Ley Trinidad: madres organizadas contra la violencia obstétrica

0

Maritza tiene 35 años, tuvo su primera hija el 2015 y cada vez que habla de su parto recuerda las palabras de su matrona “no te gustó abrir las piernas entonces puja”, “no te creías tan mujercita pidiendo parto natural, entonces calladita saque a la guagua como las mujeres de verdad”

Historias como las de Maritza sobreabundan en las redes sociales hace años, mujeres de todas las profesiones y todos los estratos sociales relatan el maltrato sufrido por su equipo médico a la hora de dar a luz a su bebé. La violencia obstétrica ya es un tema para las mujeres y madres y nuestro país hace pocos días ha presentado un proyecto de ley para tipificarlas y sancionarla como otro tipo de violencia de género.

Garantizar un parto respetado dentro de los Derechos de los pacientes donde la mujer tenga derecho a decidir informada y donde se garantice un trato digno y respetuoso acorde a mínimos imperativos éticos es la lucha que viene dando hace más de un año la Coordinadora por los Derechos del Nacimiento. “A través de esta ley, queremos devolver a las mujeres el protagonismo de su parto y erradicar las malas prácticas”, señaló su vocera Natasha Toledo.

Andrea quería parto natural, lo habían soñado con su pareja, su fecha probable de parto era el 19 de septiembre, en la semana 35 su ginecólogo de una famosa clínica le dijo que tenía problemas, que al parecer era muy estrecha de caderas y que su bebé era muy grande (3.330) que no resistiría un parto natural, luego le habló de los riesgos de que viniera con el cordón en el cuello y cuántas guaguas se salvan gracias a la cesárea. El miedo de padres primerizos pudo más y programaron la cesárea para el 14 de septiembre, no le pasaron el bebé al nacer, ni hubo apego temprano, la lactancia no se inició hasta 10 horas después de nacer, le dieron relleno sin preguntarle, mientras ella desarrollaba una hemorragia post cesárea. Estuvo una semana en la clínica, su bebé se fue a casa sin ella y nunca pudo volver a amamantarlo.

Ley Trinidad 

El proyecto de ley de parto respetado fue presentado con el apoyo transversal de diputados y bautizado como Ley Trinidad, en honor a una joven de 19 años quién en agosto de esta año acudió en varias ocasiones al SAPU de Pozo Almonte debido a intensos dolores a sus 40 semanas de gestación. Sin embargo fue ignorada, recibió malos tratos y cuando por fin fue trasladada a Iquique, se percataron de que su hija Trinidad ya estaba fallecida.

Al respecto el diputado socialistas Juan Luis Castro señaló “Hoy, el parto es algo abierto a la ciudadanía y eso exige que a la mujer se le respete. Mas allá de las condiciones y del hermetismo que exista en el hospital, la familia debe estar presente, porque el parto es una fiesta y uno de los momentos más importantes de la vida de una mujer”,

En tanto, la diputada Cristina Girardi (PPD), destacó que “es muy importante un proyecto de esta naturaleza” y agregó que “también es raro que se tenga que presentar una iniciativa como esta para poder plantear algo que es tan básico como es que las mujeres tengan derecho sobre su cuerpo y a decir cómo y en qué condiciones quieren tener sus hijos”.

Pero no todos están de acuerdo con la presentación de este proyecto e incluso desde las organizaciones sociales que lo promovieron acusan un intenso lobby realizado desde el Colegio de Matronas

Colegio de Matronas y su rechazo al proyecto

.A fines de noviembre El Mercurio publicaba un artículo sobre la temática en la que Anita Román, presidentas del Colegio de Matronas señalaba que “en Chile no existe violencia obstétrica”. Luego agregaba: “probablemente pasaba hace 30 años, pero es algo en lo que hemos avanzado”. Sobre la posibilidad de una ley al respecto, y sobre las organizaciones que la empujaban, opinaba lo siguiente: “eso es populismo y demagogia. Estos grupos buscan influenciar respecto de algo que ya no pasa en el país”, al día siguiente y tras la presión colectiva a través de redes sociales Roman se retractaba señalando que la violencia obstétrica existe pero es ejercida por el  Estado y no por el gremio.

Desde Coordinadora por los Derechos del Nacimiento señalan a Radio Universidad de Chile a través de su vocera, Natasha Toledo que el colegio “no ha jugado ningún papel. El Colegio no ha mostrado disposición para trabajar el tema. Ha habido un rechazo importante respecto de todo lo que contemplan leyes para regular esto, por lo tanto por ahora ellas no solo no han participado, sino que han tratado por todos los medios que esto no se legisle”.

Miedo a posibles sumarios internos es lo que según las organizaciones sociales ha llevado al Colegio de Matronas a oponerse al proyecto de ley, una defensa gremial que contrata con las más de 20 mil firmas de mujeres que en todo el país pidieron la Ley Trinidad.

 

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora. Fundadora de Mamadre, amante de la vida, un buen vino junto a un libro y mi amado Valparaíso.
La maternidad me cambió y hoy me siento en el deber de acompañar a otras madres para criar en libertad.

Comments are closed.