La lactancia materna NO produce caries

0

Si hay algo que todas las mamás me consultan casi a diario es que si acaso es normal y bueno que sus bebés hagan tomas nocturnas de leche materna al pecho. Me lo preguntan porque están agotadas y quisieran un poco de respiro y en medio de todo eso llegan a pensar que quizá la leche que tienen no deja satisfecho a su bebé o que lo tienen mal acostumbrado a dormir con la teta en la boca.

Eso al principio, luego cuando siguen amamantando a niños más grandes, la pregunta de las tomas nocturnas vuelve a surgir, pero ahora desde otro terreno: las caries, ¿será cierto que la lactancia materna es responsable de las caries antes de los 3 años de edad? En este artículo pretendo ayudarles a resolver todas estas dudas, espero sea de muchísima utilidad.

¿Por qué es importante y positivo que mi bebé mame el pecho durante la noche?

Primero, aclarar que es natural que un bebé despierte varias veces en la noche, es una conducta que todos debiésemos esperar en una guagua. Hay quienes no lo harán y naturalmente dormirán más de 4 horas durante la noche, pero la mayoría no son así y son igualmente bebés sanos.

Los bebés de pocos meses se despiertan seguido porque eso les permite prevenir hipoglucemias (baja de azúcar) e hidratarse muy seguido, tanto en el día como en la noche.

También, la leche materna, durante la madrugada, aumenta sus niveles de Triptófano y Melatonina, ¿qué función cumplen estos dos? Pues bien, el triptófano es un aminoácido que ayuda a conciliar el sueño y la melatonina es una neurohormona inductora del sueño. Ambos nos ayudan a nuestros bebés y a nosotras a conciliar el sueño más rápidamente y a descansar muchísimo mejor.

Por otro lado, entre las 2 y 6 horas de la madrugada, la prolactina, hormona encargada de la producción de la leche materna, alcanza su peak más alto. Aprovechar de amamantar cuando existe ese aumento de prolactina nos permite asegurar la producción del día siguiente, ¡es una señal que le enviamos a nuestro cuerpo diciéndole que necesitamos producir más alimento para nuestro bebé!

Por todo esto y porque en esencia, nuestro bebé nos necesita de noche, es que las tomas nocturnas son absolutamente positivas, tanto para el éxito de una lactancia materna placentera y prolongada hasta que mamá y bebé decidan, como para la salud física y emocional nuestra y de nuestros hijos.

¿Y qué pasa con las caries? Me han dicho la leche materna ayuda al desarrollo de caries en mi niño pequeño, ¿es así?

¡La respuesta es un no rotundo! La leche materna no produce caries ni ayuda a que aparezcan.

La Asociación Española de Pediatría (AEPED) nos lo deja muy claro:

Las caries aparecen porque el equilibrio entre desmineralización y remineralización se ha roto. La boca se ha convertido en un entorno ácido. Hay que ver por qué. Hay que estudiar qué come el niño, cada cuánto, cómo están las bocas de sus padres y cuidadores, si come alimentos protectores contra la caries o no, y en cuyo caso introducirlos. Comprobar que la higiene bucal es buena y si es necesario aportar flúor en la pasta de dientes o en barnices o como sea mejor para él. Hay que estudiar muy pormenorizadamente todos los hábitos. Y mamar no es un hábito. Ni bueno ni malo. Mamar es una necesidad. Cuando se hayan controlado todos los factores externos anteriormente comentados, nos daremos cuenta que la LM no juega un papel decisivo en el inicio ni el desarrollo de las caries.

Para que las caries se produzcan en los dientes de nuestros niños, primero tienen que haber bacterias, no basta con que el diente esté expuesto al azúcar, como lo dice la AEPED “a un diente sumergido en azúcar no le aparecen caries”. Las bacterias provienen la mayoría de las veces de los padres. ¿Te has visto soplándole la comida a tu hijo para que no se queme? ¿le das besos en su boca porque te parece demasiado adorable? ¿pruebas tú la comida antes de dársela? pues todas esas acciones son consideradas de alto riesgo para la aparición de caries en niños menores de 3 años, sobre todo si el padre o madre tiene caries activas o las ha tenido durante el último año.

Además, las bacterias sobreviven en un ambiente de azúcar, por lo que la dieta de alimentos que demos a nuestros hijos es de suma importancia. Según la AEPED:

Los alimentos con más de un 14% de azúcar son de ALTO riesgo de caries. Cuando un niño empieza con la AC ¿qué comenzamos a ofrecerle? Normalmente plátano, papillas, galletas, zumos. Todos estos son alimentos de alto riesgo. Los dientes recién erupcionados tienen el esmalte aún sin terminar de mineralizar, por tanto son mucho más susceptibles a los ácidos. En ese momento precisamente es cuando más debemos evitar el contacto directo con sustancia azucaradas como zumos.

Si nuestros hijos comen algo de azúcar y estamos cuidándolos de que no desarrollen caries, es bueno lavar de inmediato los dientes. Los primeros 20 minutos luego de comer son los más peligrosos para la aparición de bacterias y posteriores caries.

Sobre la succión del pecho y la leche materna, la AEPED nos informa de manera clara:

  • El pezón no roza los dientes. Cuando existe un correcto acople, el pezón se ubica mucho más atrás, en el límite del paladar duro y blando. Al contrario de los que sucede que con un biberón, que no se estira como el pezón y queda en contacto con los dientes del niño.
  • Cuando el niño deja de succionar el pecho la leche deja de salir, por lo que si el niño se duerme con el pezón en la boca no quedará leche sin tragar o desbordándose, como sí ocurre con un biberón, donde la leche puede seguir saliendo aunque el niño no haga el trabajo de succión y eso sí que es un gran riesgo.
  • La leche materna contiene enzimas e inmunoglobulinas que inhiben el crecimiento de las bacterias que producen caries.
  • La leche materna hace que se deposite calcio y fósforo en el esmalte. No causa una disminución significativa en el pH. La leche humana no es cariogénica a menos que haya algún otro azúcar fermentable introducido por la dieta.

¿Qué puedo hacer para evitar las caries en mis hijos alimentados con lactancia materna y otros alimentos?

  • Continuar amamantando hasta que mamá e hijo deseen.
  • Promover el consumo de alimentos más saludables en nuestros hijos.
  • Lavar los sientes de inmediato luego de comer, recordar que los primeros 20 minutos son clave. Poner mayor atención en momentos donde nuestro hijo haya consumido dulces con alto contenido de azúcar.
  • Visitar un odontopediatra tempranamente, no esperar a que los niños estén más grandes.

Ya saben mujeres, hombres, madres y padres, la práctica de dar el pecho a niños con dientes no produce caries, sino que al contrario, las previene. Las tomas nocturnas son muy necesarias para establecer una lactancia materna exitosa y por supuesto que dejar que nuestros hijos duerman con el pecho en la boca no les va a traer más riesgos de desarrollar caries.

Un fuerte abrazo!

Acerca del autor

Mujer, mamá, esposa y bloguera. De profesión trabajadora social, de corazón cristiana y de pasión asesora y monitora de lactancia materna. Desde que me convertí en madre mi mundo dio un giro total y hoy trabajo para apoyar a mamás para que vivan una maternidad y lactancia placenteras. Actualmente trabajando en La Comunidad de la Leche, espacio destinado a apoyar a las madres que desean amamantar a sus hijos y para promover la lactancia materna en Chile. En Facebook somos La Comunidad de la Leche, grupo y fanpage. Sitio web personal: www.katerinesilvan.com

¿Qué opinas?