Lactancia y VIH

0

Hoy les escribo acerca de un tema que puede ser sensible porque aborda una enfermedad y su compatibilidad o no con amamantar, espero transmitirla con total claridad.

La transmisión del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) tipo 1 a través de la leche materna está demostrada. No solo a través de la lactancia sino que también durante el embarazo y al momento del parto.

Captura de pantalla 2016-05-25 a las 11.12.36 p.m.

La lactancia materna está contraindicada en el caso de que la madre sea portadora del virus y viva en lo que se considera un país desarrollado, ya que hay un mayor acceso a sucedáneos de la leche materna, a agua potable y a condiciones higiénicas básicas requeridas para preparar un biberón.

Distinta es la situación en el contexto de una madre, que aún siendo portadora del virus, vive en un país en vías de desarrollo donde no existe un fácil acceso a sucedáneos de la leche materna y donde las condiciones higiénicas no son las óptimas.

En esos casos es donde la Organización Mundial de la Salud (OMS) sí recomienda amamantar a los bebés, puesto que el riesgo de que el bebé en sus primeros 6 meses contraiga otro tipo de enfermedades y muera a causa de ellas, es mayor que la probabilidad de contagio del virus desde la madre hacia el hijo:

Si las mujeres infectadas por el VIH amamantan a sus hijos durante dos años sin recibir ningún fármaco antirretrovírico se infectarán entre el 14% y el 20% de los lactantes 3. Sin embargo, en muchos entornos con recursos limitados, la probabilidad de que los lactantes no amamantados mueran por malnutrición, neumonía o enfermedades diarreicas es hasta seis veces mayor 4,5. En entornos donde la mortalidad en la niñez por estas enfermedades es relativamente alta, como en el África subsahariana, el dilema ha consistido en equilibrar el riesgo de que los lactantes se infecten por el VIH a través de la lactancia materna con el riesgo de muerte por otras causas si no son amamantados.

La OMS, en este último caso, recomienda entonces la lactancia materna exclusiva los primeros 6 meses y luego acompañada con otros alimentos hasta los 12 meses.

Todo este proceso puede ser acompañado por un tratamiento con medicamentos antirretrovíricos que pueden reducir significativamente la posibilidad de contagio del virus desde la madre hacia el bebé durante la lactancia:

Según las conclusiones de diversos estudios de 2009 y 2010, los antirretrovíricos pueden reducir drásticamente el riesgo de transmisión del VIH por medio de la lactancia materna, hasta el 1–2% durante un periodo de 12 meses 8,10. Durante la lactancia materna, pueden administrarse antirretrovíricos a las madres o a sus hijos, por lo que actualmente se puede amamantar a los lactantes con escaso riesgo de transmisión del VIH, a la vez que se los protege de otras importantes causas de mortalidad en la niñez.

De igual manera, un documento presentado por OMS el año 2010 (Consejos Rápidos sobre la Prevención de la Transmisión Maternoinfantil del VIH, versión 2, OMS, 2010) menciona que:

Al reconocer que la terapia con antirretrovirales no estará disponible en todo el mundo de forma inmediata debe hacerse todo lo posible para acelerar el acceso a tratamiento con antirretrovirales, no solo en beneficio de la salud materna, sino también para prevenir la transmisión del VIH de la madre al niño. Aun cuando se está ampliando la escala de estas intervenciones, las autoridades sanitarias de los países deben seguir recomendando a las madres infectadas con el VIH que amamanten a sus hijos, aunque todavía no tengan a su alcance la terapia antirretroviral, puesto que se trata de la práctica de alimentación infantil más apropiada en su entorno.

¿Cómo se transmite el virus a través de la leche materna?

El documento publicado por la OMS, Transmisión del VIH a través de la lactancia materna, el 2004 explica que:

Aunque el VIH ha sido detectado en la leche materna (Nduati y col., 1995; Ruff y col., 1994; Van de Perre y col., 1993), aún no se entienden completamente los mecanismos de transmisión a través de la lactancia. El papel del virus libre y del asociado a células en la transmisión mediante la lactancia o la asociación entre los niveles del virus en plasma y la leche aun no han sido cuantificados de forma confiable.[…] Después de ingerir leche materna infectada por el VIH-1, la superficie de las mucosas intestinales de los lactantes parece ser el lugar más probable de transmisión.[…] Las amígdalas también podrían ser una puerta de entrada para la transmisión del VIH-1 a través de la lactancia.[…] Se piensa que la mastitis subclínica en la madre aumenta la permeabilidad (una suerte de fuga) en las cé- lulas que tapizan los conductos mamarios y por lo tanto aumenta la cantidad de virus a la que está expuesto el lactante (Semba y col., 1999; Willumsen y col., 2003)

A partir de esto entendemos que no existe aún claridad sobre el momento exacto en el que un bebé puede ser contagiado por su madre con el virus VIH, puesto que esto podría darse en el momento del parto, pero sin tener conocimiento de ello hasta el primer mes de vida, lo que daría para pensar si fue efectivamente en el parto o en el inicio de la lactancia donde se produjo el contagio, si fue en el momento que era alimentado con calostro (que tiene una composición diferente a la leche madura) o con la leche madura posterior.

Lo que tampoco se sabe con exactitud es la forma en el virus se transmite, puede ser a través del simple consumo de la leche materna llegando al intestino del bebé en cualquier momento de la lactancia o pudiese ser que aquellas madres que sufren reiteradas grietas y/o mastitis tienen mayor probabilidad de transmisión del virus.

Si estás embarazada y eres portadora del virus VIH busca apoyo profesional, información y todo lo necesario para vivir tu embarazo, nacimiento de tu hijo y alimentación de tu bebé de la mejor manera, con los protocolos más actualizados al día de hoy. En tu centro de salud pueden ayudarte. Espero esta información les haya sido muy útil.

Un abrazo.

Acerca del autor

Mujer, mamá, esposa y bloguera. De profesión trabajadora social, de corazón cristiana y de pasión asesora y monitora de lactancia materna. Desde que me convertí en madre mi mundo dio un giro total y hoy trabajo para apoyar a mamás para que vivan una maternidad y lactancia placenteras. Actualmente trabajando en La Comunidad de la Leche, espacio destinado a apoyar a las madres que desean amamantar a sus hijos y para promover la lactancia materna en Chile. En Facebook somos La Comunidad de la Leche, grupo y fanpage. Sitio web personal: www.katerinesilvan.com

¿Qué opinas?