Mi historia formando apego sin dar pecho

11

imageHace algún tiempo, desde las políticas públicas y desde el sentido común, se ha dado un fuerte énfasis en la maternidad consciente y en la alimentación saludable, lo que implica una alimentación exclusiva de leche materna desde el nacimiento hasta mínimo los 6 meses de vida.

¿Pero qué pasa cuando por ABC motivo no tenemos esa posibilidad?? Nuestro hijo/a será menos inteligente, menos amado o menos inmune frente a la vida?

Creo que la respuesta es NO!! Yo no logré dar pecho por diversas razones, entre emocionales, miedos, dolores físicos y situaciones de la vida y no por eso mi hijo es menos sano tanto física como emocionalmente. Es un niño fuerte, casi nunca se nos enferma y tiene un carácter que se hace respetar en todo sentido! Es cierto que en un principio sufrimos cólicos, pero actuamos rápidamente y superamos todo. Creo que es muy importante el poder traspasar el alimento a nuestros bebés por más de los 9 meses de gestación, y si tengo otro bebe claramente lo volveremos a intentar, pero quiero dejar en claro que el amor que uno siente por un hijo/a no se traspasa por la leche materna, sino por las situaciones que uno crea en todo momento con él.

Ustedes dirán, y ¿cómo formaste el tan anhelado APEGO? Si no le diste pecho, bueno les cuento el apego no solo se propicia al dar leche materna, es crear una instancia de complicidad, de seguridad y de confianza entre el cuidador y el bebe, la que logramos con mi pareja y con nuestro Facu! A pesar de tener entre nosotros la mamadera y no la pechuga… La complicidad, las caricias y el darnos un espacio tranquilo para poder alimentarlo fueron creando un lazo muy fuerte, que me permitió salir de casa sin culpa y que mi hijo lograra entender que la mamá y el papá siempre estarán para él.

Desde distintos ámbitos de la sociedad juzgaron nuestro proceder, sobretodo mi decisión, de no seguir con la leche materna, pero a pesar de eso nunca sentí la presión asfixiante de no estar en lo correcto, a pesar de lo que dijeran mi pareja me apoyo y participaba activamente de la alimentación de nuestro hijo, cosa que tal vez no hubiésemos logrado desde la leche materna. No justifico la leche en tarro, pero sí creo que es una opción válida y que cuando no se puede de otra manera hay que tomar la opción con amor y alivio para así transmitir eso a nuestros hijos.Es lo mismo que cuando introducimos un nuevo alimento o un habito, si yo estoy aprensiva o preocupada como reaccionara mi hijo frente al cambio, lo más probable es que tengamos problemas, es así como cuando incorporamos la alimentación complementaria empezamos felices y ansiosos que descubriera nuevas sensaciones y fuimos dándonos cuenta que el tema de la comida, trasciende a la significación emocional y familiar que uno le dé, y eso lo transmite transgeneracionalmente a los miembros de la familia.
En conclusión, soy una madre feliz, con un hijo feliz y sano, que estamos trabajando para tener un apego seguro, que le permita explorar el mundo que le muestro, donde trato de ser lo más coherente posible, y que logre ir decidiendo cuáles son sus preferencias. Nos amamos y vamos creciendo juntos en cada momento!!!

Andrea Cornejo
Mamá

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista.
Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños.
No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión.
Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso.
Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías.
@jbruna
jenny@mamadre.cl

11 comentarios

  1. Básicamente mi historia es la misma. Por distintos motivos tuve que recurrir a la leche de fórmula y hoy mi hijo es sano, feliz (porque lo demuestra) y su desarrollo ha sido normal. En mi caso al comienzo sufrí harta “satanización” por parte de muchas mujeres por haberle dado leche de tarro, lo que al final me produjo muchísima culpa y lo pasé pésimo. Pero con el tiempo aprendí que hay muchas maneras para generar apego con el crío y pienso que lo he fomentado cada vez que he podido.

