La historia de cómo parí a mi hijo durante una cesárea

4

Este embarazo fue intenso, ya lo he dicho… Y es que me puso en contacto con aspectos míos jamás antes explorados… Dejar, soltar y tomar solo aquello que ahora nutre!

Ocho semanas antes del nacimiento de este, mi segundo hijo, vimos en una ecografia que estaba en una posición que se hacía compleja la idea de un parto vaginal… Sin embargo, aún faltaba mucho para pensar en eso! Y a pesar de tener tiempo de sobra para que todo estuviese en orden para un parto vaginal, natural que tanto soñaba… Algo en mi Mente-Corazón-Cuerpo se empezaba a preparar para algo diferente.

Finalmente, un sueño que había tenido unas semanas antes de la última Ecografía, se hacía manifiesto en lo que ocurría! Mi hijo seguía en podálica y en este caso él estaba con el potito casi metido en mi coxis y las piernecitas hacia mis costillas … Era riesgoso apostar por un parto natural pensando en los riesgos que ello implica; por una parte en mi país y particularmente en la ciudad donde vivimos, no hay experiencia en partos vaginales con un bebé en posición podálica y también considerando que tengo una cesárea previa, era aún más riesgoso… Una cesárea con la que cargaba con una tremenda cicatriz en el corazón. Ya que la violencia, las manos poco amorosas que me sostenían en ese entonces y la negligencia, hacían de esa cesárea no solo una experiencia traumática! Sino que además delineaba una historia de dolor en mi primera experiencia de parir.

Mi Vicente, mi segundo hijo ahora había deludido este camino para nacer… es el camino que buscó dentro de mí para llegar desde mi vientre a mis brazos. Y es algo que decidimos también respetar. Hice de todo lo que estaba a mi alcance para ayudarlo a que se diera vuelta!! (ejercicios, acupuntura, reflexologia, todo!) pero como dijo mi Doula… “Es la forma que él busco para nacer… Honrando la puerta por la que nació su hermano”

Otra cosa que vimos en la última Ecografía que hicimos fue el largo del cuello de mi útero. Porque días antes de que naciera mi hijo, habia estado con más contracciones de las habituales (en varias oportunidades teniendo más de 5 en una hora y cada una de ellas con una duración de 1 minuto o 1 minuto y medio) y un poco más molestas que las clásicas “Braxton Hicks” … Así que ya estabamos con algunos signos de prodromos!!’ Y eso  fue algo que me dio tranquilidad! Ya que me dijo el doctor que de todas maneras habría nacido en estos días! Me hizo una cervicometria y efectivamente el cuello estaba más corto… De hecho bien en el límite para las semanas que tenía. Por lo tanto, el camino a nacer ya lo había empezado mi hijo.

Conversamos con mi Matrona y Ginecóloga y dadas las circunstancias y considerando mis antecedentes, y el hecho de que mi Vicente estaba dando señales de que pronto nacería… programamos una cesárea para seis noches más! Y así evitar que hubiese ruptura de membrana o un trabajo de parto que avanzara rápido debido a que el cuello ya se estaba borrando…ya que tampoco la idea era correr y hacer una cesárea de urgencia… Ya que es más difícil hacerla respetuosa y amorosa… Y además operar de urgencia o con mucha dilatación tendría algunos factores en contra… Programarla fue algo así como preparar nuestra cita a ciegas con todos los detalles importantes para nosotros!!!

¡¡¡No saben lo hermoso que fue el Nacimiento de mi Vicente!!!

Puras mujeres en pabellón… Todas amorosas y dispuestas a recibir a mi hijo en un ambiente amoroso y cálido!! Mi mamá era la Neonatologa lo cual tuvo un significado muy potente de sanación.

Yo sentía que este nacimiento venia a sanar, venía a reconciliar mi propia cesárea (yo nací por cesárea porque venía en podálica).. Esta cesárea no es desde la urgencia o emergencia… Es NECESARIA! Y doy infinitas gracias a Dios y a la vida por vivir en una época y país donde existe una forma segura para nacer cuando una bebé viene en podálica…Sentía desde el corazón que esta cesárea serviría para reconciliarme con las cesáreas de las mujeres de mi familia, cerrar un ciclo y cortar cadenas!! Si se puede nacer de manera amorosa y consciente… Incluso cuando es por medio de un parto por cesárea.

La Anestesita dulce y amorosa! Tomó en cuenta mis miedos (En mi cesárea anterior, la anestesia no me tomó de primera y sentí los primero cortes en pabellón!! Fue tremendamente traumático!!! Y además terminé con una complicación de la anestesia… Que se llama “cefalea post raquídea… Que tiene que ver con que se pasan de largo de donde deben pinchar y eso genera una “filtración” del líquido cefalo raquideo, y eso duele que te parte la cabeza! Y la solución la mayoría de las veces es meter 20 ml de sangre a través de la columna!  Eso también duele horrible!! )

Ella amorosa escuchó. Sintió y empatizó y me puso la dosis necesaria para que no tuviera que estar tanto tiempo en la sala de recuperación.

Luego del susto y la tensión que sentía cuando me pusieron la Anestesia… Quedé en un estado  de tranquilidad y paz… Preparada para recibir a mi hijo!

DSC_6121

Mi compañero de la vida, mi marido detrás mío.. Me hacía cariño en la cara y yo NO tenía esa barandilla que ponen para separarte del campo estéril de la operación! Solo una sabana sobre mi cuerpo desnudo… Mi equipo quería que yo fuera testigo y participe del nacimiento de mi hijo!!

