La fiebre, una mirada Antroposófica

5

Desde que somos padres, sabemos que el manejo de las enfermedades en los/las bebés debe ser delicado, a tiempo y muchas veces, por falta de información o incluso, exceso, nos llenamos de miedos y prejuicios. Uno de ellos es la visión que solemos tener de la fiebre.

En éste artículo, mencionaremos las principales enseñanzas de la medicina antroposófica y su manejo de la fiebre. Extractos de una charla que dieron Pediatras y enfermeras antroposóficas, experiencia personal con la pediatra de mi hijo y explicaciones directas de doctores antroposoficos sobre cómo manejar la fiebre en bebés.

En ningún caso se pretende sustituir  la consulta medica. Siempre consulte a su pediatra. 

Partamos de la base que en la medicina alópata los síntomas se esconden, se sepultan y así, el síntoma remite. No se sabe quizás que le pasaba a la personas o niños/as, pero el síntoma se fue!. En casi todas las medicinas alternativas, ya sea natural, biológica o antroposófica, las enfermedades se conciben como parte de la vida y más aún, como instancias de sanación y de crecimiento, tanto físico como emocional. Los síntomas son señales de que el cuerpo necesitaba botar aquello que estaba en desequilibrio, por lo tanto es señal de que el cuerpo se está curando y no hay que esconderlo, por el contrario, hay que permitir y ayudar a que el cuerpo se sane.

Los niños/as están continuamente en proceso de reconstrucción y remodelación de sus cuerpos a medida que crecen. Como en cualquier proyecto de renovación, los resultados son los desechos. En la medicina antroposófica, la teoría es que las enfermedades infantiles son simplemente una manera de deshacerse de las células y los tejidos no deseados. Por lo tanto las expresiones, los resfriados, *fiebre* y erupciones en la piel son un proceso normal. Los padres a veces se ven excesivamente afectados por esto.

Según Jane Brody, en su columna del New York Times “, muchos padres de familia están afectados por la *fiebre fobia”, los puntos de la literatura pediátrica que “una atención indebida a la temperatura de un niño y el manejo de la *fiebre* generan una gran ansiedad injustificada en los padres, evitables complicaciones médicas, y pide incontables y costosas visitas a los médicos, clínicas y salas de emergencia. “

“No tenemos nada que temer a la fiebre, más que nuestro propio miedo. La fiebre es un muy sensible, la actividad racional del cuerpo cuando se enfrenta con ciertos tipos de estrés. Se trata de la activación del “incinerador de la basura” del cuerpo, la quema de desechos y de la materia tóxica que no son de utilidad para el funcionamiento normal del cuerpo. Estos pueden ser bacterias, virus, productos de degradación del metabolismo del cuerpo, u otras proteínas extrañas en la sangre”. Annemarie Colbin, Ph.D

 El profesor O. Westphal de Friburgo, médico alópata, quien ha vuelto a investigar los procesos febriles, dice al respecto: “La fiebre es sólo uno de los síntomas de una enfermedad. Hoy sabemos con toda certeza que la fiebre en sí es todo lo contrario de una enfermedad, es decir, que la fiebre es parte de los mecanismos de defensa del organismo contra las enfermedades infecciosas.”

Para la antroposofía, la fiebre no es un síntoma de la enfermedad sino que es un síntoma de la curaciónSobre los 38° de temperatura es cuando el sistema inmunológico mejor funciona, aumenta la secreción de sustancias antibacterianasse detiene la replicación viral y las células plasmáticas producen anticuerpos hasta 6 veces más eficientes. Es decir, el sistema inmunológico es más eficiente si hay fiebre. La fiebre es lo más eficaz para superar una enfermedad y, por lo tanto, lo peor que podemos hacer para ayudar al enfermo es suprimir este síntoma con antipiréticos.

Convulsiones y deshidratación

La fiebre tiene dos posibles complicaciones: deshidratación y convulsión febril. La deshidratación es de especial importancia en cuadros con diarrea o vómitos. Hay que aumentar la ingesta de líquidos, aplicar sales minerales si es necesario y si el enfermo no tolera líquidos, entonces aplicar medicamentos químicos para bajar la fiebre. Sobre las convulsiones febriles hay que aclarar que estos episodios no producen daño ni son antecedentes de epilepsia. Solo un 3% de los niños hace convulsiones febriles y 80% de ellos solo tiene 1 episodio en la vida. Si pasa, hay que procurar mantener las vías respiratorias despejadas (decúbito dorsal) y llevarlo a un centro de atención para descartar algunas enfermedades.

