Llegar antes de tiempo: recibiendo con amor a los prematuros

1

Por Macarena Benítez

Cuando una familia recibe la noticia de la próxima llegada de un nuevo integrante, la planificación en general se proyecta para las 40 semanas o 9 meses de gestación, pero lo cierto es que no siempre esa planificación se cumple y lo que estaba proyectado, sufre un vuelco.

El tema del nacimiento prematuro tiene muchas aristas, es por ello que queremos entregarles información base sobre estos nacimientos, las principales enfermedades que les afectan y cómo la presencia de los padres y el apego, pueden hacer la diferencia en su recuperación.

Comencemos por lo básico. Prematuro es un menor que nace con menos de 37 semanas de gestación, mientras que es calificado como de “muy bajo peso” si no logra alcanzar los 1.500 grs. En tanto, un “prematuro extremo” es aquel que nace antes de las 28 semanas o bien, que pesa menos de 1.000 gramos al nacer.

Romina Schultzki y su pequeño Julián, nacido de 34 semanas , 1.340 gramos, 40 centímetros.

Romina Schultzki y su pequeño Julián, nacido de 34 semanas , 1.340 gramos, 40 centímetros.

Las complicaciones médicas que pueden sufrir los prematuros son variadas, entre éstas se cuentan: hemorragia intracraneana, intolerancia alimentaria y retinopatía.

De acuerdo a informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el riesgo de los niños nacidos prematuramente es que no están preparados para la vida extrauterina. En cifras, cada año nacen mundialmente unos 15 millones de prematuros, es decir, 1 de cada 10. El 60% de ellos nace en África subsahariana y Asia Meridional.

De los nacidos bajo esta condición, anualmente mueren cerca de un millón, mientras que muchos otros pueden sufrir discapacidad física, neurológica o educativa. Según esta organización, unas tres cuartas partes de los recién nacidos prematuros podrían sobrevivir si tuvieran acceso a cuidados médicos adecuados.

Para Margarita Jara, Matrona Neonatóloga con Diplomado en Apego y Cuidados Tempranos de la PUCV, lo que puede hacer la diferencia entre un prematuro que evolucione con mayor rapidez versus uno que tenga un ritmo más lento, es justamente el apego neonatal precoz.

“ La estimulación psico-afectiva es decisiva para que el prematuro logre el desarrollo que necesita. La voz del padre, de la madre y los sonidos que ha escuchado en el útero, tienen un valor terapéutico incomparable en estos momentos”, indica Margarita Jara.

Si la lactancia materna es importante en los niños/as nacidos de término, para los prematuros lo es mucho más.

“El bebé prematuro necesita de la leche materna y el contacto piel a piel lo antes posible para satisfacer sus necesidades psico-afectivas, inmunológicas y nutritivas. Ahora, cuando está en la incubadora, el que los padres se acerquen, lo toquen, le hablen, le canten, favorecerá su evolución”, destaca la profesional.

Justamente el “método canguro” que se define como el contacto piel con piel entre la madre y su hijo, debe ser continuo y prolongado, permitiendo así una mejor utilización, promoviendo el acercamiento de la madre con su hijo/a, favoreciendo la humanización de la atención de los servicios de neonatología, devolviéndole así a la madre su derecho a ser la figura principal en los cuidados del menor, superando así paulatinamente los problemas de adaptación a su vida extrauterina.

Los beneficios del Método Canguro son comprobados y su aplicación, incentivada por los organismos competentes.

Los beneficios del Método Canguro son comprobados y su aplicación, incentivada por los organismos competentes.

Algunos de los beneficios del Método Canguro son la disminución de apneas, la sustantiva mejora en la ganancia de peso, la mantención de una temperatura estable, la disminución del trauma acústico y visual, mejoras en el sueño y beneficios comprobados en la lactancia materna, mientras que para la madre, disminuye las posibilidades de depresión post parto y les permite sentirse más competentes y seguras en el cuidado de su hijo prematuro.

Los padres no tienen por qué permanecer ajenos en este método. Es más, la aplicación del Método Canguro en ellos promueve la participación activa en el cuidado, crecimiento y desarrollo del prematuro, mejorando además el vínculo afectivo con la madre y su hijo/a.

“Sin duda, esta práctica permite que los padres y personas que componen su círculo más cercano puedan sobrellevar de mejor manera los sentimientos de preocupación, angustia, impotencia, frustración y hasta culpa” manifiesta la matrona Margarita Jara.

Encarar el tema del nacimiento prematuro en la salud pública es un desafío aún pendiente para muchos países. Así lo destaca el Informe de Acción Global sobre Nacimientos Prematuros realizado por la OMS, Save The Children, March of dimes y la Alianza para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño.

“Los gobiernos, junto con la sociedad civil, deben revisar y actualizar las políticas y programas existentes para integrar la atención de alto impacto para bebés prematuros dentro de los programas existentes de salud materna, neonatal e infantil. Aumentos en la capacidad del sistema sanitario para cuidar de los recién nacidos son un tema urgente, especialmente en el campo de los recursos humanos, tales como la capacitación de enfermeras y parteras para el cuidado de bebés recién nacidos y bebés prematuros y garantizar un suministro confiable de equipamiento. Siete países de ingresos medios han reducido a la mitad las muertes neonatales por nacimientos prematuros mediante la ampliación estratégica de referencias a niveles de cuidado”, precisa este informe.

El apego y unión familiar en torno a un prematuro puede hacer la diferencia en su desarrollo.

El apego y unión familiar en torno a un prematuro puede hacer la diferencia en su desarrollo.

Asimismo, este documento sintetiza los desafíos a nivel global en el tema de nacimientos prematuros estableciendo metas claras para el 2025. En Mamadre compartimos las principales resoluciones de este informe.

• Para países con una tasa de mortalidad neonatal mayor o igual a 5 por 1.000 nacimientos vivos, la meta es reducir la mortalidad por nacimientos prematuros al 50% entre 2015 y 2025.

• Para países con una tasa de mortalidad neonatal menor al 5 por 1.000 nacimientos vivos, la meta es eliminar las muertes prematuras prevenibles restantes, enfocándose en el cuidado para todos y la calidad de este cuidado para minimizar la discapacidad a largo plazo.

Acerca del autor

Somos un equipo de periodistas que trabaja constantemente para brindarte la mejor información, buscamos siempre las fuentes más confiables y comprobables, porque lo importante es decidir informada, la información da seguridad, y una madre que cría segura es una madre que cría más feliz.
Nosotras investigamos para que tú te dediques a criar y disfrutar.

1 comentario

  1. Buenisimo artículo, mi bebe nació de 31 semanas y esos primeros sentimientos de miedo, culpa, temor y tristeza fueron muy recurrentes cuando nuestra pequeña estuvo en neonatologia, es muy importante el apoyo familiar y el cariño de las personas que rodean a los papas.
    Saludos

¿Qué opinas?