Las expectativas de los padres: “te amo si eres como yo espero”

0

¿Se han dado cuenta que nos pasamos la vida buscando a la pareja ideal? A esa persona que nos ame de manera incondicional, si nuestra pareja no nos demuestra amor incondicional muchas veces es razón para terminar la relación, y es que con estas cosas no se juega. Pero ¿te has preguntado porque necesitamos tanto saber que nos aman a pesar de todo?

Bueno, quizás esto tenga que ver con nuestra infancia, con cómo nos amaron nuestros padres y madres ¿era incondicional el amor de mama y papá, o solo llegaba el amor cuando hacíamos las cosas como ellos querían? Y es que hoy que nos toca ser madres y padres a nosotros sin querer les vamos recordando a nuestros hijos e hijas que nuestro amor en realidad es condicional, si ellos cumplen con nuestras expectativas entregamos todo el amor del mundo, pero ¿y si no son cómo deseamos? Al respecto el psicólogo Sebastian León a través de facebook escribió “El check list parental” La trampa del amor condiciona. reflexionando sobre la necesidad de que madres y padres se hagan conscientes de las expectativas que depositan en sus hijos y de cómo los hijos se adaptan a lo que tú quieres para ser amado,

EL CHECKLIST PARENTAL: LA TRAMPA DEL AMOR CONDICIONAL

Todos los padres tenemos, sepámoslo o no, alguna expectativa consciente o inconsciente respecto a nuestros hijos:

– Debe ser inteligente
– Debe ser feliz
– Debe ser linda
– Debe ser divertido
– Debe conocer el mundo
– Debe ser flaca
– Debe ser deportista
– Debe ser como yo
– Debe ser como su abuelo que murió
– Debe ser millonario, etc.

Estas expectativas, especialmente cuando son inconscientes e inadvertidas, tiñen e incluso determinan la relación con nuestros hijos. Cuando ellos no calzan con el checklist parental, hay decepción, desilusión e incluso violencia. Es así como los niños aprenden, desde muy pequeños, a adaptarse o acomodarse a lo que sus padres esperan de ellos. El diálogo implícito sería el siguiente:

– Padres: “Debes ser como yo quiero para que yo te ame”.
– Hijo o hija: “Seré como tú quieres que sea, con tal que me ames”.

Como se ve, el checklist parental (el conjunto de expectativas conscientes o inconscientes que los padres tienen respecto a sus hijos) es una expresión de amor condicional, que restringe el desarrollo emocional de los hijos, forzándolos a entrar en la jaula del deseo de sus padres.

La alternativa es clara: el amor incondicional. Pero este último –al contrario de lo que dice el sentido común- no siempre es algo que se dé natural y espontáneamente. Más bien, se trata de un logro, de un trabajo, de un esfuerzo de los padres por tomar conciencia de su propia historia, para iluminar las expectativas de sus propios padres y no reproducirlas –idénticas o transfiguradas- con sus hijos.

Una psicoterapia es un camino privilegiado para hacer conscientes las expectativas inconscientes que se transmiten y reproducen de generación en generación, y así liberarnos del checklist parental, esa trampa del amor condicional.

Acerca del autor

Equipo de columnistas y colaboradores ocasionales de Mamadre.cl