Los 4 pasos del manejo de la fiebre

¿Qué hacer entonces con la fiebre? No la detenemos, ayudamos a que sea más efectiva y nos mantenemos alerta de su estado de ánimo, si hay mucho decaimiento hay que acudir al médico prontamente. Hay 4 pasos en su manejo: del confort, el físico, el natural y el químico. Lo primero es entregar comodidad al enfermo/a: un ambiente tranquilo y cariñoso, donde se le permita estar enfermo. No ofrecer alimentos sólidos, sino ofrecerle mucho líquido, idealmente té de tilo, manzanilla, jugo de manzana caliente, agua de cebada tradicional* o menta con miel y limón. Ofrecer alimentos livianos, como frutas y vegetales crudos o cocidos, evitar proteínas y lácteos y no preocuparse si no hay apetito. Metabolizar la comida requiere energía y puede que el organismo no pueda aguantar esa carga, es mejor que se concentre en su sanación.

*Para hacer el agua de cebada, cocine a fuego lento 2 cucharadas de cebada en agua 1 ½ taza, cubiertos, por una hora. Cuele y sirva.

Si la persona no se siente cómoda con la fiebre se puede tratar de moderar con compresas tibias (manejo físico). Se utiliza una tela de algodón, remojada con agua tibia (37.5°) y jugo de limón, que luego se estruja y se aplica durante 15 a 20 minutos en: las muñecas en caso de los bebés muy chicos y las piernas entre las rodillas y el pie (pantorrillas) en niños y adultos. Aplicar las compresas sobre la cabeza o el estómago, como es la recomendación habitual, no es efectivo y puede además ser molesto. Una segunda medida sería un baño con agua tibia. El agua debe estar dos grados más abajo de la temperatura corporal del niño. Hay que promover que los pies siempre estén a una temperatura adecuada, ni muy fríos ni muy calientes, también con hidroterapia. Mantenga al niño caliente, envuelto en mantas, mientras ofrezca la alimentación de líquidos cada 15-20 minutos.

En cuanto a los remedios homeopáticos, se administra generalmente belladona (en el caso de bebes menores a 1 año) y apis belladona (para mayores de 1 año), que debe ser indicado por el doctor de acuerdo a cada niño/a. El uso de beladonna puede ser cada 2 hrs en caso de fiebre estable y bajo 38 grados o incluso cada 5 minutos en caso de fiebre alta con tendencia al aumento.

En la medida de lo posible, acompañemos la fiebre para que el cuerpo se defienda y elimine lo innecesario, crezca y se fortalezca la salud del niño. Cuando el niño/a rompe a sudar, la curación está en camino.

Pamela Labatut H.
Mamá
Psicóloga Clínica
Terapeuta Floral, Reikista

Acerca del autor

Mamá, Psicóloga Clínica - Psicoterapeuta. Terapeuta Floral Acreditada y terapeuta complementaria. Atención individual y parejas. Especialidad en Autoestima-autocuidado, duelo gestacional, maternidad, sueño infantil. Terapias, talleres y círculos de mujeres en Rancagua. www.psicologiayflores.cl

5 comentarios

  1. ¿En qué quedamos? ¿Hay que detener la fiebre o no? Se dice que no hay que detenerla, pero si bañas al bebé con agua tibia, estás deteniendo la fiebre, o la estás bajando. Por otra parte parte, si lo arropas con mantas, la estás aumentando, el efecto contrario que se produce al bañarlo. Yo no soy nada partidario de arropar cuando hay fiebre. La fiebre no es mala en sí, pero tampoco hay que aumentarla, no olvidemos que si una persona alcanza una temperatura determinada, ya no hay retorno, osease, muere.

  2. dice ” Si la persona no se siente cómoda con la fiebre se puede tratar de moderar” . y ahí explica como hacerlo de una manera respetuosa.
    y pues si sobrepasa ya cierto grado 39-40 por supuesto que sera molesta y ademas peligroso hay que recurrir a urgencias. creo yo….

¿Qué opinas?