Me cansé de ser mamá

6

Me cansé de ser mamá, me cansé de que mi vida, mis conversaciones, mis sueños, mis preocupaciones giren en torno a la maternidad, y no, no es este un artículo de esos que dirá que me arrepiento de ser madre y que se vayan al carajo los niños, que ellos no tienen la culpa de mi cansancio, y si no fuera por ellos no sobreviviría a mí misma, pero es que me cansé de ser solamente mamá, llevo meses sintiendome así, con ganas de encontrarme conmigo misma, con la mujer que fui, de verme en el espejo y reconocerme no sólo físicamente sino en mi alma y mis sueños.

Y no sólo me cansé de ser mamá sino también de ser esposa, estoy cansada y siento que mi vida se ha vuelto una absoluta monotonía, mientras mi esposo se titulaba de magister y todos felicitaban su brillantez yo me veía de dueña de casa con título profesional, el pelo a mal traer y demasiado tiempo pegada al celular para sentirme con un poquito de vida. Estas fueron las palabras que una querida amiga me vomitó en un café hace algunos días, mientras lloraba por sentirse mala madre y sentir que su vida se había extraviado en algún lugar entre los pañales y los legos,

Y claro como no cansarse si en el momento que nos convertimos en madres nos olvidamos de ser mujeres, pasamos a cumplir sólo con uno de los arquetipos y esto que es natural los primeros meses del bebé lo perpetuamos por años, a veces, por toda una vida. El problema acá no son los niños, no es ni siquiera la maternidad, es el cómo la vivimos y cómo la sociedad nos hace creer que debemos vivirla ¿Por qué las mujeres cuando son madres se olvidan de ser mujeres? Me preguntaba hace poco un amigo psicólogo, “la mayoría de los casos clínicos que he visto con depresión en madres es porque su vida se volvió la maternidad y ya no salen a pasear, ya no tienen tiempo a solas, ya casi no van al cine, ya no viajan, ya no estudian, ya no se aman” … Lo miré y sonreí mirando el piso, porque tenemos culpa de ser algo distinto a las mejores madres y porque no sabemos cómo volver a ser mujeres, porque sabemos que si volvemos a ser mujeres nos van a criticar y no somos capaces de resistirlo, y también porque el amor de ellos nos mantiene a flote.

Me miró con cara de ‘eso no te lo permito a ti’ y me dijo hace cuánto que no sales a bailar como cuando te conocí, ni siquiera respondí, salimos a bailar y me pasé la mitad de la noche diciendo hace cinco años que no hacía esto, hace cinco años que no hacía lo otro, cuando me fue a dejar a casa me dijo “viste que puedes ser tú misma, ser mujer, alegre, bailarina, un poco loca y seguir siendo la buena madre que eres, la maternidad no tiene porque alejarte de quien eres, nunca dejes de ser tú porque tu hijo se perderá lo mejor de ti, la mujer que de verdad eres”.

Luego de eso llamé a mi amiga y le dije sabes no estás cansada de ser madre, estás cansada de no ser tú misma, necesitas un tiempo para ti, volver a hacer lo que te gusta, bailar, correr, trabajar más tiempo del que te permites, tener amigas, y también estar sola, sin hijo ni marido, eso no te hará ni mala madre ni mala esposa, eso te hará feliz y libre, todos necesitamos nuestro espacio. Y luego recordé haber leído que una madre cuando llega a golpear o a gritarle a un niño generalmente es porque está desbordada en su ser interno, no es que realmente le estrese tanto lo que hace su hijo, sino su vida que cambió tanto que ya no se reconocen y no les gusta el traje que se pusieron, entonces en las provocaciones del día a día no dan más y usan los gritos, amenazas, castigos, o incluso los golpes para liberar su frustración.

La fusión mamá bebé es parte de la vida y los primeros meses es normal, y hasta sana, pero si realmente quieres ser la mejor mamá del mundo debes cuidar la mujer que eres, regalonearte a ti, darte espacios antes de que colapses, antes que estés en crisis, antes que, y ojalá esto nunca suceda, les grites o le a levantes la mano. Yo sé que es difícil porque nuestra vida cambia tanto, las prioridades, los gustos, y andamos siempre cansadas, pero si nosotras no nos obligamos a ser mujeres antes que madres, tarde o temprano eso afectará a toda nuestra familia, y claro, te sentirás cansada de ser madre, y no podrás disfrutar tu maternidad, porque sólo verás todo lo que has perdido pero no te atreverás a recuperarlo.

