Leche de fórmula ¿un peligro para la salud de nuestros hijos?

0

Para muchos parece solo una tendencia, una moda, pero los tiempos van cambiando y los estudios científicos poco a poco han comenzado a plantear que la leche de vaca no es tan saludable ni imprescindible como nos hicieron creer desde niños. Y es que a quién  no lo obligaron a tomar leche, a quién no le dijeron si no tomas leche no vas a crecer, si no tomas leche tus huesos no serán fuertes. Incluso en Chile se realizó una fuerte campaña con connotadas figuras “yo tomo leche”, y sin embargo, casi paralelamente en Harvard eliminaron la leche de vaca y todos sus derivados como parte de su dieta, argumentando que “un alto consumo de estos alimentos aumenta significativamente los riesgos de padecer cáncer de próstata y cáncer de ovario”.

Así mismo un estudio publicado el 2013 por el Boletín del Instituto Nacional del Cáncer, confirmó que el consumo de leche de vaca con altas cantidades de grasas es determinante en la recurrencia de este o incluso en la muerta de las mujeres que la padecen, teniendo un riesgo de un 64% de morir por otras causas y un 49% por cáncer de mama aquellas mujeres que consumían más de una porción de lácteos al día.

Ahora bien, ¿qué ocurre con los bebés? Hoy menos del 50% de los bebés en Chile recibe lactancia materna exclusiva hasta los seis meses, lo que que significa que la gran mayoría de ellos comienza el consumo de leche artificial a muy temprana edad, y aunque estas leches están pensadas en cubrir las necesidades nutricionales de los pequeños, hay cosas que no logran cubrir, como por ejemplo incrementar las defensas de tus hijos. Un estudio realizado en el Hospital de Marina Alta, en Denia, evidenció que los niños alimentados con leche de fórmula sufren más infecciones que  los alimentados con leche materna, llegando a presentar 14 veces más infecciones gastrointestinales y 5 veces más de infecciones respiratorias.

Por otra parte, un estudio realizado a 2184 niños por el Hospital For Sick Children en Toronto, determinó que el riesgo de padecer asma o sibilancia era 50% mayor en los niños alimentados con leche artificial. En esta misma línea la Asociación Española de Pediatria en el documento elaborado para proteger la lactancia materna en las madres trabajadoras señala que a largo plazo los niños alimentados con sucedáneo de leche materna (leche de fórmula) se ven afectados en su salud ya que su consumo “disminuye la eficacia de las vacunas, aumenta el riesgo de padecer enfermedades celiacas, enfermedad inflamatoria intestinal, diabetes mellitus, esclerosis múltiple y cáncer en la edad adulta. Las niñas no amamantadas presentan mayor riesgo de padecer cáncer de mamas”, así mismo señalan que los bebés no amamantados tienen mayor riesgo de padecer “mortalidad postneonatal antes del año de vida y un mayor riesgo de muertes súbita del lactante”

En lo que respecta a la diabetes mellitus esta podría deberse a que la leche de vaca presenta altas cantidades de la proteína Beta- lactoglobulina, la que se une a los receptores de células productoras de insulina, generando una destrucción de estas y favoreciendo el desarrollo de la diabetes y si a esto le sumamos que nuestros niños nacen con un sistema inmunológico muy debilitado y cualquier elemento extraño puede causarle daños es de comprender por qué cada vez aumentan más los bebés que padecen alergia a la proteína de la leche a (APLV), representando el 13 % de las alergias alimentarias, y pudiendo afectar hasta el 8-12% de la población menor de 2 años, generando una amplia diversidad de síntomas que varían desde los DÉRMICOS (dermatitis atópicaen 35-40% de los lactantes, urticaria yangioedema),ALTERACIONES RESPIRATORIAS (rinitis, asma y tos) y GASTROINTESTINALES (vómitos, diarrea, cólicos y reflujo gastroesofágico).

 

Amamantar o da él leche de fórmula es una decisión que las amigas por muchos factores, y aunque pareciera ser que hoy en día se exageran sobre ciertas formas de crianza, lo fundamental es que decidas informada, no se trata de demonizar la leche de fórmula, ni mucho menos de insinuar que por darla se es mala madre, sin embargo, los estudios están y tú puedes acceder a ellos para decidir cómo criar y alimentar a tus hijos de la forma que más sentido te haga en tu vida.

Bibliografía:
McLachlan, 2001; Laugesen and Elliott, 2003: Relationshipbetweendairyproductconsumption and incidence of IDDM in childhood in Italy. Diabetes Care 1994
HOST A. Cow’smilkproteinallergy and intolerance in infancy: someclinical, epidemilogical and immunologicalaspects. PediatrAllergyImmunol 1994;5:5–36.
Relation of Time of Introduction of CowMilkProteintoanInfant and Risk of Type-1 Diabetes Mellitus Marcia F. Goldfarb* Anatek-EP, P.O. Box 3677 Portland, Maine 04104 ReceivedJanuary 18, 2008)
Milk – Thepromoter of chronic Western diseasesBodo C. MelnikDepartment of Dermatology, Environmental Medicine and HealthTheory, University of Osnabrück, Sedanstrasse 115, D-49090 Osnabrück, Germany
Associationsbetween lactase persistence and themetabolicsyndrome in a cross-sectionalstudy in theCanaryIslands. Ricardo Almon , Eva E. A ́ lvarez-Leon, Peter Engfeldt, Llu ́ıs

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

Comments are closed.