  2. Graciela Alfaro el

    Me sentí plenamente identificada…después de mi parto sufrí lo que llaman tristeza puerperal…a eso se sumó un trastorno de ansiedad y que se rompieran mis pezones…supieran cuánto sufrí intentanto amamantar a mi Antonia..cómo me costaba tanto comencé a darle fórmula…mientras yo sufría por amamantarla sólo conseguía horas de llanto de mi hija y por consiguiente los míos..estaba en un estado de angustia y desesperación..eso y mucha pena eran lo único que le transmitía a mi hija…ella estaba sumamente irritable debido a mi condición…yo sufría aún más por este tema del Apego cómo lo.voy a tener si no le doy pecho? Me torturé los dos primeros meses de vida de mi hija con éste tema…me.decía una y otra vez que era la peor mamá del mundo…todas dan pechuga menos yo…soy un fracaso de.madre…fui a parar a la sicóloga…hasta que logré sanarme y sacarme ese karma de encima veía a mi hija crecer sana y fuerte…hasta que definitivamente dejé de maltratarme y.comencé a disfrutar a mi hija…aunque sea con mamadera en el momento de alimentarla nos miramos a los ojos nos sonreímos ella me acaricia y lo.disfrutamos plenamente❤!!

  3. Gracias por compartir estas historias, ya que nos hace sentirnos menos solas en esta maravillosa pero difícil tarea de ser madres y vernos enfrentadas a una lactancia “poco exitosa” con todos los miedos y prejuicios que ello conlleva.
    Comparto con uds la certeza de que el apego va mucho más allá del simple hecho de ponerse el hijo en la pechuga, creo que se va construyendo en los momentos de amor, cercanía y confianza incondicional que les vamos dando a nuestros hijos, y para eso tenemos que estar tranquilas, sentirnos apoyadas y seguras en lo que estamos haciendo, y la demonización que se ha hecho de la alimentación con fórmulas no ayuda para nada a eso. Así que creo que poder compartir y difundir estas experiencia puede contribuir a que más mamás como nosotras, que no han podido alimentar a sus hijos con leche materna en exclusividad, puedan sentirse tranquilas y seguras de que tienen muchas otras opciones para generar un apego seguro y nutritivo con sus hijos, dejando de lado las angustias y culpas que esto genera por verse enfrentadas a la condena social.

  4. Por fin una nota que valida una crianza amorosa y sana sin leche materna. Con mi bebe no fue posible, no hubo caso que se acoplara al pecho, los intentos resultaron en mucho estrés para él y para mi, además de su baja de peso. Me hubiera encantado, pero tuve que hacerle el duelo, seguir mi instinto y asumir la lactancia con formula y soy una convencida de que el apego, la salud emocional y física de mi bebe no dependen únicamente de la lactancia materna. Soy su defensora, se de los múltiples beneficios, pero cuando no se puede, la salud emocional también va por aceptarlo. Con tristeza me he encontrado con que en los sitios de maternidad y crianza se juzga e invalida implícitamente una lactancia que no sea la materna, generado sentimientos de culpa y inseguridad. Bravo por la nota

  5. Te agradezco el testimonio…al igual que las mamas que han comentado en el foro…para mi también fue muy complicado dar pechuga por distintos tipos de problemas. ..finalmente mi pediatra me dijo que no me martirizara con el tema. .que mi guagua me necesitaba tranquila y feliz y finalmente solté el tema….me salí de los grupos de lactancia donde las talibánas de la teta me hacían sentir la peor madre del mundo. . El apego con mi hijo lo construyo día a día con su papá que es partícipe de su alimentación y le dedicamos todo el cariño y tiempo del mundo hablándole, cantándole, conteniendolo. …Es realmente gratificante leer que a muchas le pasa lo mismo. ..gracias otra vez por tu nota.

  6. Karina Márquez el

    Me gusta leer algo así. Me da ánimo!! Yo siempre quise darle leche materna exclusiva a mi hijo, fui a charlas, leí libros y me asesoré, pero él nació prematuro, de 32 semanas, cuando lo sacaron a penas le pude dar un beso y se lo llevaron, no lo pude ver hasta el otro día 🙁 debido a eso mi leche no apareció hasta como 2 días después cínica ya le habían dado fórmula porque necesitaba alimentarse y yo no fui capaz de hacerlo. Cuando él estaba en la clínica insistí para poder amamantarlo y él succionó super bien y desde ese día toma pecho, pero no ha sido como yo quería, no le pude quitar la fórmula porque necesitaba crecer y engordar.
    Aunque tenemos una lactancia mixta y a casi 2 meses de su nacimiento aún me duele no poder alimentar a mi hijo yo, me siento frustrada a ratos, pero después veo que mi hijo está sano, a pesar de su prematurez crece bien y va avanzando en su desarrollo y ya no me siento tan mal, pero no deja de dolerme el juicio de otras mamás en paginas como esta y otras dedicadas a la crianza,, que sin saber los motivos tildan de flojas a las que por ab o c no lactamos. Detrás de cada diada se esconde una historia