 

Una vez empezando la cesárea… Le digo a mi marido “Gordo! Se está sanando!! Se está sanando la cesárea del Santi!!” (Lo digo y me vuelvo a emocionar)…después supe que en ese momento la Ginecóloga estaba sacando la cicatriz de la cesárea anterior… Para que solo quedara la de ahora…

Luego de unos minutos, La matrona se nos acerca y le dice a a mi marido “Piero, cuando yo te diga vas a levantar a tu señora un poco para que ella vea cuando nace Vicente“….

Pasa un rato y le dicen “Ya Piero, ahora!!“… Mi marido amoroso, suave me afirma desde la parte superior de la espalda y me incorpora para quedar semi sentada como en 45 grados! Y empiezo a ver lo más lindo que he visto en mi vida… Ver desde primer plano como esas mujeres lindas sacaban suavecito a mi hijo… Le hablaban suavecito y casi no había luz en el pabellón… Antes de partir habíamos bajado las luces al mínimo!! Y cuando lo empezaron a sacar, mi Ginecóloga le dice a alguien “saquen la luz!! sáquenla para que nazca suavecito!!!” … Yo miraba esto con los ojos llenos de lágrimas.. Sin creer lo que veía!!! Era un parto!!! Estaba pariendo a mi hijo!! No había sangre, no se veía un tajo.. Nada!!! Solo se veía a mi hijo salir lentito desde mi cuerpo!! Primero su potito, luego una pierna… La otra y su cabecita suave al final!! Lo sacaron con cordón y placenta! Todo junto! Para que el cordón se cortara cuando dejara de latir!! Todo esto al unísono de la canción “Black Bird” de los Beatles que se intercalaba con la canción “El día feliz que está llegando” de Silvio Rodriguez.

 

DSC_6183Lo ponen sobre mi vientre mientras el cordón dejaba de latir… lo pasan suavecito por debajo de la sabana que yo tenía sobre el pecho y queda sobre mi piel .:: nos miramos! El suelta un llanto fuerte!!! Como diciendo acá llegue!!!! Y mágicamente a los minutos de estar conmigo donde nos tocábamos y con mi marido nos llenábamos más y más de amor… Mi amado y tan soñado hijo se prendió a mi pecho!! Y ahí, en pabellón empezó nuestra lactancia! Pura y linda!!!

Mi Mamá se la jugó y antes habló con la jefa de la Neonatologia y nosotros con mi marido muy  empoderados llevamos algunos papeles de la Organización Mundial de la Salud donde dice que no hay motivo para separar a un Recién Nacido Sano de su mamá.Que lo mejor para ambos en especial para el bebé , es no separarse durante las primeras dos horas!!! Y lo logramos!!! Porque hasta ahora solo lo han separado de mí cuando mi Mamá lo pesó y midió y en un procedimiento al día siguiente en la Neonatologia! En esas dos oportunidades estuvo con Mi mamá y su Papá. He dormido todas las noches con él.

Lo otro que pudimos hacer es llevarnos nuestra  placenta y pasársela a una matrona que trabaja con el equipo médico que nos acompañó, para hacer medicina placentaria!! Al día siguiente de nuestro parto me tome un batido que tenía frambuesa y un pedacito de nuestra placenta!!! Los efectos son realmente positivos, reales y mágicos! y al resto de placenta le hicieron todo un proceso para poder encapsularla, hacer tintura Madre, parches de amnios y chocolates!

Fue y ha sido una experiencia mágica, hermosa, sanadora y transformadora! Cuando me convertí en madre por primera vez, toqué el cielo, bajé y subi… Nací como mujer madre y mi vida cambió para siempre! Hoy… Al convertirme en madre por segunda vez, volví a mutar!! He vuelto a tocar el cielo, ahora con nuevos aires, tomada de la mano de recuerdos que ya no duelen. Son más bien sabiduría que llena una parte de mi ser y comparte forma con esta nueva mujer madre en la que me he convertido! Siempre con sombras y luces (más de ambas) y amando como nunca pensé.

Bienvenido mi Vicente, mi vencedor!! Bienvenida a esta nueva maternidad!!

María José

Mamá de dos

Acerca del autor

Psicologa Universidad del Desarrollo Formación en; Parentalidad Positiva, Apego y Salud Mental Infantil. Certificada en técnica de Intervención de Video feedback modelo ODISEA Consulta Particular (Viña y Santiago) y Talleres www.apegocrianza.cl

4 comentarios

  1. María José el

    María José, que lindo! Muchas felicidades!
    Será posible que puedas indicarme dónde conseguir esos documentos de la OMS? Me gustaría compartirlos con el neonatólogo que estará en mi parto.
    Gracias!!

  2. Qué bella historia María José. En qué clinica tuviste a tu hijo? Hiciste plan de parto? Yo quiero parir ahora tmbién tuve una cs con mi primogénita. Un abrazo!!

  3. Natalia Marín el

    Chicas q identificada me siento con el relato. Yo pari a mi primer hijo con una cesárea así de bella y respetuosa con rosita María y eliana del centro de parto integral de talagante y ahora luego de 6 años tuve por parto natural a mi segundo hijo con las mismas matronas que se la jugaron conmigo sin miedo para poder hacerlo… muy rico y amoroso un abrazo.

¿Qué opinas?