La OMS lo recomienda: “Es conveniente dar el pecho a los lactantes durante la vacunación o inmediatamente después”

0

Por una vacunación agradable, recomendaciones de la OMS.

Se trata de una escena habitual en los centros de salud de todo el mundo: entre lágrimas y sollozos, y abrazados a sus madres o sus cuidadores, los niños hacen acopio de valor para recibir vacunas que les salvan la vida. No obstante, a ningún padre ni profesional sanitario le gusta ver sufrir a un niño. Todos queremos que los niños se sientan tranquilos cuando les hemos de vacunar.

El Dr. Philippe Duclos, asesor superior del Departamento de Inmunización, Vacunas y Productos Biológicos de la OMS, señala que “los estudios están empezando a mostrar que el dolor en el momento de la vacunación es la principal fuente de ansiedad para los cuidadores de los niños. Si no se aborda este problema, los cuidadores podrían retrasar o evitar esta intervención en el futuro”.

Disipar las dudas ante la vacunación

Durante más de 30 años, la Dra. Noni MacDonald, catedrática de pediatría de la Universidad Dalhousie y médica del Centro de Salud IWK en Nueva Escocia (Canadá), ha sido testigo de la preocupación que sienten las madres de los niños que son vacunados.

La Dra. MacDonald explica que “aunque no suelen decirlo en el consultorio, los estudios demuestran que casi la mitad de las madres se preocupan por el dolor que puedan sentir sus hijos durante la vacunación. Nadie quiere que le hagan daño a su bebé”.

“Es importante que ayudemos a los países a aumentar las tasas de inmunización y a cumplir el objetivo de la nueva estrategia mundial de lograr el grado máximo de salud para las mujeres, los niños y los adolescentes”

Dra. Flavia Bustreo, Subdirectora General del Departamento de Salud de la Familia, la Mujer y el Niño

El miedo a las inyecciones y el dolor que causan durante la vacunación es uno de los muchos factores que pueden inducir a retrasar o evitar esta intervención. Hay también otros factores, como la preocupación sobre la seguridad de las vacunas y la desconfianza en el sistema sanitario, que pueden suscitar dudas y reducir las tasas de vacunación.

Uno de cada cinco niños sigue sin ser incluido en los programas de inmunización sistemática que pueden salvarles la vida, y se calcula que cada año mueren 1,5 millones de niños de enfermedades que podrían prevenirse mediante vacunas disponibles. Es fundamental que ayudemos a superar las dudas ante la vacunación para acabar con la disparidad mundial en materia de inmunización.

La Dra. MacDonald señala que “el dolor es algo común a todos los motivos que pueden tener las familias que dudan en vacunar a los niños, y puede sumarse al recelo frente a la seguridad de las vacunas y a las barreras geográficas y hacer que se renuncie a la vacunación”.

“La vacunación debe ser una intervención más agradable para todo el mundo, y debemos trabajar para conseguirlo”.

Primer documento de posición de la OMS

Recientemente, el Grupo de Expertos de la OMS en asesoramiento estratégico en materia de inmunización (SAGE) estudió la posibilidad de adaptar las directrices para la práctica clínica vigentes en el Canadá para reducir el dolor y el miedo que causa la vacunación. Basándose en el examen exhaustivo realizado por el SAGE, la OMS publicó el documento de posición Reducción del dolor que causa la vacunación, el primero en el que trata esta cuestión. Las medidas generales que se recomienda incluir en los programas nacionales de vacunación son aplicables a todos los países y grupos de edad:

  • El personal que lleva a cabo la vacunación debe estar bien informado y tener una actitud calmada y cooperativa. Es preferible utilizar expresiones neutras; por ejemplo, “ahora se la voy a poner” que “ahora le voy a pinchar”.
  • Es importante tener en cuenta la edad del paciente para colocarlo correctamente. Si se trata de un lactante o niño pequeño, es conveniente que les sostenga la persona que les cuida; para el resto de pacientes, lo más adecuado es sentarse con la espalda recta.
  • No se recomienda la aspiración (tirar hacia atrás del émbolo de la jeringa) durante las inyecciones intramusculares, ya que se puede aumentar el dolor
  • Cuando se inyecten varias vacunas de forma secuencial en la misma visita, deben administrarse de menor a mayor posibilidad de causar dolor.

Además de las medidas generales, se recomiendan otras medidas específicas para los lactantes y niños pequeños:

  • La persona que cuida del niño debe estar siempre presente durante y después de la inyección.
  • Es conveniente dar el pecho a los lactantes durante la vacunación o inmediatamente después, siempre que no resulte contrario a las costumbres locales.
  • Se recomienda distraer a los niños menores de 6 años con un juguete, un vídeo o música.

El Dr. Duclos cree que estas recomendaciones serán una buena noticia para los padres y cuidadores, los pacientes y los profesionales sanitarios: “Cuando los padres saben qué pueden hacer para consolar a su hijo antes y durante la vacunación, se disipan las dudas”.

Aunque los anestésicos locales pueden aliviar el dolor en el momento de la vacunación, la OMS no recomienda su uso debido a su alto costo, las dificultades de suministro en algunos países y el tiempo adicional necesario para aplicarlos.

Prácticas correctas para los programas mundiales de inmunización

Aunque se han llevado a cabo muchos programas de inmunización de gran cobertura sin aplicar medidas para reducir el dolor que causa la inyección, deben considerarse en todo el mundo como parte de las prácticas correctas de vacunación.

La Dra. Flavia Bustreo, Subdirectora General del Departamento de Salud de la Familia, la Mujer y el Niño, considera que “es importante ayudar a los países que llevan más retraso a aumentar las tasas de inmunización y a cumplir el objetivo de la nueva estrategia mundial de lograr el grado máximo de salud para las mujeres, los niños y los adolescentes. El miedo al dolor que puede causar la vacunación puede infundir dudas en los padres. Si logramos que se apliquen estas medidas, los países alcanzarán y mantendrán unas tasas de vacunación más elevadas que permitirán prevenir enfermedades y reducir la mortalidad infantil”.

Fuente: www.who.int

Acerca del autor

Somos un equipo de periodistas que trabaja constantemente para brindarte la mejor información, buscamos siempre las fuentes más confiables y comprobables, porque lo importante es decidir informada, la información da seguridad, y una madre que cría segura es una madre que cría más feliz. Nosotras investigamos para que tú te dediques a criar y disfrutar.

¿Qué opinas?