El baile con mi amigo fue lejos lo mejor que he hecho en años, hace como 5 años jaja, y se lo agradezco tanto, porque me siento livianita como pluma y tengo más paciencia con las pataletas de mi hijo, lo miro con más amor, me miro con más amor a mi y disfruto mucho más mi maternidad, quizás es el momento que te atrevas a probarlo tú, dime qué cosa no haces desde que fuiste mamá, qué cosa amabas hacer y ya no lo prácticas por la maternidad, cuando te respondas, te propongo un desafío, hazlo, esta semana, sin excusas, disfrútalo y sé feliz, luego me cuentas y así vamos todas dejando de estar cansadas de ser mamá y más felices con el ser mujer.

Abrazos de luz

Tara

Acerca del autor

6 comentarios

  1. Lo difícil es cuando tu compañero no te apaña, o cuando no tienes suficiente para una niñera, o cuando no tienes familia o amigas en quién apoyarte para poder dejarle los hijos a alguien y salir…todo eso junto me pasa a mí. La opción es volver al trabajo y pagarle a una niñera, pero si estoy 9 horas fuera trabajando más una o dos en el gimnasio 3 veces a la semana, ya no vería a mis hijos…no podría ayudarles con las tareas, o estar con ellos cuando se enfermen, o bañarlos y acostarlos…
    Me siento perdida en esto, no sé realmente qué hacer…

  2. Me encanta bailar y la verdad ya se me olvido la ultima vez que fui a bailar con mis amigas. Amaba manejar bici y ufffff 7 años q no lo hago.

  3. Que verdad!!! Yo llegue al colapso, Kilos quien era, me volvi mamá, esposa, trabajadora y dueña de casa pero no me sentía yo misma… hasta que reventé de pena y rabia acumulada conmigo, con mi esposo, con mi hijo y me duele en el alma reconocerlo pero es así, sufrí y mucho pero decidí tomar las riendas de mi vida, pedir ayuda e ir al sicólogo y al siquiatra y convencerme de que solo yo podría reencontrarme conmigo misma. Y en eso estoy, ya no me siento (tan) culpable de salir con mis amigas, de darme un tiempo para mi sola, de ir a la peluquería, de no hacer nada si quiero porque yo así lo quiero. Amo a mi hijo con toda mi alma y no cambiaría por nada del mundo ser mamá… pero también me amo a mi misma.

  4. Daniela, es muy cierto lo que dices, sin una red de apoyo todo es más complicado, pero no imposible. Recuerda que es mejor calidad que cantidad. Si estás bien, podrás darle mejor atención a tus hijos en una hora a la que podrías darle todo el día si vives estresada. Busca un trabajo que en verdad sea de tu agrado, sino eso sería sumar más estrés a tu vida. Saludos y ánimo.

  5. Y que tal si no trabajas 9horas sino la mitad…en vez de gym actividades al aire libre con tus hijos…eso podría ayudar… no es necesario que salgas todos los fines de semana… empieza por uno al mes… creo que con un poco de esfuerzo podrías pagar a una Nana por.solo una noche.

  6. BERTHA MUNIZAGA el

    no significa que dejes tus responsabilidades… yo trabajo tiempo completo, desde las 8 a 6 de la tarde todos los lunes a viernes y sábados medio día. salgo de trabajar todos los días a buscar a mi pequeño al jardín y lo disfruto a penas un par de horas antes que ya se duerma hasta el otro día. los sábados, como solo trabajo medio día, di con una excelente señora que me cuida a mi niño por la tarde y es esa tarde la que más disfruto ya que es mi tiempo solo para mi y me encanta disfrutar conmigo misma y hacer lo que más me gusta para relajarme y distraerme…. son tan solo unas cuantas horas pero las aprovecho al máximo y quedo tan revitalizada que ya al día siguiente (domingo) que estoy todo el día con mi pequeño lo disfruto aun más! jugamos reímos comemos juntos dormimos juntos…. Y también, disfruto con mi esposo… nosotros de un tiempo a esta parte nos hemos dado cuenta que prácticamente ya no tenemos vida de pareja y no NOS disfrutamos como solíamos hacerlo. entonces, en nuestros horarios de descanso en el trabajo coordinamos para almorzar juntos y pasar un ratito mas que sea ambos como pareja… pero esto no es todos los días ni tampoco todas las semanas, cada 10 a 15 días aproximadamente tenemos esta “cita romántica” y no dejamos pasar más tiempo ya que es preciso mantener nuestra armoniosa relación como pareja. si ves? es posible! es posible tener un tiempo para ser mujer, solo hay que organizarse bien y todo se puede lograr… y confirmo todo lo que dice este articulo, ya que disfrutando de mi misma y con mi esposo a solas, nos aumenta automáticamente la energía el positivismo la alegría la felicidad y somos mejores padres para nuestro pequeño.
    yo comprendo totalmente tu situación al no sentir apoyo de nadie, yo soy extranjera y resido en Colombia hace casi ya dos años, y toda mi familia esta en mi país de origen, y toda la familia de mi esposo esta en otra región muy apartada de donde vivimos… somos solo los tres pero te garantizo totalmente que sí se puede!!