  7. Jenny muchas gracias, muy lindo artículo. Yo tengo un bebe que nació a las 27 semanas de gestación nunca mamo pero lo alimente 3 meses (los que paso en incubadora) con leche materna pero nunca mamo y yo creo que al igual de ti millones de personas no saben el porque una no amamanta y nos atacan y pasan cosas desagradables. Pero como tu dices el apego se conforma de diferentes formas. En mi caso jugamos mucho con el bebe (sobre estimulo), leemos cuentos y además obvio el amor y el cariño que todas las mamas podemos dar a nuestros hijos… un abrazo que reconfortante leer esto aun que ya no me importan las criticas los primeros meses me dejaban mas triste y ya paso todo eso pero aun así es importante tener este tipo de apoyos aun que sean virtuales, gracias por compartir

  8. Me sorprende que sea cual sea la opción que tomemos para con nuestro bebé siempre existe un detractor o un dedo apuntándonos. Yo amamanté a mi hija de forma exclusiva hasta el año y fue una persecución. Qué quiero decir con ésto… aquí lo importante es primero estar de acuerdo con tu pareja y vivir cada momento en familia y segundo seguir tus instintos, puesto que hay muchas madres que dan de mamar , pero no crean apego seguro y esto se debe a que no se está escuchando al bebé, ni siguiendo sus ritmos y tiempos. El amor se entrega en la medida en que seamos conscientes de las necesidad de nuestro hijo y el que él se sienta contenido y amado … eso no lo hace un seno ,sino el contacto físico, la alegría la complicidad..etc.
    Me alegro que compartas tu experiencia. Ser madre no tiene fórmula única… y la naturaleza también se adapta.

  9. “el amor que uno siente por un hijo/a no se traspasa por la leche materna”
    menos mal porque sino que quedaria para nosotros los padres…

  10. Valentinadelpilar el

    Menos mal que hay un testimonio como este. Ayuda a la diversidad. Hay muchos estilos de crianza en apego y amor. Conozco un caso muy de cerca de un bebé que fue alimentado con lactancia materna exclusiva hasta casi los 3 años de edad. Su mamá estaba ahí 100% para él. Y ese bebé ha tenido muchos problemas en todos los ámbitos, físicamente y emocionalmente. Que beneficios tuvo para ese bebé la lactancia materna exclusiva? Pocos, claramente. Y casos así seguramente hay muchos. Porque la lactancia materna exclusiva es un plus. Pero no es la clave ni nada parecido para que un hijo o hija sean fuertes y sanos y se sientan amados. Si así fuera que fácil sería tener un mundo mejor. Saludos a todos.

  11. No saben cuanto me ha servido leerlas. Mi bebe tiene un mes y ha sido una lucha poder amamantarlo. Nunca me forme pezón y mi bebe no se acopla si no es.con pezonera, lo que algunos días lo aburre y es una pelea con el más que un disfrute el momento. Me agustia sentir q queda con hambre y que no logró hacer la tarea principal de ser mamá (dar pecho).
    Me he sentido deprimida e incluso pensar que mi hijo no me quiere ya que conmigo sólo llora antes de tomar el pecho. Ahora trato de sacarme la mayor cantidad a leche con la esperanza que más grande se pueda acoplar. Y complementando con Fórmula ya que en algún momento esto significó una baja de peso en el también.
    Comenzaré a pensar sólo en mi hijo y mi esposo y dejar de escuchar a las pro lme..
    En estos casos uno siempre piensa q nos pasa sólo a nosotras entonces ver testimonios igual al nuestro es una gran terapia

¿Qué opinas?