchara de madera o porcelana si tiene dudas o piensas que va a alterar su sabor.

Mito: la miel no se echa a perder. Es cierto que la actividad de agua, o agua libre, no ligada a los azucares de la miel, es muy poca, y eso la hace poco susceptible de ser corrompida por hongos y bacterias; pero esa misma alta concentración de azúcar, la hace muy higroscópica, que significa que puede absorber  mucha agua. Ese exceso de agua puede hacer que la miel se eche a perder, por lo que la recomendación es mantenerla bien tapada, en un frasco tapa hermética, si es posible.

Realidad: La cristalización no afecta la calidad de la miel. La cristalización sólo afecta la apariencia de la miel, pero no su valor nutricional, en bajas temperaturas ambientales o refrigeración , la miel puede cristalizarse, pero el ponerla suavemente un rato a baño maría le devuelve su apariencia y transparencia

MITO: La miel orgánica es más sana. Algunas abejas llegan a recorren hasta 4 millas desde su hasta el lugar que escogen para recolectar el néctar para fabricar su miel. Como ese recorrido es libre, no es posible saber si las flores que han escogido han sido tratadas con algún químico, o son orgánicas. Si debemos fijarnos en que procesos que son más eco amigables. Prefiramos la miel cruda  y no nos dejemos engañar por publicidad falsa.

Realidad. La miel es un excelente preservantes natural. Aunque a temperatura moderada la miel es líquida, tienen  muy poca agua disponible para el crecimiento de bacterias y otros micro organismos. De acuerdo a varios estudios, se ha demostrado que la miel puede servir como barrera contra infecciones bacterianas.

Falso. La miel clara es de mejor calidad que la miel oscura. La miel se produce a partir de diferentes tipos de flores que dan distintos sabores y colores a la miel.

Mis recomendaciones:

Para niños mayores de 2 años y adultos, que no tengan problemas de sobrepeso u obesidad,  me parece una buena idea sustituir  el azúcar por miel cuando es necesario agregar algún endulzante. La miel es un alimento natural y es más difícil sobre endulzar con azúcar que con miel.

El ideal es que los niños no se acostumbren a consumir alimentos procesados y/o muy dulces.

Los niños menores de dos años, no deben consumir miel por el riesgo de botulismo. La miel puede contener una bacteria llamada Clostridium botullinium, que puede provocar botulismo a esa edad.

Para niños mayores de 2 años, y adultos con sobrepeso u obesidad, la recomendación es ojalá endulzar té, café u otras bebidas con estevia y o eritritol (ver artículo endulzantes) y evitar el sobre consumo  de miel.

En el caso de las mujeres embarazadas, la recomendación en relación a la miel es la misma que si no estuviera embaraza. No sobre consumir azúcar ni miel. Si no hay problemas de peso, se puede usar de forma moderada. Si se inicia el embarazo con sobrepeso, se desata diabetes gestacional, o en algún momento hay una  recomendación del médico tratante, de cuidarse de no subir mucho de peso, el ideal es preferir endulzantes no calóricos como la estevia.

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista.
Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños.
No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión.
Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso.
Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías.
@jbruna
jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?